Dedos de los pies en garra

El pie en garra es una patología común que afecta más a las mujeres que a los hombres.

¿Cuáles son sus causas?

Los dedos en garra pueden aparecer con el uso frecuente y a través de los años de zapatos que aprietan los dedos: pequeños, estrechos o en punta o por el uso de tacones altos que empujan los dedos hacia delante.

La laxitud de los ligamentos, la obesidad y la menopausia son factores que predisponen. El pie griego, que se reconoce por tener el segundo dedo más largo que el gordo, es el que más riesgo tiene de deformarse en garra, martillo o cuello de cisne.

El ojo de perdiz es un problema que aparece entre los dedos de los pies, a menudo entre el cuarto y el quinto. Los estadios evolutivos son tres, la garra se endurece, se hace fija y puede evolucionar a la dislocación de la base del dedo. Estas deformaciones pueden ser aisladas o ser una complicación del hallux valgus o juanete. El dedo gordo ya no cumple su función de apoyo principal, la cual pasa a los dedos pequeños que terminan sufriendo. Otras causas existen pero son más raras: pie cavo, trastornos neurológicos o forma congénita.

¿Cuáles son las consecuencias diarias?

Sea cual sea la forma que tomen los dedos, generan molestias con el calzado debido a la fricción que crean. El organismo se defiende creando lesiones cutáneas, o engrosamientos de la piel, vulgarmente llamados callos. Estos callos generan dolor y a veces pueden presentar llagas que pueden infectarse, fuente de artritis e incluso osteítis. Estos callos se forman directamente sobre el dedo del pie, o en su extremo al nivel de la pulpa.

¿Cómo se puede evitar o retrasar la cirugía?

Los callos los puede tratar un podólogo, quien regularmente eliminará la superficie. El podólogo puede también sugerir el uso de soportes ortopédicos de silicona para ayudar a mantener los dedos alineados cuando la deformación no es muy importante. Las plantillas ortopédicas pueden ser útiles para repartir los apoyos de la parte delantera del pie. Los zapatos deben ser lo suficientemente grandes y flexibles como para acomodar las deformidades. La reeducación ayuda a mantener la flexibilidad de las articulaciones antes de que se rigidicen y se transformen en garras fijas.

Dr. C. Cazeau

Otros contenidos del dosier: Ortopedia

Comentarios

Artículos destacados

¿Quién puede acceder al historial clínico?
¿Quién puede acceder al historial clínico?

La gestión de los datos médicos supone, al mismo tiempo, un desafío y una poderosa herramienta en la sanidad actual. La...

Consultas médicas online: ¿es posible?
¿Miedo a ir al médico?
Cómo aceptar el dolor crónico
¿Qué es la TRH?
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test