El dentista, cómplice de la sonrisa

¿Quién es el dentista?

Aunque la mitad de la población le teme, el dentista vela por la salud de la boca, los dientes y las encías. Su función consiste en curar y prevenir los problemas dentales, como por ejemplo las caries, las placas dentales y las enfermedades de las encías y periodontales. Sus armas: exámenes bucodentales profundos, consejos, recomendaciones de higienes personalizadas y, si es necesario, remedios para reparar, sustituir y corregir los defectos de posicionamiento.
Las especialidades del dentista son la ortodoncia y la periodoncia.

¿Cuándo consultar con un dentista?

Es aconsejable acostumbrarse, a poder ser desde pequeño, a acudir a un dentista al menos una vez al año en el caso de un adulto. Los niños, en cambio, deberían de acudir dos veces al año.
Estas revisiones permiten efectuar un control visual (y eventualmente radiológico) para revisar aquellas zonas a las que el cepillo de dientes no llega y proceder a una limpieza anual. De todas formas, en caso de riesgo o de presencia clara de caries o lesiones en las encías, el cuidado y la observación médica es lo más recomendable.

¿Cuándo acudir al dentista?

No hace falta esperar a sentir dolor en la boca para consultar con el dentista. En general, cualquier cambio que notes en la boca deberías consultarlo con el especialista: un mal aliento, un diente sensible al calor o al frío, o que roce con la lengua, o si notas que se mueve algún diente, o que no puedes quitar un resto de comida que se ha quedado entre los dientes, o si tienes las encías rojas, o hinchadas.

¿Qué personas corren el riesgo de sufrir enfermedades bucodentales?

Todo el mundo, pues la boca es un terreno más que favorable para el desarrollo de caries y gingivitis. También son propensas las personas que llevan prótesis dentales y aquellas que descuidan la limpieza de la boca.

¿Cómo preparar la primera consulta?

  • Antecedentes personales: enumera todas las caries y otros problemas dentales;
  • Recetas: tratamientos tales como psicotrópicos, anticoagulantes o antibióticos;
  • Revisiones anteriores: radiografías panorámicas previamente realizadas.

¿Cómo se desarrolla la primera consulta?

En la primera consulta, el dentista examina atentamente la boca del paciente para diagnosticar un posible riesgo de caries o para evaluar con más profundidad los dientes y el hueso de los maxilares.
Después formula una serie de preguntas al paciente relacionadas con su salud general, como diabetes e hipertensión, y le pedirá sus antecedentes bucodentales (pérdida de dientes, descarnadura, fragilidad de la mandíbula, etc.).
Al final, el dentista tomará nota de los hábitos alimentarios del paciente, así como también sobre el consumo de alcohol y tabaco. A menos que sea urgente, un dentista no empieza ningún tratamiento en la primera consulta.

Palabras clave

  • La placa dental se define por un conjunto de bacterias que se fijan sobre la dentadura y acaban formando una película. Esta placa puede endurecerse hasta transformarse en sarro que, además, provoca irritación en las encías. Junto con los alimentos azucarados, estas bacterias rechazan los productos ácidos para formar caries;
  • Las caries son minúsculos agujeros que se forman sobre la superficie del esmalte de los dientes. Se desarrollan en los espacios que quedan entre los dientes o en el surco de los molares. Cuánto más se desarrollan, más grandes se hacen los agujeros;
  • La gingivitis es una inflamación de las encías. Los microbios de la placa dental hacen que estas se hinchen. Esta patología tratarse con la ayuda de una limpieza bucal eficaz y regular;
  • La periodontitis se podría definir como el empeoramiento de una gingivitis mal tratada, es decir, la inflamación del periodonto, de los tejidos que protegen el diente (encías, ligamentos y hueso). Sus síntomas son unas encías rojas, hinchadas o que sangran al mínimo contacto. El tratamiento puede empezar por un pulido de la raíz y una eliminación de la placa y puede acabar por un trasplante de encía y un relleno de lesiones óseas.

El dentista en cifras

En España hay alrededor de 27.000 dentistas, de los cuales un 44% son mujeres;

Aunque la gran mayoría trabajan en su consulta privada, los hospitales públicos españoles también cuentan con un dentista.

Según las comunidades autónomas, el número de dentistas por habitante varía muchísimo. Por ejemplo, la Comunidad de Madrid cuenta con la tasa más elevada con 88,7 dentistas por cada 100.000 habitantes, seguida del País Vasco (70,5 por 100.000 habitantes). En cambio, Ceuta y Melilla poseen la tasa más baja (26,3 por cada 100.000 habitantes), seguida de Castilla La Mancha (33 por cada 100.000 habitantes).

En cuanto al número de personas que acude al dentista de forma regular, tan solo el 43% de los españoles ha ido a una clínica dental en el último año. Con esta cifra España se sitúa a la cola de la Unión Europea, siendo el cuarto país que menos ha ido al dentista.

Una visita al año al dentista junto con una limpieza y uso de flúor regular, siempre acompañado de una alimentación equilibrada, podrían evitar el 90% de los problemas bucodentales.

E. Lefèvre

Otros contenidos del dosier: Especialidades médicas

Comentarios

Artículos destacados

¿Quién puede acceder al historial clínico?
¿Quién puede acceder al historial clínico?

La gestión de los datos médicos supone, al mismo tiempo, un desafío y una poderosa herramienta en la sanidad actual. La...

Consultas médicas online: ¿es posible?
¿Miedo a ir al médico?
Cómo aceptar el dolor crónico
¿Qué es la TRH?
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test