El cardiólogo, el especialista del corazón

¿Qué es la cardiología?

La cardiología estudia el funcionamiento del aparato cardiovascular (el corazón y los vasos sanguíneos) y se ocupa de sus afecciones.

¿Qué enfermedades trata el cardiólogo?

Las enfermedades cardiovasculares son muchas. Para no elaborar una lista demasiado extensa, nombraremos las principales: hipercolesterolemia, insuficiencia cardíaca, hipertensión arterial, infarto del miocardio, pericarditis, endocarditis, embolia pulmonar, trastornos del ritmo cardíaco…

¿Cuándo consultar con el cardiólogo?

Antes de nada el paciente debe consultar con el médico de cabecera, pues es el único que le puede derivar al cardiólogo. Así pues, para conseguir una cita con el cardiólogo antes se debe visitar al médico de cabecera.

¿Qué personas son más propensas a sufrir enfermedades cardiovasculares?

Las personas de avanzada edad, los fumadores y todos aquellos que sufren hipertensión, hipercolesterolemia y diabetes son más susceptibles a sufrir patologías cardíacas que el resto de la población. El sedentarismo y la obesidad son también factores de riesgo, como también lo son los antecedentes familiares de colesterol o de infarto de miocardio.

Preparar la consulta

  • Antecedentes familiares: elabora una lista de todos los familiares que han sufrido un accidente cardiovascular; especifica si es cardíaco o cerebral (ictus) y a qué edad lo sufrió;
  • Datos personales: lleva a la consulta todos los análisis de sangre que tengas del último año, donde aparezca el índice de colesterol, triglicéridos, glicemia y creatinina. Si los tienes, lleva también análisis de orina;
  • Tratamiento médico: haz una lista de los medicamentos que suelen recetarte.

¿Cómo se desarrolla la consulta?

La consulta suele durar una media hora. Tras preguntar al paciente sobre los antecedentes familiares y personales, el médico pasa a realizar la revisión médica pertinente. Empieza por tomar la tensión arterial y después hace un electrocardiograma. Gracias a esta prueba, el médico tendrá una imagen eléctrica del corazón y podrá detectar posibles alteraciones del ritmo cardíaco (arritmia) o si se ha sufrido un infarto.
También puede poner a prueba la salud del paciente mediante ejercicios físicos. Si es necesario, el cardiólogo puede pedir una ecografía cardíaca, para evaluar el estado de las válvulas, o una ecografía vascular, para diagnosticar una estenosis (constricción de las arterias).
Existen otro tipo de pruebas, como el escáner, angiografía, imagen por resonancia magnética (IRM), escintigrafía, coronarografía…

Palabras clave

  • El pericardio, miocardio y endocardio son los tres tejidos del corazón, del exterior hacia el interior. El endocardio, por lo tanto, es el más profundo. Está en contacto con la sangre de las cavidades de las dos aurículas y los dos ventrículos;
  • Los ventrículos y las aurículas son dos pares de cavidades del corazón. El aurícula izquierda recibe la sangre oxigenada de los pulmones y la envía al ventrículo izquierdo, el encargado de extender esa sangre a todas las células del cuerpo mediante la vía aorta. La sangre menos oxigenada llega al corazón por la vena cava hasta la aurícula derecha. El ventrículo derecho recibe esta sangre por la arteria pulmonar y envía la sangre a los pulmones para captar más oxígeno.
  • La insuficiencia cardíaca es la incapacidad de alguno de los dos ventrículos para asegurar el flujo sanguíneo necesario para las necesidades del organismo humano;
  • Los antihipertensores se utilizan para reestablecer una tensión arterial (TA) normal en caso de hipertensión. Esta clase de medicamentos incluye un gran número de substancias cuyo modo de acción son muy distintos;
  • Los hipolipemiantes se utilizan para normalizar los índices de lípidos sanguíneos. Los lípidos en cuestión son el colesterol y los triglicéridos. Cuando los índices de estos lípidos aumentan, el riesgo de enfermedad cardiovascular también aumenta considerablemente; así pues, es imprescindible seguir un tratamiento para restablecer los índices sanguíneos a valores normales;
  • El infarto de miocardio se define como la disminución del aporte de oxígeno de las células al corazón, lo que provoca la muerte de estas células y, por lo tanto, la destrucción de una parte del músculo cardíaco.

La cardiología en cifras

Actualmente, en España mueren más de 125.000 personas al año por enfermedades cardiovasculares;

El riesgo cardiovascular en caso de una persona fumadora es 8,5 mayor y disminuye si la persona deja de fumar;

La hipertensión arterial afecta a un 20% de la población adulta española;

Se estima que el 1% de la población, es decir, 400.000 personas, sufre de insuficiencia cardíaca.

En España hay aproximadamente 2.000 cardiólogos.

K. Hurst

Otros contenidos del dosier: Especialidades médicas

Comentarios

Artículos destacados

¿Quién puede acceder al historial clínico?
¿Quién puede acceder al historial clínico?

La gestión de los datos médicos supone, al mismo tiempo, un desafío y una poderosa herramienta en la sanidad actual. La...

Consultas médicas online: ¿es posible?
¿Miedo a ir al médico?
Cómo aceptar el dolor crónico
¿Qué es la TRH?
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test