Cáncer de hígado

El hígado es una glándula voluminosa que garantiza múltiples funciones de fabricación y de transformación de diferentes sustancias. No se puede vivir sin hígado.
Cuando en este órgano se desarrolla un cáncer, es decir, cuando las células que lo constituyen proliferan de manera incontrolada, el pronóstico es con frecuencia malo, en particular si el tumor está demasiado extendido para que se pueda practicar su escisión quirúrgica. El cáncer de hígado recibe la calificación de primitivo cuando se desarrolla, desde el comienzo, en este órgano (en contrapartida al cáncer secundario que procede de otro órgano).

Tipos

El cáncer primitivo de hígado se desarrolla ya sea a partir de las células hepáticas (hepatocarcinoma), de las células de los conductos biliares que transportan la bilis secretada por el hígado (colangiocarcinoma) o de los vasos que irrigan el hígado (angiosarcoma). Es poco frecuente en Europa y en América y mucho más frecuente en África y en Asia.
Hepatocarcinoma. En el 20% de los casos, aparece en personas que no padecen ninguna enfermedad hepática. En los demás casos, los pacientes ya están aquejados de una hepatopatía en el momento en que se diagnostica el cáncer: una cirrosis (afección crónica irreversible en la cual las células hepáticas son sustituidas progresivamente por
tejido fibroso) o una inflamación crónica del hígado (hepatitis crónica), debida a la infección por un virus (virus de la hepatitis B, C o D). En Europa, la cirrosis asociada a la intoxicación alcohólica es la causa principal de este tipo de tumor. En los países tropicales, es más frecuente que el origen de este cáncer sea la infección por los virus de la hepatitis B o C, o también, en algunos casos, la contaminación de los alimentos (sobre todo por una toxina llamada aflatoxina).
Colangiocarcinoma. Es mucho menos frecuente. Se diagnostica sobre todo en el sudeste asiático. Su causa es la infección por ciertos parásitos.
Angiosarcoma. Es el más raro de los tumores primitivos del hígado. En ocasiones, es debido a intoxicaciones crónicas (por ej., por arsénico).

Síntomas

El hígado de una persona que padece un tumor primitivo de este órgano tiene un volumen anormalmente grande, circunstancia que se puede descubrir durante una simple palpación abdominal. El paciente presenta febrícula (fiebre parecida a la que provocaría una infección crónica). Presenta dolores moderados, localizados en la parte superior del abdomen. Con frecuencia, este dolor es el primer signo de la enfermedad.
El cáncer hepático también se puede manifestar por la agravación de una cirrosis; por otro lado, a menudo se descubre durante un control sistemático de esta enfermedad.
El cáncer primitivo de hígado tiene un riesgo importante de diseminación a distancia (metástasis), sobre todo a los pulmones y a los huesos.

Tratamiento

Consiste en practicar, cuando esto es posible, la escisión del tumor (hepatectomía parcial). Excepcionalmente, se puede plantear un trasplante hepático. En las formas en que no está indicado el tratamiento quirúrgico, se procede a la aplicación de quimioterapia general o local (inyección del producto directamente en el tumor mediante un catéter introducido en la arteria hepática) o a la destrucción del tumor con el uso de diferentes técnicas: embolización arterial (oclusión de las arterias que irrigan el tumor), alcoholización (inyección local de alcohol) o hipertermia (destrucción del tejido tumoral por el calor).

Prevención

La prevención se basa en la lucha contra el alcoholismo. Otras medidas profilácticas son la vacuna contra el virus de la hepatitis B (no existe vacuna contra las hepatitis C y D) y el tratamiento con medicamentos antivíricos de los pacientes con hepatitis crónica. Como el contagio de la hepatitis se produce por vía sexual o sanguínea, es
importante tomar precauciones (por ej., uso de preservativo). La búsqueda de una hepatitis en los donantes de sangre en una práctica sistemática.

Hepatitis y cáncer de hígado

En muchos casos, la aparición del cáncer primitivo de hígado está favorecida por una enfermedad hepática preexistente. Las hepatitis crónicas B, C y, más raramente, D, son las afecciones principales que pueden dar lugar al desarrollo de este cáncer, tanto en los países económicamente subdesarrollados como en los países desarrollados.
Un 5-10% aproximadamente de los portadores crónicos del virus de la hepatitis B o de la hepatitis C presentarán, en ocasiones después de un plazo de muchos años, un cáncer de hígado.

Cáncer de hígado secundario

Es el más frecuente de los cánceres de hígado en los países de clima templado. En la mayoría de los casos, constituye la localización secundaria de un cáncer del aparato digestivo (colon, estómago, páncreas, vías biliares) o, en la mujer, de un cáncer del aparato genital (útero, ovarios) o de mama. Cada vez con mayor frecuencia, el cáncer de hígado secundario se descubre en el momento del diagnóstico del cáncer original.
Puede cursar con alteración del estado general o con ictericia. El hígado puede ser o no doloroso. El tratamiento es quirúrgico (escisión del tumor) cuando esto es posible.
En caso contrario (formas difusas que afectan a todo el hígado), se utiliza la quimioterapia general o local.

Cáncer de la vesícula biliar

La vesícula biliar es un pequeño saco situado debajo del hígado, cuya función es servir de reservorio de la bilis entre las comidas. El cáncer de la vesícula biliar, que afecta principalmente a personas de edad avanzada, cursa con ictericia, náuseas y vómitos, adelgazamiento y dolor en la zona superior derecha del abdomen. El tratamiento se basa en la extirpación de la vesícula biliar. El pronóstico es excelente cuando el tumor es de tamaño pequeño y el diagnóstico es precoz, pero es mucho más reservado en caso contrario.

Otros contenidos del dosier: Enfermedades digestivas y renales

Comentarios

Artículos destacados

¿Quién puede acceder al historial clínico?
¿Quién puede acceder al historial clínico?

La gestión de los datos médicos supone, al mismo tiempo, un desafío y una poderosa herramienta en la sanidad actual. La...

Consultas médicas online: ¿es posible?
¿Miedo a ir al médico?
Cómo aceptar el dolor crónico
¿Qué es la TRH?
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test