El otorrinolaringólogo, el especialista del oído, la nariz y la garganta

¿Qué es la otorrinolaringología?

Esta especialidad médica y quirúrgica se ocupa de la fisiología y las enfermedades que afectan al oído, la nariz y la garganta (laringe y faringe). Por tanto, abarca el tratamiento de las afecciones de la zona anatómica comprendida entre la base del cráneo y el orificio superior del tórax: infecciones, sorderas, vértigos, tumores, cirugía de las amígdalas, vegetaciones, glándulas parótidas o salivales y tiroides.

¿En qué casos hay que pedir cita con el otorrinolaringólogo?

La consulta se impone en cuanto sobrevienen una serie de molestias que perjudican el normal desarrollo de la vida cotidiana. Puede tratarse de trastornos del oído (dolor constante, pérdida auditiva o sensación de congestión, zumbidos y pitidos en los oídos), de problemas (ronquidos, pérdida de olfato, manifestaciones alérgicas), problemas de la garganta (dificultad para tragar o respirar, hinchazón), así como una presencia de bultos y ganglios anormales, vértigos o parálisis facial.

¿Cuándo hay que pedir cita con el otorrinolaringólogo?

Después de la consulta con el médico de cabecera, éste puede derivarte al otorrino. Salvo en ciertas patologías ya identificadas, como una sordera o un cáncer que se deba vigilar, no es necesario visitar a este especialista de forma regular.
En un primer momento, el médico de cabecera y el especialista mismo deben fijar el ritmo de las revisiones. Si no, no hay un examen rutinario que deba practicarse hasta que se presente un síntoma particular.

¿Quiénes son las personas de alto riesgo?

Básicamente, los fumadores y los consumidores de alcohol en exceso. No obstante, se aconseja un seguimiento regular a quienes estén sometidos a riesgos profesionales como la exposición a un ruido intenso o a partículas perjudiciales para la salud. Asimismo, algunos deportistas, en especial los buceadores.

¿Qué hay tener preparado para la primera visita al otorrinolaringólogo?

  • Los antecedentes personales y familiares: casos de asma o alergia, la fecha en que se empezó a fumar y la cantidad diaria de cigarrillos;
  • Los trastornos: debes indicar cada una de las manifestaciones anormales que padeces, su naturaleza, la frecuencia y la zona en la que comienzan a manifestarse.
  • Los medicamentos prescritos: presenta las recetas junto a los resultados de los análisis más recientes.

¿Cómo se desarrolla la primera visita?

Se empieza por contar todos los trastornos, síntomas y molestias experimentados. El especialista quiere saber cuándo se manifiestan, dónde se presentan y si ha habido casos parecidos en la familia. A continuación se realiza un examen del o de los órganos en cuestión con una revisión rápida de las funciones dependientes de tales órganos.
Para examinar el oído y la nariz se utiliza un espéculo, para la garganta una espátula. Después de esta primera consulta, el especialista puede emitir un primer diagnóstico, decidir el tratamiento a seguir y, en su caso, la necesidad de realizar exámenes complementarios.

Palabras clave que debes conocer

  • Los acúfenos representan un conjunto de sensaciones auditivas que no corresponden a ningún sonido real (zumbidos, pitidos) en uno o ambos oídos y que resultan de una lesión obstructiva del oído externo, medio o interno. El acúfeno es un fenómeno frecuente. En España la prevalencia de esta enfermedad se aproxima al 10 % de la población.
  • La rinitis se caracteriza por una inflamación de la mucosa de las fosas nasales hasta la parte posterior de la nariz, detrás del velo del paladar. Existen diversos tipos de rinitis: la rinitis alérgica (tradicionalmente conocida como fiebre del heno), causada por la inhalación de partículas vegetales (polen) o animales (ácaros, pelos de gato o plumas de ave); la rinitis viral, infecciosa (presencia de microbios) o tóxica debida al consumo de tabaco u otros agentes irritantes. En algunos casos, puede convertirse en crónica y necesita un tratamiento adecuado;
  • La sinusitis es una inflamación de los senos nasales, provocada por una propagación de una infección de las fosas nasales (o en menor medida de la raíz de un diente superior). Puede ser aguda o crónica, es decir, durar más de 3 meses. Comporta una secreción nasal permanente y, por la noche, sensación de congestión nasal y tos;
  • La bronquitis crónica se caracteriza por una hipersecreción bronquial de carácter crónico o recidivante, es decir que los períodos de tos o de expectoración persisten por lo menos 3 meses durante 2 años. Es la principal causa de insuficiencia respiratoria crónica. El consumo de tabaco, la contaminación atmosférica y las infecciones repetidas son los principales causantes.
  • Un audiograma es la representación gráfica de la capacidad auditiva de cada oído. En caso de pérdida de audición real, el especialista puede considerar conveniente prescribir un aparato auditivo adecuado.

La otorrinolaringología en cifras

En España hay alrededor de 1800 otorrinolaringólogos.
En España hay 1.064.000 personas sordas y con algún tipo de discapacidad auditiva.
Las deficiencias auditivas suelen pasarse por alto porque más del 50 % de los españoles nunca se ha sometido a una revisión auditiva.
Se estima que aproximadamente el 25 % de la población ha sufrido acúfenos con carácter transitorio en algún momento de su vida.
E. Lefèvre

Otros contenidos del dosier: Especialidades médicas

Comentarios

Artículos destacados

¿Quién puede acceder al historial clínico?
¿Quién puede acceder al historial clínico?

La gestión de los datos médicos supone, al mismo tiempo, un desafío y una poderosa herramienta en la sanidad actual. La...

Consultas médicas online: ¿es posible?
¿Miedo a ir al médico?
Cómo aceptar el dolor crónico
¿Qué es la TRH?
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test