¿Qué son los oligoelementos?

Muy a menudo oímos hablar de los glúcidos, de los ácidos grasos o de otras vitaminas, ¿qué sabes de los oligoelementos? Estas substancias son, en muy pequeñas cantidades, indispensables para el crecimiento o para el funcionamiento normal de nuestro organismo.

Hierro para la anemia...

Quienes admiran la gran fuerza de la que hacen gala los marineros saben perfectamente que el hierro es una sustancia esencial: participa en el proceso de formación de la hemoglobina de los glóbulos rojos y de la mioglobina de los músculos. Podemos distinguir dos tipos de hierro aportados por la alimentación: el hierro hemínico, que se encuentra en la carne y el pescado, se absorbe bien por el organismo (absorbe entre un 10 y un 30%) y el hierro no hemínico que se encuentra en los cereales, las legumbres, la fruta, las verduras y los productos lácteos (se absorbe entre un 1 y un 5%). Por lo tanto, los productos de origen animal son la mejor fuente de hierro. La absorción del hierro también depende de ciertas sustancias que favorecen o reducen el consumo de hierro del organismo. Por ejemplo, la vitamina C estimula la absorción del hierro, mientras que el té, el café y algunas fibras alimenticias constituyen un obstáculo. Los niños y las mujeres embarazadas o en periodo de lactancia necesitan una mayor cantidad de hierro. Las mujeres, además, necesitan una mayor cantidad de hierro de forma general entre la pubertad y la menopausia (a causa de la menstruación).

Cuando no se obtiene la cantidad necesaria de hierro, se produce una carencia que puede producir consecuencias nefastas para la salud: anemia, cansancio, disminución de la capacidad intelectual, menor resistencia a las infecciones y trastornos durante el embarazo. Es absolutamente necesario tratar esta deficiencia.

Yodo: ni mucho, ni poco

El yodo es un oligoelemento indispensable para la formación de las hormonas tiroideas. Estas hormonas son extremadamente importantes para el feto, por la formación del sistema nervioso, para el púber y, de forma general, a lo largo de nuestras vidas.

Cuando la alimentación no aporta la suficiente cantidad de yodo, la tiroides aumenta su volumen y se forma un bocio. La deficiencia da lugar a un hipotiroidismo (cansancio, depresión, pérdidas de memoria, aumento de peso…).

En cambio, existen casos de hipotiroidismo como consecuencia de un consumo excesivo de yodo. Las consecuencias son: irritabilidad, pérdida de peso, insomnio…

Las algas, el pescado, los crustáceos, así como la soja, las judías verdes y los productos lácteos contienen mucho yodo.

¿Cobre para el corazón?

El cobre es necesario para muchas reacciones enzimáticas del organismo.

Una deficiencia de cobre da lugar a una anemia en los niños. En los adultos, puede acarrear un aumento del riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.

Los alimentos ricos en cobre son el hígado, los crustáceos y las ostras, así como las nueces y el chocolate. El aporte del agua del grifo varía mucho, en función de la región y el tipo de canalización…

El zinc te renueva la piel…

El zinc es un oligoelemento que interviene en numerosas reacciones enzimáticas. Desempeña un papel importante en el metabolismo de las proteínas, los glúcidos y los lípidos. La carencia de zinc puede comportar un retraso en el crecimiento, anomalías en la madurez sexual, alteraciones del gusto, problemas inmunitarios, así como problemas de piel y de cicatrización. Es un antioxidante que interviene en la prevención de los efectos tóxicos vinculados con los radicales libres.

El aporte diario aconsejado es de unos 5 mg para los lactantes, 10 mg para los niños, 15 mg para los adultos y de 20 a 25 mg en los casos de mujeres embarazadas o en periodo de lactancia.

Los alimentos más ricos en zinc son los pescados, las carnes y los cereales integrales. El grado de absorción del zinc que aporta la alimentación se encuentra entre un 20 y un 30%.

Selenio, ¿el elemento milagro?

¡El selenio –aunque de su nombre se puede extraer una conclusión diferente– también se encuentra en la Tierra! Es un oligoelemento antioxidante que interviene en la regulación de los radicales libres y otras sustancias. También desempeña un papel importante en el metabolismo del hígado y contribuye al normal funcionamiento de los músculos, el corazón e incluso de los espermatozoides.

El aporte de selenio depende de la cantidad presente en el suelo y varía mucho en función de la zona geográfica. Una carencia de selenio puede entrañar graves problemas cardíacos, óseos o neuromusculares.

Hay varios estudios epidemiológicos en curso cuyo objetivo es conocer mejor la función de este oligoelemento.

El cromo para el exceso de azúcar

Cuando hablamos del cromo, lo primero que nos viene a la cabeza son esas carrocerías que brillan de forma incomparable. Sin embargo, es también un oligoelemento esencial necesario para el metabolismo de los glúcidos, cuya carencia puede dar lugar a una hipoglucemia.

Los alimentos más ricos en cromo son el hígado, la carne, la levadura de cerveza, los cereales integrales y las nueces.

Flúor: ¡para combatir la caries, por supuesto!

¿Quién no ha oído hablar del flúor? Es un oligoelemento que se acumula en el esmalte de los dientes y los hace mucho más resistentes a los ataques de las bacterias de la placa dental. El aporte de flúor de los alimentos es prácticamente nulo. Podemos encontrar una pequeña cantidad en el agua potable y en la sal de mesa.

A menudo se aconseja en forma de complemento para los niños durante el periodo de formación de los dientes, en prevención de la caries dental. Más tarde, el aporte se consigue por vía local a través de los dentífricos y otros productos de uso bucal. No obstante, ¡cuidado!, el flúor en grandes cantidades puede llegar a ser tóxico.

A. Sousa

Otros contenidos del dosier: Oligoelementos

Comentarios

Artículos destacados

Blue Majik: el superalimento que debes probar
Blue Majik: el superalimento que debes probar

¿Un superalimento? ¿Un colorante? ¿Una especia? Si estás en las redes seguro que ya has visto platos de comida de color...

Todo sobre el té matcha
Vegetarianos: ¿viven más?
Nitratos y nitritos en alimentos
Café: alternativas sin cafeína
Vegetariano: ¿Sabes elegir las proteínas?

Ser vegetariano o vegano es una tendencia que gana adeptos día a día, pero ¿sabes cómo elaborar menús vegetarianos...

Hacer otros Test