Endoscopia

La endoscopia es un término genérico que incluye los exámenes específicos de cada órgano. La broncoscopia es la exploración de los bronquios; la colonoscopia, la del colon; la cistoscopia, la de la vejiga, etc.

Historia

La endoscopia apareció alrededor de 1930 con el descubrimiento de un tubo semiflexible destinado a estudiar el interior del estómago (gastroscopio). Hacia 1960, la introducción de haces de fibra de vidrio para conducir la luz (fibra óptica) permitió fabricar endoscopios enteramente flexibles, lo cual aumentó considerablemente las posibilidades de utilización de esta técnica. Hacia 1970, ya se empleaban la artroscopia (exploración de las articulaciones) y la celioscopia (exploración del abdomen); ésta se desarrolló también en ginecología.
A partir de 1980, la aparición de minicámaras y los progresos en el campo del vídeo abrieron la vía a la cirugía endoscópica, la cual permite visualizar las manipulaciones en una pantalla.

Endoscopio

El endoscopio es un tubo provisto de un sistema de iluminación. Existen dos tipos. El endoscopio rígido está formado por un tubo metálico de 5 a 8 mm de diámetro y de 15 a 30 cm de longitud. Se utiliza sobre todo para la exploración de las articulaciones (artroscopia), de la vejiga (cistoscopia) y de la cavidad abdominal (laparoscopia o celioscopia). El endoscopio flexible, o fibroscopio, está constituido por fibras ópticas que conducen la luz. Es más largo que el endoscopio rígido y permite explorar órganos, como los bronquios, el esófago, el estómago, el duodeno y el recto. Los endoscopios pueden equiparse con pequeñas cámaras que transmiten la imagen a una pantalla. En algunos casos, el endoscopio se asocia con accesorios que permiten intervenir quirúrgicamente o tomar muestras: pinzas para retirar cuerpos extraños o muestras de tejido, tijeras para cortar, cepillos para extraer células, lazos para atrapar pólipos, etcétera.

Utilización

La endoscopia puede utilizarse para establecer un diagnóstico (endoscopia diagnóstica) o para tratar una enfermedad o traumatismo (endoscopia operatoria). Las endoscopias se efectúan, cuando es posible, por las vías naturales (por la boca, para el estómago y los bronquios; por la nariz, para las fosas nasales y los senos; por el ano, para el colon). Si ello no es posible, se practica una incisión para penetrar en algunas cavidades del organismo. Según las técnicas utilizadas, las exploraciones se efectúan con anestesia general o local.

Campos de aplicación

Otorrinolaringología (ORL). Requiere anestesia general. La laringoscopia permite observar la laringe y las cuerdas vocales. La rinofibroscopia tiene por objetivo explorar las fosas nasales, la laringe y la faringe. En ocasiones, requiere anestesia local. La sinuscopia permite observar los senos maxilares y apreciar el estado de la mucosa nasal. El examen se realiza con anestesia local.
Neumología. La fibroscopia bronquial permite observar la tráquea y los bronquios. La exploración se practica con anestesia local o general.
La pleuroscopia explora la cavidad pleural (el espacio entre las dos membranas de la pleura), con anestesia local o general.
Gastroenterología. La anuscopia (que permite observar el ano) y la rectoscopia (que permite observar la mucosa de las paredes del recto) se efectúan sin anestesia. La
colonoscopia (examen del colon y del recto) se realiza, normalmente, con anestesia general, sin dormir completamente al paciente. La fibroscopia del esófago, el estómago y el intestino permiten descubrir eventuales inflamaciones de la pared digestiva, ulceraciones y otras lesiones. Se practica, generalmente, con anestesia local, aunque en algunos casos se recomienda una anestesia general suave. La laparoscopia explora la membrana que cubre el conjunto de la cavidad abdominal (el peritoneo), así como la superficie del hígado, la vesícula biliar y el bazo. Precisa anestesia local.
Ginecología/obstetricia. La celioscopia permite observar los órganos genitales internos de la mujer. Requiere anestesia general. La histeroscopia permite observar el canal del cuello del útero, el interior del útero y la membrana que lo cubre (endometrio). Precisa anestesia local o general, si se prevé una intervención. La amnioscopia, examen del líquido amniótico en el que se encuentra el feto, no requiere ninguna anestesia. La fetoscopia, examen directo del feto, es poco frecuente y se practica en el hospital con la aplicación de anestesia general.
Urología. La cistoscopia, examen de las paredes de la vejiga, se practica sin anestesia en la mujer y con anestesia local en el hombre.
Cuando se efectúa con finalidad terapéutica, requiere anestesia regional (peridural) o anestesia general, tanto en el hombre como en la mujer.
Reumatología. La artroscopia, observación directa del interior de una articulación grande, se efectúa habitualmente con anestesia general.

Ecoendoscopia

Esta técnica asocia la exploración ecográfica y la endoscopia, y se emplea para examinar el tubo digestivo. Cuando el endoscopio se introduce por la boca, se detecta la existencia y la extensión de tumores esofágicos o gástricos, benignos o malignos.
Cuando el endoscopio se introduce por el ano, se detectan, sobre todo, los tumores rectales y también los ganglios adyacentes.

Otros contenidos del dosier: Diagnosis

Comentarios

Artículos destacados

¿Quién puede acceder al historial clínico?
¿Quién puede acceder al historial clínico?

La gestión de los datos médicos supone, al mismo tiempo, un desafío y una poderosa herramienta en la sanidad actual. La...

Consultas médicas online: ¿es posible?
¿Miedo a ir al médico?
Cómo aceptar el dolor crónico
¿Qué es la TRH?
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test