Protegerse de los rayos

 

Según el Instituto Nacional de Estadística, en 2014 un hombre murió fulminado por un rayo en España. En los alcances por rayo, la tasa de supervivencia es bastante elevada, pero a menudo se acompaña de secuelas físicas o psicológicas permanentes. Para reducir al máximo la posibilidad de sufrir la caída de un rayo, te proporcionamos unos cuantos consejos que debes seguir durante una tormenta eléctrica.

Evitar los espacios abiertos

No es habitual que caigan rayos en las playas. En cambio, es más frecuente que descarguen en otros espacios abiertos como campos y praderas. Los rayos son atraídos especialmente por los árboles (bajo los cuales nunca debemos cobijarnos) y los metales (de los cuales debemos alejarnos lo máximo posible). Por tanto, para evitar una descarga eléctrica por tensión de contacto, conviene distanciarse de cualquier estructura metálica (torres eléctricas, postes, vallas, etcétera) y deshacerse de cualquier objeto conductor de la electricidad, sobre todo si sobresale por encima de nuestra cabeza. Los utensilios como aperos de labranza, palos de golf y paraguas deben bajarse o depositarse en el suelo.

Refugiarse

Cualquier elemento que se encuentre a cierta altura es susceptible de atraer un rayo. Esta es la razón fundamental por la que los alpinistas que escalan picos y crestas están más expuestos a una descarga eléctrica. En la montaña, pues, se recomienda abandonar rápidamente las alturas y guarecerse bajo el saledizo más alto de los alrededores.

No moverse

Por la misma razón, resulta peligroso quedarse de pie. Si no hay un lugar donde refugiarse en las proximidades (refugio de piedra, iglesia, capilla, coche no descapotable), lo mejor es tumbarse en el suelo en posición fetal, es decir, con las piernas encogidas. Lo ideal sería echarse sobre un impermeable o un trozo de material aislante como el plástico. Asimismo, se recomienda no andar ni correr para evitar la tensión de paso.

Dispersarse

Las personas en grupo corren mayor riesgo de ser alcanzadas por un rayo, debido al efecto de rayo lateral (transmisión del rayo de una persona a otra). Por esta razón, es aconsejable separarse al menos tres metros de las personas que nos rodeen.

Desenchufar los aparatos eléctricos

En casa, hay que abstenerse de utilizar el teléfono fijo. En la calle, no debemos bajo ningún concepto refugiarnos en una cabina. En cambio, el riesgo por uso del teléfono móvil es mínimo, por lo que es seguro utilizarlo para llamar al 112 en caso de accidente. Se recomienda encarecidamente desenchufar el televisor (que podría implosionar por sobretensión) y alejarse de él varios metros. Las mismas precauciones debemos tomar respecto de ordenadores y electrodomésticos que queden encendidos. Por último, dado que el agua conduce la electricidad, no hay que tomar ningún baño o ducha.

Salir del agua

En la playa o la piscina, meterse en el agua para protegerse de la lluvia en una tormenta eléctrica es una muy mala idea. Si nos encontramos en una embarcación, lo mejor es dirigirse inmediatamente a la orilla para atracar, si el tiempo lo permite. En caso contrario, debemos cobijarnos en el interior del casco.

A. García

Fuentes:

Association Protection Foudre

Instituto Nacional de Estadística (2016). Defunciones según la Causa de Muerte 2014.

Otros contenidos del dosier: Urgencias y primeros auxilios

Comentarios

Artículos destacados

¿Quién puede acceder al historial clínico?
¿Quién puede acceder al historial clínico?

La gestión de los datos médicos supone, al mismo tiempo, un desafío y una poderosa herramienta en la sanidad actual. La...

Consultas médicas online: ¿es posible?
¿Miedo a ir al médico?
Cómo aceptar el dolor crónico
¿Qué es la TRH?
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test