El dermatólogo, el especialista de la piel

¿Qué es la dermatología?

La dermatología es la rama de la medicina que estudia y trata la piel, así como las faneras (cabellos y uñas) y las mucosas, es decir, todo lo que contiene queratina. Esta especialidad está estrechamente relacionada con otras disciplinas como la alergología, la cirugía y la cosmetología.

¿Qué enfermedades trata el dermatólogo?

Visitamos al dermatólogo porque tenemos problemas en la piel. Los más comunes son el acné, el eczema, la psoriasis y los quistes cutáneos, que pueden durar toda la vida. Otros problemas aparecen con la edad, como las dermatosis o las queratosis (granitos rojos que aparecen en las zonas que se exponen al sol con mayor frecuencia).
El dermatólogo se ocupa también de las alergias cutáneas y los tumores benignos y malignos de la piel. Además, también trata las afecciones que afectan a las uñas y al pelo.

¿En qué casos hay que pedir cita con el dermatólogo?

Después de la consulta con el médico de cabecera, puedes ir al dermatólogo. La administración sanitaria española considera los problemas de la piel como enfermedades  y las incluye dentro de las prestaciones que ofrece a la ciudadanía. No obstante, no ocurre lo mismo con los medicamentos. Hay muchos fármacos que recetan los especialistas que no están cubiertos por la Seguridad Social. Ojo, los tratamientos efectuados por razones estéticas no están incluidos en la cartera de servicios.

¿Quiénes son las personas de alto riesgo?

Todas las personas con antecedentes familiares dermatológicos son especialmente susceptibles de sufrir enfermedades de la piel. Lo mismo sucede con las personas sensibles a las agresiones externas como el frío o el sol. En general, la piel de estos pacientes es clara y/o fina.
Las consultas dermatológicas con carácter preventivo deben realizarse con regularidad, sobre todo en el caso de las personas que tienen una cantidad considerable de lunares en la piel, puesto que pueden transformarse en melanomas.

¿Qué hay que tener preparado para la primera consulta?

Radiografías: lleva todas las radiografías de las manos o de los pies que te hayas hecho si sufres reumatismo. En efecto, algunas rojeces o bultos de la piel pueden deberse a un problema de las articulaciones.

Tratamientos médicos: indícale los medicamentos que tomas habitualmente e incluso los que has dejado de tomar. El dermatólogo podrá tener en cuenta posibles toxidermias (reacción cutánea producida por un medicamento).

La piel limpia: Señoritas, no olviden desmaquillarse antes de la visita, el examen será más exacto.

¿Cómo se desarrolla la primera visita?

La visita empieza por un diálogo entre el paciente y el médico, quien se informa sobre aspectos diversos. En primer lugar, los antecedentes familiares: enfermedades de la piel en la familia, tus propios antecedentes médicos o quirúrgicos. También se informará sobre los riesgos a los que se expone tu piel a diario: sol, cremas... Y después llega el momento del examen. Puede ser específico (sólo el rostro) o general (espalda, plantas de los pies, piernas...). Puede practicarse con instrumentos tales como una lupa, una cámara de fotos o un pie de rey, destinado a medir el tamaño de los lunares.

Palabras clave que debes conocer

La piel está compuesta por dos capas de tejidos: una capa externa llamada epidermis y una capa interna llamada dermis, corion o cutis profundo. La epidermis está formada por células muertas que se eliminan cuando el sujeto se mueve, se viste o se lava. Consta a su vez de cuatro capas: capa basal, estrato espinoso, estrato granuloso y capa córnea. Justo debajo de la epidermis se encuentra la dermis, en la que, a cada segundo, las células se multiplican para remplazar a las que se eliminan;

La infección por el virus del herpes es una de las enfermedades más frecuentes de la piel. Labios, órganos genitales, dedos, ojo, meninges... la localización es variable. Una vez contraído, el virus permanece en el organismo de por vida y reaparece en forma de «brotes» caracterizados por pruritos, escozor y picores;

El melanoma es un cáncer de la piel especialmente agresivo. Aparece en la piel como una mancha con forma irregular, superficie en relieve y color intenso que va del negro azulado al rosa claro;

El nevus es un lunar parecido a una peca, que suele ser marrón, común y sin importancia. Los nevus presentan una coloración entre el beige y el marrón oscuro;

La hiperpigmentación de la piel corresponde a la aparición de manchas marrones en el escote, el rostro o las manos. Nada que ver con un cáncer. Los melanocitos, responsables del color de la piel, nos protegen del sol y su distribución no es uniforme.

La dermatología en cifras

Con una superficie media de 2m2 y un peso que varía entre 3,5 y 10 kilos, la piel es el órgano más grande y pesado del cuerpo;

La incidencia del cáncer de piel se ha multiplicado de forma alarmante en los últimos 25 años, aunque los estudios también revelan una disminución en las tasas de mortalidad de este tipo de cáncer.

Se estima que en España hay unos 1804 dermatólogos en ejercicio.

K. Hurstel

Otros contenidos del dosier: Especialidades médicas

Comentarios

Artículos destacados

¿Quién puede acceder al historial clínico?
¿Quién puede acceder al historial clínico?

La gestión de los datos médicos supone, al mismo tiempo, un desafío y una poderosa herramienta en la sanidad actual. La...

Consultas médicas online: ¿es posible?
¿Miedo a ir al médico?
Cómo aceptar el dolor crónico
¿Qué es la TRH?
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test