Ecografía y otras técnicas de imagen

Estas técnicas permiten obtener imágenes muy detalladas del organismo. Proporcionan información sobre la forma y la estructura de los órganos, y sobre su funcionamiento.

Ecografía

La ecografía, desarrollada durante los años 1970-1980, consiste en dirigir un haz de ondas sonoras de alta frecuencia (ultrasonidos) hacia el órgano que se quiere explorar.
Los ultrasonidos se propagan en los tejidos blandos y sufren una reflexión parcial (eco) cada vez que encuentran un nuevo tipo de tejido. A partir de los ultrasonidos reflejados y captados por la sonda, un ordenador produce imágenes sobre una pantalla de vídeo.
La ecografía resulta particularmente útil para el examen de los órganos llenos de líquido (como el útero, durante el embarazo, o la vesícula biliar) y de los órganos blandos (como el hígado o los riñones). Los ultrasonidos no permiten visualizar las zonas rodeadas de hueso, como el cerebro, o los órganos llenos de aire, como los pulmones o los intestinos.

Examen doppler

El examen Doppler, que utiliza el mismo principio que la ecografía, permite visualizar la circulación de la sangre en los diferentes órganos del cuerpo. Se utiliza particularmente para estudiar los movimientos de la sangre en el corazón. Permite diagnosticar anomalías de funcionamiento de las diferentes cavidades cardíacas (aurículas y ventrículos) y de las válvulas. Durante el embarazo, proporciona información sobre la irrigación del feto.

Resonancia magnética nuclear

La resonancia magnética nuclear (RMN) aprovecha las propiedades magnéticas de los núcleos de hidrógeno (protones) contenidos en la materia. Permite orientar el conjunto de los protones del organismo humano en un campo magnético intenso y hacerlos resonar con la ayuda de una onda de radiofrecuencia. Cada tejido tiene propiedades magnéticas diferentes, por lo que se obtienen imágenes contrastadas de los diversos tejidos del organismo, en cualquier plano del espacio, en corte o reconstruidas en volumen (3D). Los campos de aplicación de la RMN son: cabeza y cerebro, columna vertebral y médula espinal, articulaciones, corazón, hígado y vías biliares, aparato urinario y pelvis menor.

Gammagrafía

Consiste en administrar al paciente una sustancia radiactiva que se fija de forma preferente en el órgano o el tejido que se va a explorar. Una cámara registra las radiaciones emitidas por el órgano o tejido. La imagen de la zona explorada se visualiza en la pantalla de un ordenador.

Otros contenidos del dosier: Diagnosis

Comentarios

Artículos destacados

¿Quién puede acceder al historial clínico?
¿Quién puede acceder al historial clínico?

La gestión de los datos médicos supone, al mismo tiempo, un desafío y una poderosa herramienta en la sanidad actual. La...

Consultas médicas online: ¿es posible?
¿Miedo a ir al médico?
Cómo aceptar el dolor crónico
¿Qué es la TRH?
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test