Tumores benignos

Los tumores benignos de la piel tienen algunos caracteres comunes. Generalmente, son lesiones delimitadas y redondeadas, que pueden hacerse bastante voluminosas, pero no producen ganglios ni metástasis a distancia. Estos tumores se desarrollan a partir de múltiples estructuras de la epidermis, la dermis y la hipodermis. También pueden manifestarse en formas variadas.
Es muy frecuente en el niño y se debe a un virus del grupo de los poxvirus. Es un pequeño tumor hemisférico, de color carne y algo consistente. En el centro, presenta un orificio deprimido. Afecta a cualquier parte del organismo, preferentemente: los pliegues de las axilas, ingles y nalgas, la cara interna de los brazos, los muslos y el tronco. Estos tumores aparecen, a menudo, agrupados, ya que son muy contagiosos.
Para eliminarlos, se raspan con un instrumento en forma de cucharilla, lo que produce una pequeña herida que cura en pocos días. También puede aplicarse nitrógeno líquido. El tratamiento siempre resulta un poco doloroso.

Verrugas seborreicas

Se observan, sobre todo, en las zonas donde la secreción de sebo (seborrea) es importante, de donde deriva su nombre. Indican el envejecimiento progresivo de la epidermis.
Las verrugas seborreicas tienen un tamaño variable (de algunos milímetros a varios centímetros), son redondeadas u ovaladas, y están bien delimitadas. El color varía del gris claro al negro. La superficie es lisa, aterciopelada, sembrada por pequeños orificios foliculares dilatados.
Aparecen, sobre todo, en los ancianos. Suelen localizarse en la espalda, el pecho y, en ciertos casos, en la cara.
No es preciso extirparlas, ya que siempre son benignas. Por motivos estéticos, pueden eliminarse con la aplicación de nitrógeno líquido, por electrocoagulación o con láser, cuando son muy gruesas.
Cuando se sospecha la presencia de un melanoma, es indispensable obtener una muestra para efectuar un análisis que confirme el diagnóstico.

Fibromas

Los fibromas de la piel son muy frecuentes, sobre todo en la mujer. Se desarrollan a partir de las células de la dermis que secretan el colágeno y las fibras elásticas (fibroblastos).
Los fibromas son pequeñas lesiones redondeadas, consistentes a la palpación y de color pardusco. Son totalmente indoloras y están situadas, sobre todo, en las extremidades inferiores.
Los fibromas de la piel no suelen requerir ningún tratamiento. Por otro lado, si se extirpan, las cicatrices operatorias suelen ser bastante antiestéticas.

Lipomas

La proliferación de células grasas (adipocitos) es el origen de la formación de lipomas en la hipodermis. Estas lesiones no guardan ninguna relación con la concentración de grasa en la sangre, al contrario que los xantomas, tumores benignos amarillentos que pueden revelar un exceso de colesterol o de triglicéridos. Los lipomas pueden ser muy numerosos y corresponden a un conjunto de enfermedades poco frecuentes, agrupadas bajo el nombre de lipomatosis.
Estos tumores benignos tienen una consistencia blanda y no están bien delimitados.
Son indoloros y se localizan en la espalda, el abdomen y las extremidades. Los lipomas sólo precisan control cuando son pequeños. Se extirpan quirúrgicamente o mediante lipoaspiración, cuando su tamaño es considerable. Esta última técnica tiene la ventaja de dejar una cicatriz mucho más pequeña. Sin embargo, presenta un inconveniente y es que las recidivas parecen ser más frecuentes.

Verrugas víricas

Las verrugas víricas también pueden considerarse auténticos tumores benignos. Se trata de excrecencias muy dolorosas a la presión, que aparecen en cualquier zona de la piel, aunque son más frecuentes en las manos y en los pies, sobre todo entre los dedos y en las palmas y las plantas. Son debidas a la infección por un virus y requieren un tratamiento local agresivo (por ejemplo, extirpación), sobre todo cuando crecen agrupadas y son recurrentes o de gran tamaño (especialmente si aparecen en las manos, los pies o la cara).

Nuevos tratamientos

Actualmente, muchos de los tumores benignos que precisan extirpación pueden tratarse con técnicas menos agresivas, como la crioterapia (terapia con frío), el láser y nuevos productos abrasivos locales.
La electrocoagulación también se emplea para evitar la cirugía y suele dejar cicatrices mínimas.
La mayor parte de estos tratamientos se efectúa simplemente con anestesia local, generalmente aplicando una pomada anestésica antes de proceder a la extirpación. En el caso de la crioterapia no es necesaria la anestesia, ya que el procedimiento es
indoloro y sólo persiste una leve molestia durante unos días hasta la cicatrización completa.

Quiste mucoide

El quiste mucoide es una pequeña lesión, frecuente, que afecta al extremo de los dedos. Se presenta como una sobreelevación translúcida de forma hemisférica, situada generalmente en el dorso de la articulación, entre la 2ª y la 3ª falange. Cuando se abre el quiste con una aguja gruesa, fluye un líquido incoloro, filante y viscoso. Este quiste es el resultado de una reacción particular de la membrana sinovial que lubrifica la articulación, asociada –en ciertos casos– a un reumatismo en el cuadro de los quistes sinoviales. También puede tratarse de una reacción de la piel ante la penetración de un cuerpo extraño, por ejemplo, una espina de un rosal. El tratamiento es únicamente quirúrgico. Las recidivas pueden ser frecuentes.

Quistes dermoides y quistes sebáceos

Los quistes dermoides (lupias) son sobreelevaciones hemisféricas bien delimitadas, muy móviles y de tamaño variable. Son frecuentes en el cuero cabelludo. Los quistes sebáceos tienen las mismas características que los dermoides, pero se localizan, especialmente, en el dorso del pecho, aunque también pueden aparecer en los brazos y detrás de las orejas. Suelen presentar un pequeño orificio dilatado: si se aprietan sobre su parte profunda, aparece un líquido pastoso de olor desagradable.
Estos tumores benignos se extirpan quirúrgicamente, sobre todo cuando no son demasiado grandes y no se han complicado con brotes inflamatorios, que pueden ocasionar un verdadero absceso.
.

Otros contenidos del dosier: Enfermedades de la piel

Comentarios

Artículos destacados

¿Quién puede acceder al historial clínico?
¿Quién puede acceder al historial clínico?

La gestión de los datos médicos supone, al mismo tiempo, un desafío y una poderosa herramienta en la sanidad actual. La...

Consultas médicas online: ¿es posible?
¿Miedo a ir al médico?
Cómo aceptar el dolor crónico
¿Qué es la TRH?
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test