Dientes torcidos, amarillos o manchados: ¿cómo reparar tu sonrisa?

Hay tantas sonrisas diferentes y todas reflejan un abanico de emociones que van de la alegría a la vergüenza pasando por el deseo de seducción o de conquista. Aunque cada uno tenga su propia manera de sonreír, según su estado de ánimo, la definición de una «bonita sonrisa» se ha estandarizado gracias a los cirujanos dentistas según unos criterios bien precisos: dientes rectos, de un color preciso, una forma en armonía con el rostro, el color de las encías, hasta donde cubren los labios... "El tratamiento que se haya realizado no se debe notar, debe hacerse rápidamente, conservar el diente al máximo, sin dañarlo y que cueste lo menos posible", resume el Dr. Frédéric Raux, cirujano dentista en París.

Dientes torcidos: las técnicas de ortodoncia

Se acabaron los «hierros» que desfiguran incluso al rostro más bonito, ahora, las «estrellitas» se pueden pegar en la parte interna de los dientes para que sean totalmente invisibles. Fabricadas a medida, son cada vez más finas para limitar las molestias y las lesiones en la lengua. El aparato puede limitarse a unas pocas estrellas, que solo se colocarían en los dientes que hay que corregir.

Para las imperfecciones más mínimas, las férulas invisibles corrigen ligeras superposiciones en unos meses. Para un adulto, hay que contar entre 6 meses y 2 años de tratamiento.

Dientes amarillos: el blanqueamiento dental

Se ha progresado considerablemente en este ámbito. Durante mucho tiempo, se aplicaban productos muy concentrados en los dientes para conseguir un color que solía ser demasiado blanco. "Este método, que se llevaba a cabo en el dentista, daba resultados poco duraderos e iba acompañado de efectos secundarios en los dientes y en las encías (en particular una hipersensibilidad) que ha llevado a los profesionales a revisar su enfoque, reconoce el Dr. Raux.

Actualmente, el tratamiento de la discromía se hace con productos menos concentrados, pero que se aplican durante más tiempo mediante férulas, bien en la consulta del dentista, bien en el domicilio del paciente. El dentista empieza por tratar los dientes superiores (hay que calcular unas 10 sesiones aproximadamente), antes de empezar con los dientes inferiores (hay que calcular unas 5 sesiones aproximadamente).

Ver nuestro artículo completo sobre el blanquemiento dental.

Dientes manchados: la técnica de erosión-infiltración

Esta técnica ha literalmente revolucionado el tratamiento de esas manchas blancas tan feas que aparecen a veces en la superficie de los dientes. Vinculadas a una malformación del esmalte, hasta ahora se solían tratar mediante un fresado del diente y colocando una prótesis (carilla dental). Al resultar demasiado dañino, este método se remplazó por una técnica mucho más conservadora: el cirujano dentista aplica una solución ácida que disuelve el esmalte demasiado blanco e impregna el diente con una resina cuyas propiedades ópticas son similares a las del esmalte sano.

Dientes rotos o con caries: materiales biomiméticos

Las resinas compuestas que se utilizan para restaurar un diente roto o con caries ahora ya reproducen perfectamente los colores de las diferentes capas del diente: marfil para el diente y traslúcido para el esmalte que la cubre. Los pegamentos que se utilizan para restaurar un diente roto también han mejorado mucho y pueden soportar fuertes presiones.

Para las fracturas más importantes, que han llevado a perder un trozo de diente y de corona, por ejemplo, las resinas no son suficientes. El cirujano dentista debe fabricar una especie de prótesis de cerámica que pega al diente para compensar la pérdida, lo que tiene como efecto reforzar el diente. Hablamos de Inlay, de Onlay o de Overlay para los dientes posteriores y de facetas o carillas para los dientes anteriores. Las carillas también se pueden utilizar para disimular coloraciones recalcitrantes o cerrar triángulos negros entre los dientes, sin debilitarlos. Con respecto a las coronas, "reducen la mutilación de los tejidos de 3 a 4 veces", asegura el Dr. Raux.

Sin embargo, las coronas pueden resultar imprescindibles. Pero en este caso también, las nuevas cerámicas, más resistentes que antes y traslúcidas, y los pegamentos invisibles utilizados para unir el diente y la corona ofrecen resultados muy estéticos, "que cuidan perfectamente la naturaleza del diente", afirma el cirujano dentista.

Y gracias al apogeo digital, ya es posible pedirle al cirujano dentista ver el resultado antes de hacer el tratamiento.

A. Pelletier

Fuentes:

  • Conferencia de prensa de la Asociación Dental Francesa, organizada el 8 de junio de 2017 en presencia del Dr. Frédéric Raux, cirujano dentista en París.

Otros contenidos del dosier: Salud dental

Comentarios

Artículos destacados

¿Quién puede acceder al historial clínico?
¿Quién puede acceder al historial clínico?

La gestión de los datos médicos supone, al mismo tiempo, un desafío y una poderosa herramienta en la sanidad actual. La...

Consultas médicas online: ¿es posible?
¿Miedo a ir al médico?
Cómo aceptar el dolor crónico
¿Qué es la TRH?
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test