Análisis de sangre

Se distinguen tres tipos de análisis sanguíneos: hematológicos, bioquímicos y microbiológicos.

Exámenes hematológicos

Permiten el estudio de los componentes de la sangre (forma, número, tamaño de los glóbulos) y de los factores de coagulación. Los más importantes son el hemograma y las pruebas de coagulación de la sangre.
Hemograma. Puede ser morfológico (describe el aspecto de las diferentes células) o cuantitativo (expresa la llamada «fórmula sanguínea»). La fórmula sanguínea cuenta los glóbulos rojos, los glóbulos blancos y las plaquetas por milímetro cúbico, lo que permite diagnosticar numerosas enfermedades: anemias (falta de glóbulos rojos y, sobre todo, de hemoglobina); infecciones de origen bacteriano, en las que los glóbulos blancos llamados neutrófilos están aumentados; síndromes víricos, en los que los glóbulos blancos están disminuidos; trombopenias (disminución del número de plaquetas) que pueden producir una hemorragia, etc.
Coagulación de la sangre. La coagulación (solidificación de la sangre que da lugar a la formación de un coágulo) puede estudiarse mediante diferentes análisis: tiempo de sangría, tiempo de coagulación, tasa de protrombina –o TP (un factor de la coagulación)–, tiempo de cefalina (tiempo de coagulación del plasma sanguíneo en presencia de un sustituto de las plaquetas, la cefalina) y otras pruebas de especificidad creciente.
Estos análisis permiten diagnosticar trastornos de la coagulación, que producen hemorragias sin herida o hemorragias prolongadas y excesivas después de una herida.

Análisis bioquímicos

Estudian las diferentes sustancias químicas presentes en el plasma (sodio, urea, etc.), que desempeñan una función en el equilibrio del organismo.
Elementos minerales. El ionograma plasmático calcula el contenido en iones (átomo o molécula que lleva una carga eléctrica), normalmente constante, del plasma: sodio, potasio, cloruros y bicarbonato. El pH (carácter más o menos ácido o básico) de la sangre está asociado con el contenido en iones. La concentración sanguínea de hierro (sideremia) depende, sobre todo, del metabolismo de la hemoglobina (pigmento de los glóbulos rojos que transporta el oxígeno). La concentración de hierro es menor en caso de carencia de aporte, durante las anemias por hemorragia (como ocurre en algunas mujeres que tienen menstruaciones abundantes) y en caso de enfermedades inflamatorias.
Glúcidos y lípidos. La glucemia es la concentración de glucosa en la sangre. Debe determinarse en ayunas; aumenta después de comer y con la influencia del estrés. La elevación de la glucemia en ayunas es una de las principales manifestaciones de la diabetes mellitus no tratada. La diabetes puede detectarse mediante una determinación de la glucemia después de tomar una cantidad importante de glucosa (hiperglucemia provocada). Los lípidos plasmáticos deben determinarse en ayunas: se trata del colesterol y de sus fracciones (el «bueno» y el «malo»), y de los triglicéridos. Su elevación favorece la aterosclerosis y constituye un factor de riesgo vascular.
Proteínas plasmáticas y otros constituyentes nitrogenados. Las proteínas son extremadamente numerosas en el plasma, especialmente las proteínas de la coagulación, como el fibrinógeno y la albúmina, que tienen una función esencial en el transporte de hormonas y de vitaminas. Las proteínas del plasma pueden descomponerse mediante electroforesis, técnica que separa la albúmina y varios subgrupos de proteínas, como las gammaglobulinas. La urea y la creatinina sanguíneas sirven para comprobar la función renal. La bilirrubina plasmática existe en dos formas: la forma libre está aumentada en las anemias hemolíticas; la forma conjugada refleja en parte el funcionamiento del hígado (está elevada cuando se trata de ictericia).

Análisis microbiológicos

Detectan diferentes microorganismos en la sangre (bacterias, hongos microscópicos, virus), así como los anticuerpos que se forman contra ellos. El hemocultivo es una técnica de laboratorio que pretende detectar la presencia o ausencia de microorganismos patógenos en la sangre, para poder diagnosticar los estados infecciosos.
Los exámenes del suero (parte de la sangre que no contiene células sanguíneas ni fibrinógeno) utilizan marcadores específicos para detectar las enfermedades infecciosas (serologías de la hepatitis vírica, de la infección por VIH, de la gripe, etc.) y para buscar los anticuerpos. Es el campo de la inmunología, que se aplica también a enfermedades inflamatorias, como la esclerosis en placas o la poliartritis reumatoide.
Algunos métodos inmunológicos (inmunomarcadores) se aplican a moléculas o partes de moléculas que hasta ahora eran indetectables.

Velocidad de sedimentación

Para obtener la velocidad de sedimentación globular (VSG), se introduce una pequeña cantidad de sangre con anticoagulante en un tubo graduado y se mide el descenso de los glóbulos rojos. La aceleración de la velocidad de sedimentación es normal durante el embarazo. También se observa en diversas enfermedades, especialmente en caso de inflamación, anemia, infección, etc.

Muestra de sangre

Primero se desinfecta la zona donde se tomará la muestra y, a continuación, se coloca una banda elástica por encima del punto de punción, para que la vena se hinche.
Generalmente la sangre se extrae de una vena de la zona anterior del codo o –en las personas cuyas venas son poco visibles y en los niños pequeños– del pie, la muñeca o el dorso de la mano.
Muestra de sangre. La sangre se extrae de una vena de la zona del codo, con ayuda de una jeringa, después de colocar una banda elástica en el brazo, por encima del punto de punción.
La sangre. Está compuesta por glóbulos rojos (rojo), glóbulos blancos (amarillo) y plaquetas (rosa).

Otros contenidos del dosier: Diagnosis

Comentarios

Artículos destacados

¿Quién puede acceder al historial clínico?
¿Quién puede acceder al historial clínico?

La gestión de los datos médicos supone, al mismo tiempo, un desafío y una poderosa herramienta en la sanidad actual. La...

Consultas médicas online: ¿es posible?
¿Miedo a ir al médico?
Cómo aceptar el dolor crónico
¿Qué es la TRH?
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test