Elongaciones: microdesgarros de las fibras musculares

Definición y causas de la elongación

La elongación muscular es una lesión que  consiste en microdesgarros de las fibras musculares que se produce  por solicitarlas al límite de sus posibilidades de estiramiento. Este estiramiento anormal de las fibras musculares produce una reacción inflamatoria, pero no rotura de las fibras, a diferencia de la distención. Los músculos más afectados en los atletas son el muslo y la pantorrilla.

Los síntomas de la elongación

El signo principal de la elongación es un dolor muscular brutal pero moderado en la pierna en el 95 % de los casos, durante la actividad física o, más raramente, inmediatamente después. El dolor tiende a disminuir durante el descanso para reaparecer con el ejercicio. No hay hematoma visible. El músculo no se hincha, se siente más o menos duro y duele al tocarlo. El dolor se produce en la contracción muscular, al estirarlo y al palparlo. El médico verificará si no hay distensión o una lesión asociada como un esguince o una tendinitis. Si es necesario se le realizará una ecografía para asegurarse de que no hay un hematoma intramuscular.

Tratamiento de la elongación

Debe aplicarse hielo sobre la parte dolorosa a brevedad. Se requiere una consulta médica. El descanso es esencial, con una duración de al menos 10 o 15 días. Si la elongación es en la pierna, hay que mantenerla estirada y elevar ligeramente la cama (del lado de los pies). La fisioterapia es el tratamiento de base así como la aplicación de hielo 30 minutos en la mañana y en la noche durante tres días. Y También se pueden usar aerosoles refrigerantes y contención mediante bandas elásticas. Se pueden prescribir medicamentos antiinflamatorios locales y analgésicos y relajantes musculares. Masajes suaves pueden completar el tratamiento pasados unos días.
Posibles complicaciones: rotura parcial del músculo (distensiones, desgarros) y sangrado local.

¿Cómo evitar las elongaciones?

La elongación es una advertencia y una señal de que se han cometido errores en el ejercicio físico. Un calentamiento bien realizado permite  evitar las elongaciones, al igual que un entrenamiento regular, un esfuerzo gradual y el uso del equipo apropiado. Beber agua antes, durante y después del ejercicio y no practicar deportes cuando se está cansado también forman parte de las reglas básicas para proteger los músculos. No hay que olvidar adaptar el deporte a la edad. Tanto para  evitar una elongación como cualquier otra lesión muscular.

A-S. Glover- Bondeau

Otros contenidos del dosier: Dolores musculoesqueléticos

Comentarios

Artículos destacados

¿Quién puede acceder al historial clínico?
¿Quién puede acceder al historial clínico?

La gestión de los datos médicos supone, al mismo tiempo, un desafío y una poderosa herramienta en la sanidad actual. La...

Consultas médicas online: ¿es posible?
¿Miedo a ir al médico?
Cómo aceptar el dolor crónico
¿Qué es la TRH?
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test