¿Se puede estar “rellenito” y tener buena salud?

La idea de que una persona pueda tener sobrepeso y al mismo tiempo estar sana es controvertida, tanto desde el punto de vista científico como por el mensaje que envía. Si bien algunos especialistas creen que se debe poner más énfasis en conseguir que la población se mantenga activa y haga ejercicio, en lugar de obsesionarse con perder peso, la realidad es que son dos caras de una misma moneda.

¿Cómo saber si se está gordo/a?

Antes de responder a la pregunta es necesario acotar términos demasiado vagos o generales. En términos médicos no se habla de “gordura”, sino de sobrepeso y obesidad. Para definir estos conceptos se utilizan varias clasificaciones; una de las más extendidas es el Índice de Masa Corporal (IMC), que se calcula dividiendo los kilogramos de peso por el cuadrado de la estatura. En base a esto un peso normal estaría entre un 18,5 y 25 en el IMC, mientras que a partir de 25 se hablaría de sobrepeso y por encima de 30 de obesidad. Conviene señalar que este índice no toma en consideración cómo se distribuye el peso de la persona (grasa, músculo y masa osea), así que puede ser engañoso en caso de individuos con mucha masa muscular.

Otra posibilidad es medir el contorno de la cintura, por encima del ombligo. En el caso de las mujeres no debe estar por encima de 88 centímetros. Los hombres deben tener una cintura de menos de 102 centímetros e, idealmente, por debajo de 94. Una tercera opción es la medida del porcentaje de grasa corporal. Los médicos recomiendan que en las mujeres no supere el 35%, mientras que los hombres se deben situar por debajo del 25%. Aunque sea más exacto que el IMC, este sistema también tiene limitaciones, ya que no se toma en consideración cómo se distribuye. La grasa que se acumula en el vientre, alrededor de los órganos, puede ser muy perjudicial, mientras que la grasa en las caderas, los glúteos u otros lugares, es mucho menos peligrosa. 

La obesidad saludable no existe

Los estudios señalan que un IMC alto es un factor de riesgo en la aparición de enfermedades cardíacas, incluso en personas que no tienen ningún otro trastorno metabólico, como colesterol alto, hipertensión arterial o incapacidad para controlar los niveles de azúcar en sangre. Esta situación es especialmente grave en el caso de pacientes con obesidad que, incluso estando metabólicamente sanos, tienen un riesgo un 28% más alto de desarrollar un problema de corazón y casi el doble de sufrir un fallo cardíaco, en comparación con individuos de peso normal. La obesidad y el sobrepeso son en sí mismos un riesgo para la salud. 

Ahora bien, eso no significa que estar más delgado sea siempre sinónimo de estar sano. De hecho, los mismos estudios sugieren que problemas metabólicos como los citados pesan aún más que la grasa corporal como factores de riesgo para desarrollar una enfermedad cardíaca. Personas con un peso normal pero que presentan trastornos metabólicos tienen el doble de probabilidades de padecer una enfermedad de corazón que personas con sobrepeso. Algunos estudios afirman que individuos delgados pero con una vida sedentaria tienen un riesgo aún mayor de mortalidad, independientemente de su peso. En este sentido, estar en forma es más importante que estar delgado.

El ejercicio siempre ayuda

Lo que sí se puede afirmar es que el deporte y la actividad siempre son beneficiosos para la salud, incluso cuando no ayudan a perder peso. La actividad física tiene un efecto protector sobre la mayoría de indicadores de salud, tanto en personas con un peso adecuado como en aquellos que están por encima de los parámetros ideales. Partiendo de la base de que el exceso de grasa nunca es bueno, las personas con sobrepeso u obesidad que se mantienen activas y hacen algún tipo de ejercicio tienden a tener tasas de morbilidad y mortalidad más bajas. En ocasiones, menores que personas con un peso normal que llevan una vida demasiado sedentaria.

En cualquier caso, no se trata de elegir entre hacer ejercicio o comer bien; ambos son necesarios para estar más sano.

Fuentes:

  • ‘Autoevaluación: Cómo puedo saber si tengo sobrepeso u obesidad’, Consejería de Salud de la Comunidad de Madrid.
  • ‘Metabolically Healthy Obese and Incident Cardiovascular Disease Events Among 3.5 Million Men and Women’, Journal of the American College of Cardiology.
  • ‘Separate and combined associations of obesity and metabolic health with coronary heart disease: a pan-European case-cohort analysis’, European Heart Journal.
  • ‘Exercise and diet, independent of weight loss, improve cardiometabolic risk profile in overweight and obese individuals’, The Physician and Sportsmedicine – Journals
  • ‘Does the fat-but-fit paradigm hold true for all-cause mortality when considering the duration of overweight/obesity? Analyzing the WATCH (Weight, Activity and Time Contributes to Health) Paradigm’, Preventive Medicine.
  • ‘Application of the “Fat-but-Fit” paradigm in predicting 10-yr risk for an atherosclerotic cardiovascular disease (ASCVD) event using the pooled cohort risk equations among US adults’, International Journal of cardiology.
  • The "fit but fat" concept revisited: population-based estimates using NHANES. International Journal of Behavioral Nutrition and Physical Activity.
  • ‘Obesity paradoxes’, Journal of Sports Sciences.

Otros contenidos del dosier: Salud física

Comentarios

Artículos destacados

¿Quién puede acceder al historial clínico?
¿Quién puede acceder al historial clínico?

La gestión de los datos médicos supone, al mismo tiempo, un desafío y una poderosa herramienta en la sanidad actual. La...

Consultas médicas online: ¿es posible?
¿Miedo a ir al médico?
Cómo aceptar el dolor crónico
¿Qué es la TRH?
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test