Las otitis serosas en niños: diagnóstico y tratamiento

Carente de síntomas y de dolor, la otitis serosa está sin embargo lejos de ser benigna. Puede provocar una importante sordera así como un retraso en el desarrollo del niño. Es indispensable hacer un diagnóstico precoz y empezar enseguida el tratamiento.

¿Qué es una otitis serosa?

La otitis serosa es un estado inflamatorio crónico del oído medio. Se debe a la presencia de un líquido seroso amarillo (que no es pus, como en la otitis clásica), más o menos fluido, detrás del tímpano, que pegotea los huesecillos. Esto es consecuencia de la ausencia de aireación prolongada del oído medio por un bloqueo de la trompa de Eustaquio. Normalmente, este tubito permite enviar aire al oído cuando tragamos saliva o en caso de fuertes variaciones de altitud. Cuanto más larga es la ausencia de aireación, más espeso y pegajoso se vuelve el líquido detrás del tímpano, disminuyendo la capacidad auditiva.

La otitis serosa es muy frecuente en los niños de entre 1 y 8 años, con un pico a los 4: alrededor de la mitad de los niños han padecido una otitis serosa a la edad de 1 año y más del 90% de los niños de menos de 4 años. Un verdadero nido de microbios, el compartir espacios comunes constituye el principal factor de riesgo.

Por el contrario, esta inflamación del oído es mucho más rara en los adultos, en quienes va asociada generalmente con infecciones respiratorias crónicas o agudas.

Diagnóstico de la otitis serosa

El diagnóstico de la otitis serosa a menudo se hace en forma tardía. Al ser una enfermedad asintomática y no dolorosa, el niño no se queja. Sin embargo, no carece de consecuencias ya que provoca una sordera de transmisión que, con el paso del tiempo, puede tener un efecto negativo sobre la comunicación y el desarrollo del niño. Por otro lado, a menudo es a raíz de un retraso en el desarrollo del lenguaje o de problemas de comportamiento que el entorno se decide a consultar al médico. Es indispensable tratarlo rápidamente y es importante que el pediatra o el médico clínico hagan a los niños exámenes ORL regulares.

Carina conserva un recuerdo más bien amargo de la otitis de su hija: “Marta comenzó a sufrir otitis alrededor del año de edad. Nos dábamos cuenta de que estaba siempre molesta, gruñona, se despertaba o lloriqueaba todas las noches, a la siesta… En 5 meses, sufrió 8 otitis (cada vez debía tomar un antibiótico, a veces dos, cuando el primero no hacía efecto). Después de la séptima otitis serosa, el pediatra nos dijo: “La próxima vez, deberán consultar a un ORL”. “Es una pena que nos haya hablado de esto tan tarde, sobre todo cuando, después de haberle detectado otitis serosas en los dos oídos así como una disminución de la audición a partir de un audiograma, el especialista nos explicó que para este tipo de otitis no es necesario tomar antibióticos.”

En los adultos, los problemas auditivos son más fáciles de identificar ya que comportan una sensación de oídos taponados y una impresión rara de resonancia dentro de la cabeza.

Otitis serosa: los tratamientos

El tratamiento consiste en restaurar la función de aireación de la trompa de Eustaquio. Para esto, hay que destapar y limpiar la nariz. Para tratar una crisis, deben utilizarse antiinflamatorios, a veces esteroides si la situación lo justifica. Como tratamiento de fondo, para prevenir las recaídas, los ORL recomiendan azufre, antihistamínicos, lavados de nariz y también curas termales de azufre. También existen técnicas físicas como la insuflación de trompas, que consiste en enviar aire a través de las fosas nasales en dirección del oído, o la maniobra de Valsalva, conocida por los buceadores.

La mayoría de las otitis serosas se curan dentro de los 3 meses, pero entre 5 y 10% persisten luego de 1 año. Para estos últimos a veces se recomienda una cirugía. La intervención consiste en colocar un tubo de drenaje transtimpánico (los famosos “diábolos”) y, a veces, proceder a una adenoidectomía, es decir, la ablación de vegetaciones. Se trata así la causa (las vegetaciones, que desaparecen naturalmente hacia la edad de 8 años) y la consecuencia (la otitis serosa). Esto se realiza con anestesia general y, al cabo de 10 meses en promedio, los diábolos terminan cayendo por sí solos (18 meses para los diábolos de grandes aletas).

Ésta es la intervención que se le recomendó a Carina, cuya hija fue operada a la edad de 1 año y 9 meses. “el 11 de julio de 2012, podemos decir que Marta comenzó a experimentar los beneficios de la operación ya que dormía mucho mejor y no lloriqueaba. Esta operación supone un pequeño contratiempo que consiste en evitar que entre agua en el conducto pues esto conlleva el riesgo de sufrir una infección. Entonces, como se lo recomendó el ORL, se le hicieron prótesis a medida para que pudiera bañarse sin problemas.”

En los adultos, es poco frecuente utilizar este tipo de prótesis. A menudo se aplica un tratamiento médico con corticoides, incluso antibióticos, que basta para restablecer la permeabilidad de la trompa de Eustaquio, salvo en caso de patologías más graves, como el cáncer.

Seguimiento postoperatorio

Como en toda intervención, el riesgo de complicaciones existe, entre los cuales hay que mencionar la hemorragia más o menos fuerte debida a una infección del oído (sobre todo en los niños muy pequeños), la obturación o una expulsión precoz del diábolo que puede conducir a una rápida recaída de la enfermedad, la perforación como secuela (frecuente al utilizar s). Puede requerirse una intervención quirúrgica posterior.

Pero en la inmensa mayoría de los casos, el tímpano se vuelve a cerrar y el niño recupera su capacidad auditiva. Sin embargo, uno de cada dos niños sufre recaídas y un 30% requiere una nueva operación.

Martha forma parte de quienes tienen mala suerte, ya que “tres meses después de la colocación de los diábolos, sufrió un nuevo episodio de otitis. Y algunos días después, los diábolos cayeron”. Sin embargo, todo debería volver a la normalidad sin que la pequeña deba pasar nuevamente por el quirófano, según ha indicado el ORL.

A.-F. Gaspar-Lolliot

Fuentes:
- Entrevista con el Dr. Jean-Michel Klein, 19 noviembre 2012
- Entrevista con Carine F., 20 noviembre 2012
- Entrevista con el Dr. Julien Briffod, 4 diciembre 2012
- Guía práctica para identificar problemas de audición en el niño, Sociedad Francesa de Pediatría, Junio 2009.

Otros contenidos del dosier: Audición

Comentarios

Artículos destacados

¿Quién puede acceder al historial clínico?
¿Quién puede acceder al historial clínico?

La gestión de los datos médicos supone, al mismo tiempo, un desafío y una poderosa herramienta en la sanidad actual. La...

Consultas médicas online: ¿es posible?
¿Miedo a ir al médico?
Cómo aceptar el dolor crónico
¿Qué es la TRH?
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test