Los efectos de la droga en la vida sexual

El efecto de las drogas legales

Tabaco y alcohol son sustancias socialmente aceptadas que podemos consumir alegremente a diario sin pensar que efectivamente estamos utilizando una droga, legal, pero sin duda una droga. Al igual que cualquier otra tienen un alto riesgo de adicción y, en exceso, pueden causar daños en nuestra salud.

ALCOHOL

En el caso del alcohol, muchas personas se sienten más desinhibidos al consumirlo y creen que les ayuda a ligar, también las personas que sufren problemas sexuales debido a la ansiedad como dificultades para conseguir una erección notan que les va mejor cuando están bajo los efectos del alcohol. Lo cierto es que a partir de 0,5 gramos de alcohol también dificulta el sistema nervioso autónomo, responsable precisamente de la erección y podría inhibir esta respuesta por completo.

En las mujeres, el alcohol dificulta la respuesta orgásmica, a partir de dos copas el clímax puede ser más difícil de alcanzar y la sensación menos intensa.

El consumo continuo y excesivo de alcohol puede provocar un deterioro neurológico, endocrino y circulatorio que afectaría de forma grave a la respuesta sexual.

TABACO

Por su parte el tabacotiene efectos nocivos sobre la circulación sanguínea cuyo buen funcionamiento es imprescindible para una correcta respuesta sexual. Entre otras cosas se vería afectado el proceso de excitación femenino, disminuyendo la lubricación lo que haría de la penetración una experiencia molesta o incluso dolorosa. También influye en la excitación masculina, dificultando la erección.

Efectos de otras drogas sobre la respuesta sexual

CANNABIS

Se obtiene de la planta del cáñamo de la que provienen la marihuana y el hachís. Es la tercera droga más consumida en el mundo. El cannabis o la marihuana tienen efectos depresores, de relajación y bienestar y en algunas personas se materializa en desinhibición y facilidad en las relaciones sociales. Como el alcohol puede ayudar a enfrentarse a problemas sexuales provocados por la ansiedad. También puede aumentar la capacidad de fantasear y provocar una distorsión del tiempo, esto parece mejorar la calidad del orgasmo, sobre todo en las mujeres.

El consumo esporádico no tiene efectos negativos sobre la sexualidad, pero un uso más continuado tiene por supuesto un lado negativo: su uso continuo provoca falta de deseo sexual y baja  lubricación vaginal en las mujeres, además de problemas de control de la eyaculación en los hombres. Y a nivel reproductivo, alterar la función ovárica y seminal.

COCAÍNA

La cocaína es muchas veces citada como un estimulante sexual pero la realidad es que puede provocar graves trastornos en la erección, dificultando la consecución de la misma o la pérdida (priapismo) además provoca disminución del deseo sexual.

En películas se ha podido ver como se utiliza la cocaína en pequeñas zonas como el clítoris o el glande para potenciar la sensibilidad, esto es falso ya que precisamente la cocaína es un fuerte anestésico local.

Al ser un estimulante del sistema nervioso y crear esa sensación de euforia, la percepción de las sensaciones puede ser más intensa, también en las relaciones sexuales. El peligro está en que después de esa euforia aparece la depresión y el uso continuado de la cocaína acaba deteriorando el sistema nervioso central lo que dificulta gravemente la función sexual provocando sobre todo disfunción eréctil en hombres.

Por su parte, el crack (macerado de hojas de coca con queroseno) tiene aún mayores efectos negativos sobre el orgasmo y la erección.

HEROÍNA

La heroína es la droga que más efectos negativos produce sobre la función sexual. En el hombre provoca disminución de la función sexual, disfunción eréctil y eyaculación retardada. En la mujer sobre todo afecta al deseo sexual. Pero además la heroína tiene un fuerte efecto sobre la salud física y mental, aumentan las infecciones y las enfermedades y también empeora la calidad nutricional, todo esto acaba afectando a la respuesta sexual de forma grave y en muchos casos irreversible.

ÉXTASIS (MDMA)

Es una droga sintética psicoactiva que puede alterar los receptores dopaminergicos implicados en el aprendizaje e incluso desencadenar un efecto degenerativo parecido al del Parkinson. Afecta poderosamente a la memoria. A nivel psicológico, además, provoca estados depresivos debido al déficit de serotonina que produce su consumo. A nivel sexual, los consumidores aseguran que mejora el deseo y la satisfacción pero los efectos para la erección no son tan positivos, produciendo disfunción eréctil a un 40% de los consumidores. El orgasmo también se ve afectado, retrasándose, pero por lo visto es más intenso.

ÉXTASIS LÍQUIDO (GHB)

Es una droga depresora del sistema nervioso central que actúa sobre los receptores GABA, los mismos implicados en enfermedades como el Parkinson, el Alzheimer y la epilepsia. A nivel sexual se puede notar cierta desinhibición que favorece el contacto sexual. Sus efectos sobre el sistema nervioso deberían afectar negativamente a la respuesta sexual, pero no hay datos objetivos sobre ello.

ANFETAMINAS

Es un potente estimulante del sistema nervioso y se ha utilizado tradicionalmente para mejorar el rendimiento físico e intelectual, también provoca gran euforia y esto puede dar la percepción de que el orgasmo es más intenso. En principio no actúa directamente sobre la respuesta sexual, pero al proporcionar bienestar pueden aumentar el deseo y la sensación al principio de su consumo. Dosis elevadas retardan o anulan por completo el orgasmo y el uso continuo provoca pérdida de erección aun con alta excitación.

LSD

El conocido como “ácido” tiene efectos principalmente alucinogénos y en la mayoría de las ocasiones frena la respuesta sexual. Es cierto que puede aumentar las sensaciones, pero parece que llega a ser incluso desagradable así que no podría decirse que es una ventaja. En estudios con ratas se ha demostrado que inhibe su conducta sexual y parece que esto también ocurre con los consumidores humanos.

MESCALINA

Se obtiene a partir del peyote y en pequeñas dosis proporciona una gran euforia que lleva a mayor inhibición, así que podría aumentar el impulso sexual e invitar a la persona a prácticas que sin drogas no llevaría a cabo. No hay estudios al respecto, pero los usuarios aseguran que las sensaciones son mucho más intensas mientras se consume mescalina.

Actualizado en febrero de 2017

Otros contenidos del dosier: Salud y sexualidad

Comentarios

Artículos destacados

¿Quién puede acceder al historial clínico?
¿Quién puede acceder al historial clínico?

La gestión de los datos médicos supone, al mismo tiempo, un desafío y una poderosa herramienta en la sanidad actual. La...

Consultas médicas online: ¿es posible?
¿Miedo a ir al médico?
Cómo aceptar el dolor crónico
¿Qué es la TRH?
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test