Factores de crecimiento: lo último en el tratamiento de las lesiones deportivas

Rafael Nadal ha ido recuperándose de la lesión que sufría en la rodilla izquierda con asombrosa rapidez: su excelente desempeño en el Roland Garros es una prueba inequívoca de ello. Durante su convalecencia, el ocho veces ganador del torneo de tenis parisino se sometió a un tratamiento novedoso que consiste en aplicar en la zona lesionada plasma del propio paciente. El plasma es la fracción líquida de la sangre y contiene proteínas –los llamados factores de crecimiento– que regeneran el tejido dañado y aceleran la recuperación.
La técnica la desarrolló hace unos años un grupo de médicos e investigadores de Vitoria. “Su objetivo era regenerar el hueso para hacer viable la colocación de implantes bucales”, explica el doctor José González, director médico de la clínica Deyre de Madrid, especializada en traumatología, medicina deportiva y  rehabilitación. Después, la técnica se extendió al ámbito de la traumatología, donde parece haber revolucionado el tratamiento de las lesiones deportivas. El pionero en la utilización de este sistema ha sido el doctor Mikel Sánchez, reconocido especialista en el tratamiento de las lesiones de deportistas de élite (Nadal entre ellos) y jefe del servicio de traumatología y medicina del deporte de la clínica USP La Esperanza, en Vitoria.
Los resultados que dan los factores de crecimiento son tan espectaculares que recientemente han comenzado a utilizarse con otros fines. En estética, la técnica rejuvenece el aspecto del rostro “de manera asombrosa”, apunta González. Por otra parte, ensayos recientes permiten concluir que puede ser igualmente eficaz a la hora de frenar la alopecia, por su capacidad de estimular el cuerpo cabelludo.

Centrifugar e infiltrar

La obtención de estas proteínas “milagrosas”, que por ser del propio paciente no producen efectos adversos en el organismo, es sencilla. La sangre se introduce en unos tubos y estos en una centrifugadora que gira a 1800 revoluciones por minuto, lo que permite separar las células nuevas, las llamadas células plaquetarias –las responsables de cortar las hemorragias– de las viejas. “El plasma lo componen las células nuevas, que al ser más ligeras quedan en la parte de arriba, y son las que luego se inyectan en la lesión”, explica el médico.
Los factores de crecimiento no reemplazan los tratamientos clásicos, más bien son un “añadido”, matiza González, que cada martes interviene en el programa de radio El Larguero, de la Cadena Ser. El paciente con problemas traumatológicos se somete a tres infiltraciones, con un intervalo de una semana entre cada una. En el caso de las aplicaciones estéticas, basta con una infiltración anual. El coste de cada sesión es de 250 euros en la clínica Deyre, aunque las tarifas varían según los centros.
La técnica produce en el tejido dañado un efecto regenerador y antiinflamatorio, y da buenos resultados en el 80% de los pacientes, que logran reanudar la actividad diaria o deportiva con mayor celeridad. Las lesiones susceptibles de mejorar son las articulares, las tendinosas y las degenerativas. “En la artrosis, los factores de crecimiento han revelado dar excelentes resultados, ya que mejoran considerablemente tanto el dolor como la funcionalidad de la articulación afectada”, comenta González, por cuya consulta han pasado deportistas como Perico Delgado, Gervasio Defer o Carlos Sainz, y de la que cuelga una fotografía firmada de Rafael Nadal.
Fuente: www.deyre.com

Otros contenidos del dosier: Avances médicos

Comentarios

Artículos destacados

¿Quién puede acceder al historial clínico?
¿Quién puede acceder al historial clínico?

La gestión de los datos médicos supone, al mismo tiempo, un desafío y una poderosa herramienta en la sanidad actual. La...

Consultas médicas online: ¿es posible?
¿Miedo a ir al médico?
Cómo aceptar el dolor crónico
¿Qué es la TRH?
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test