Examen de fondo de ojo: lo que debes saber

¿Para qué sirve el examen de fondo de ojo?

El fondo de ojo es un examen muy útil para detectar las enfermedades del ojo, así como para realizar el seguimiento de enfermedades tales como la diabetes o la hipertensión arterial. El oftalmólogo comprueba, en particular, si padeces degeneración macular asociada a la edad (DMAE, responsable de más del 50 % de las pérdidas de visión que se producen en el mundo desarrollado) o glaucoma (enfermedad degenerativa del nervio óptico que afecta a más de un millón de españoles mayores de 40 años).

En el caso de las personas miopes, en las que la parte periférica de la retina puede presentar un adelgazamiento o estar debilitada, el médico se asegura de que no hay riesgo de desprendimiento de la retina.

Examen de fondo de ojo: tres técnicas diferentes

Realizado en cada visita rutinaria, el examen simple de fondo de ojo es rápido e indoloro. Puede realizarse mediante tres técnicas diferentes:

  • La primera técnica consiste en proyectar una luz a través de la pupila con ayuda de un oftalmoscopio. 
  • La segunda técnica, que tampoco entra en contacto directo con el ojo, consiste en observar la retina con ayuda de una lente convexa.

Ambas técnicas se realizan en unos pocos minutos.

  • La tercera técnica se utiliza cuando el especialista necesita tener una visión completa (central y periférica) del fondo de ojo. La prueba es un poco más larga (dura unos 30 minutos) y la pupila se dilata con un colirio. Cerca de 20 minutos después de la aplicación del colirio, el médico utiliza una lente con tres espejos colocada directamente en el ojo para examinar la retina. "El examen con dilatación de la pupila puede resultar un poco desagradable, pero la utilización de un colirio anestésico local alivia las molestias", explica el Prof. Gilles Renard, director científico de la Sociedad Francesa de Oftalmología.

A consecuencia de la dilatación de la pupila, la visión será un poco borrosa entre las dos y cuatro horas posteriores a la realización de la prueba. Por lo tanto, no podrás conducir ni volver al trabajo de inmediato porque la luz te resultará molesta y experimentarás dificultades para leer. Así pues, intenta ir acompañado/a cuando vayas a realizarte la prueba y resérvate un momento de descanso después de la visita.

Frecuencia y contraindicaciones del examen de fondo de ojo

Si no presentas ningún problema particular, es recomendable visitar al oftalmólogo cada 5 años entre los 15 y los 40 años, cada 2 años entre los 45 y los 65 años, y una vez al año pasados los 65. En caso de problemas de retina conocidos, el examen de fondo de ojo debe efectuarse una vez al año, y cada dos años en caso de problemas de visión (miopía, hipermetropía...).

Cabe notar que el examen de fondo de ojo puede efectuarse a cualquier edad, desde la primera infancia hasta una edad avanzada, sin que haya contraindicaciones particulares al respecto.

D. Bourdet

Fuente: Entrevista con el Prof. Gilles Renard, Director científico de la Sociedad Francesa de Oftalmología.

Otros contenidos del dosier: Ver bien

Comentarios

Artículos destacados

¿Quién puede acceder al historial clínico?
¿Quién puede acceder al historial clínico?

La gestión de los datos médicos supone, al mismo tiempo, un desafío y una poderosa herramienta en la sanidad actual. La...

Consultas médicas online: ¿es posible?
¿Miedo a ir al médico?
Cómo aceptar el dolor crónico
¿Qué es la TRH?
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test