¿Cómo actuar si nos clavamos una astilla?

Seamos o no amantes del bricolaje, todos podemos clavarnos alguna vez una astilla, esos cuerpos extraños (madera, espina, trozo de estropajo metálico) que normalmente se clavan en la piel de los dedos o del pie.
Según el podólogo Claude Huertas, clavarse una astilla “es un accidente, y no se trata de una patología frecuente”. Un accidente de la vida cotidiana que requiere pocos cuidados pero que exige igualmente un mínimo de atención. 

La importancia de extraer las astillas

Una astilla en la piel puede causar una herida molesta y dolorosa. Más allá de esta incomodidad, la astilla puede provocar una reacción inflamatoria, incluso una infección. Por eso, es muy importante retirarla lo antes posible.

“Cuando la astilla está visible, es fácil de quitar”, explica el podólogo. Sin embargo, a veces es difícil extraerla pues está completamente debajo de la piel. No te preocupes, tranquiliza Claude Huertas, “este tipo de cuerpos extraños no se quedan para siempre en el organismo. Si no retiramos la astilla, la propia infección acabará expulsándola”.

¿Cómo retirar una astilla?

Para retirar una astilla, antes de nada es conveniente limpiar y desinfectar la herida, así como la pinza de depilar que utilizaremos para su extracción. Si la astilla está visible, retírala utilizando una pinza de depilar y ayudándote de una lupa si fuera necesario. Cuidado con no romperla ya que su extracción sería mucho más complicada.

Si te cuesta encontrar el punto de entrada, sumerge el dedo, el pie o el talón (la parte donde se haya clavado la astilla) en un recipiente con agua caliente para ablandar los tejidos alrededor y facilitar así la extracción.

Una vez extraída la astilla, cubre la zona con una venda.

Si no consigues retirarla, en lugar de insistir, acude a tu médico de cabecera o podólogo para que la extraigan con la ayuda de un bisturí y de una pinza. Por último, asegúrate de que tienes las vacunas antitetánicas al día para evitar cualquier riesgo de tétanos.

A evitar cuando nos clavamos un astilla: Apretar fuerte la astilla para no clavarla más profundamente.

¿Cómo evitar las astillas?

Unos sencillos gestos pueden ayudarnos a evitar las astillas: si te dedicas al bricolaje o a la jardinería, protege tus dedos con guantes; evita caminar descalzo sobre parquets de madera antigua o sobre la hierba; deshazte de cualquier objeto que puede producir astillas (como antiguas cajas de madera, por ejemplo), y ponte cangrejeras en el mar si hay riesgo de erizos.

J. Xavier

Fuente: Entrevista con Claude Huertas, Presidente de la Asociación francesa para el Desarrollo de la Podología (ADP) y asesor de los laboratorios Pierre Fabre.

Otros contenidos del dosier: Urgencias y primeros auxilios

Comentarios

Artículos destacados

¿Quién puede acceder al historial clínico?
¿Quién puede acceder al historial clínico?

La gestión de los datos médicos supone, al mismo tiempo, un desafío y una poderosa herramienta en la sanidad actual. La...

Consultas médicas online: ¿es posible?
¿Miedo a ir al médico?
Cómo aceptar el dolor crónico
¿Qué es la TRH?
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test