Contracturas musculares: síntomas y tratamientos

Definición y causas de las contracturas musculares

Este término define la contracción muscular involuntaria de un número de fibras musculares de un músculo o grupo de músculos. Se diferencia del calambre por ser de mayor duración. A menudo dolorosa,  generalmente no se asocia con una lesión de las fibras musculares. ¿Cuáles son los músculos principales afectados? Muslos, pantorrillas, glúteos, cuello y canales vertebrales.

La contractura puede resultar de una contracción refleja que tiene como objetivo proteger el músculo como resultado de una elongación significativa. Un segundo origen posible es la fatiga muscular debido a trastornos en las moléculas a nivel celular tales como el calcio, el potasio o el magnesio. La contractura también puede ser debido a un mecanismo de defensa, generada por tortícolis, un esguince o lumbago...

Los síntomas de las contracturas musculares

El dolor se siente por primera vez después del ejercicio, durante los momentos de descanso. Si se continúa con el esfuerzo, el músculo se tensa cada vez más. El dolor se siente durante y después del ejercicio.
El dolor es muy localizado. En la palpación se nota una zona dura. El músculo está dolorido en la parte de la contractura durante el estiramiento pasivo y durante la contracción contra resistencia. La contractura puede ser diagnosticada por un examen clínico. Un ultrasonido es inútil ya que no revelará ninguna anormalidad.

El tratamiento de las contracturas musculares

En primer lugar, el músculo afectado debe descansar. Es posible colocar una compresa caliente envuelta en un paño sobre la zona dolorida o una almohadilla térmica caliente durante 20 a 30 minutos. El masaje puede aliviar, con o sin ungüentos y después de unos días, la fisioterapia con un tratamiento de estiramientos progresivos. A veces se prescriben relajantes musculares y analgésicos. La contractura puede durar de cinco a 10 días.

¿Cómo prevenir las contracturas musculares?

La prevención comienza por el entrenamiento. Es esencial calentar adecuadamente antes de una actividad. Llevar una dieta adecuada,  hidratarse, hacer un calentamiento adecuado y un esfuerzo muscular adaptado son las reglas básicas para prevenir las contracturas que aunque no son graves, resultan molestas y dolorosas.

A-S Glover- Bondeau

Otros contenidos del dosier: Dolores musculoesqueléticos

Comentarios

Artículos destacados

¿Quién puede acceder al historial clínico?
¿Quién puede acceder al historial clínico?

La gestión de los datos médicos supone, al mismo tiempo, un desafío y una poderosa herramienta en la sanidad actual. La...

Consultas médicas online: ¿es posible?
¿Miedo a ir al médico?
Cómo aceptar el dolor crónico
¿Qué es la TRH?
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test