Por qué es tan importante la vitamina D

Qué es la vitamina D y cómo la obtenemos

La vitamina D forma parte del grupo de las vitaminas liposolubles. Para entendernos, este tipo de vitaminas se vale de las grasas para su transporte y se forma a partir de dos provitaminas: la provitamina D3, y la provitamina D2.

Por un lado, gracias a la acción de las radiaciones ultravioletas que recibimos en la piel a través de la luz del sol, se transforman respectivamente en colecalciferol (vitamina D3) y ergocalciferol (vitamina D2). Posteriormente, en el hígado se produce otra transformación mediante la cual se induce la absorción intestinal de calcio y fósforo, y la reabsorción ósea. Por lo tanto, la función principal de esta vitamina es facilitar la absorción intestinal del calcio y equilibrar los niveles calcio y fósforo del organismo, dos minerales esenciales para la formación normal de los huesos.

Tras la exposición a los rayos solares, una vez producida a través de la piel, la vitamina D se almacena en el tejido adiposo y el músculo para cubrir las necesidades en épocas de escasa luz solar.

Por otro lado, otra fuente por la que obtenemos vitamina D es la alimentación. Encontramos esta vitamina en alimentos como el pescado azul (caballa, salmón, atún, sardinas, etc.), el huevo, los productos lácteos, la mantequilla y el aceite de hígado de pescado.

Asimismo, también existen suplementos alimenticios de vitamina D, con los que nos aseguramos la ingesta mínima recomendada.

El papel de la vitamina D en el organismo

La vitamina D desempeña un papel clave en el organismo, ya que es esencial para mantener la salud ósea. De ella depende en gran medida la absorción de minerales tan importantes para los huesos y los dientes como el calcio, el fósforo y el magnesio.

Además, es básica para mantener el sistema nervioso en buen estado y para desarrollar una actividad muscular normal. Por todo ello sirve para frenar la osteoporosis y mantener la resistencia y la función muscular.

Cuánta vitamina D necesitamos

La cantidad diaria recomendada es de aproximadamente 5 microgramos al día. A partir de los 50 años se aconseja aumentar su ingesta hasta 10 microgramos al día y, a partir de los 70, hasta unos 15 microgramos diarios. Asimismo, también se aconsejan niveles más altos en mujeres embarazadas y niños.

Según los expertos, el tiempo necesario de exposición al sol variará de una persona a otra, ya que depende de muchos factores como la edad, el peso corporal, el fototipo de piel, la hora, el lugar, la intensidad de la luz solar y las condiciones en las que se exponga.

Síntomas de carencia de vitamina D

Un déficit de vitamina D se caracteriza principalmente por la desmineralización de los huesos, lo que puede traducirse en debilidad muscular y osteoporosis. Asimismo, otros de los síntomas más habituales derivados de una carencia de vitamina D son la fatiga y el cansancio, insomnio, pesimismo y estado de ánimo deprimido, nerviosismo, caries y gingivitis, languidez y antojos de comer dulces.

Posteriormente, si la deficiencia de vitamina D persiste, pueden producirse síntomas más graves como  infecciones de las vías respiratorias, dolor muscular o esquelético, raquitismo en niños, osteomalacia (ablandamiento de los huesos), susceptibilidad a las alergias, reuma y trastornos degenerativos, enfermedades autoinmunes, reacciones de intolerancia a algunos alimentos e incluso cambios de personalidad.

Es importante destacar que la sintomatología puede aliviarse con el tratamiento adecuado y la ingesta correcta de vitamina D y que esto no quiere decir que estas enfermedades sean causadas únicamente por una carencia de esta vitamina.

Otros contenidos del dosier: Vitaminas

Comentarios

Artículos destacados

Blue Majik: el superalimento que debes probar
Blue Majik: el superalimento que debes probar

¿Un superalimento? ¿Un colorante? ¿Una especia? Si estás en las redes seguro que ya has visto platos de comida de color...

Todo sobre el té matcha
Vegetarianos: ¿viven más?
Nitratos y nitritos en alimentos
Café: alternativas sin cafeína
Vegetariano: ¿Sabes elegir las proteínas?

Ser vegetariano o vegano es una tendencia que gana adeptos día a día, pero ¿sabes cómo elaborar menús vegetarianos...

Hacer otros Test