Interpretación de los análisis

Los análisis de sangre y de orina a menudo resultan un jeroglífico para los pacientes. Pero a veces sólo se trata de conocer cuáles son los parámetros de los valores para saber si los resultados de un análisis se encuentran dentro de la normalidad.

El análisis de sangre

Los análisis de sangre no sólo manifiestan posibles anomalías en el organismo, sino que también son imprescindibles para llevar a cabo el seguimiento de una enfermedad y cómo actúan los medicamentos ante ésta.

Hemograma

El hemograma es una parte fundamental del análisis de sangre y una de las exploraciones analíticas más frecuentemente solicitadas por el médico.
El hemograma completo incluye la obtención de los diferentes parámetros de la serie roja (glóbulos rojos o hematíes), un recuento del número de plaquetas, un recuento del número de glóbulos blancos (leucocitos) y los porcentajes de cada uno de sus diferentes tipos (la fórmula leucocitaria), y la determinación de numerosos parámetros bioquímicos.

Serie roja

Se hace un recuento del número de hematíes, de la cantidad de hemoglobina (Hb) y del volumen corpuscular medio (VCM o volumen medio de los glóbulos rojos). A partir de estos valores se calcula el resto de parámetros, que son el hematocrito (Hto o porcentaje de hematíes por volumen de sangre), la hemoglobina corpuscular media (HCM) y la concentración de hemoglobina corpuscular media (CHCM), que representan el contenido de hemoglobina en todos y en cada hematíe.
Suele completarse con el recuento de reticulocitos (hematíes «jóvenes» recién salidos de la médula ósea antes de que sean hematíes «adultos») que se expresa en porcentaje con respecto al total de hematíes.
Un elevado número de reticulocitos significa que existe necesidad de glóbulos rojos; entonces la médula ósea los produce y los envía a la sangre circulante lo antes posible, por ejemplo en caso de una anemia en tratamiento.

Plaquetas

El único parámetro de valor en cuanto a las plaquetas es su número.
Debido a que las plaquetas participan en la coagulación de la sangre, un número muy bajo de ellas suele asociarse a la presencia de pequeñas hemorragias puntiformes en todos los tejidos del cuerpo.

Fórmula leucocitaria

Los parámetros básicos de la fórmula leucocitaria son el número de leucocitos y la proporción de cada uno de sus diferentes tipos: neutrófilos, basófilos, eosinófilos, monocitos y linfocitos.
Un aumento del número de leucocitos representa la existencia de una infección, una inflamación o una enfermedad relacionada con los glóbulos blancos, y el aumento de algún tipo específico de leucocito orienta hacia la clase de infección o enfermedad que padece el organismo (infección por virus, enfermedades autoinmunes, leucemias y linfomas, etc.).

Bioquímica sanguínea

Un apartado importante de la analítica sanguínea es la determinación de numerosos parámetros bioquímicos, es decir, la concentración de diversas sustancias químicas transportadas por la sangre en un momento dado.
Estos parámetros informan sobre el estado de diferentes órganos, como el hígado o el riñón. Por ejemplo, las transaminasas (GOT y GPT), las fosfatasas alcalinas (FA), la gammaglutamiltranspeptidasa (GGT) y la bilirrubina son parámetros para conocer la función del hígado o función hepática.
Mientras que los valores de urea, creatinina, sodio, potasio, colesterol, triglicéridos, calcio y fósforo son indicadores de cómo funcionan los riñones, una glucosa elevada puede indicar diabetes; asimismo, la presencia de niveles altos de colesterol y triglicéridos alertan del peligro de desarrollar una enfermedad cardiovascular.
La velocidad de sedimentación globular (VSG), la proteína C reactiva (PCR), la positividad del factor reumatoide (FR) y los niveles de ácido úrico informan de la presencia de inflamación en una enfermedad reumática.
La siguiente tabla muestra los valores normales de los principales parámetros bioquímicos:

El análisis de orina

Esta prueba analiza la presencia de sustancias que normalmente no se encuentran en la orina. Las anomalías más comunes y su diagnóstico son:
El hallazgo de azúcar (glucosa) sugiere diabetes.
La presencia de glóbulos blancos o leucocitos puede indicar la existencia de una infección.
El hallazgo de hematíes o glóbulos rojos puede señalar un tumor o un trastorno de riñones, uréter o vejiga urinaria.
La presencia de bilis en la orina sugiere enfermedad hepática.

Otros contenidos del dosier: Diagnosis

Comentarios

Artículos destacados

¿Quién puede acceder al historial clínico?
¿Quién puede acceder al historial clínico?

La gestión de los datos médicos supone, al mismo tiempo, un desafío y una poderosa herramienta en la sanidad actual. La...

Consultas médicas online: ¿es posible?
¿Miedo a ir al médico?
Cómo aceptar el dolor crónico
¿Qué es la TRH?
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test