Insuficiencia Renal

La insuficiencia renal aguda se manifiesta por un cese brusco del filtrado de los residuos presentes en la sangre y de la producción de orina, funciones desempeñadas normalmente por los riñones. En la mayoría de los casos, se debe a enfermedades graves, pero, a diferencia de la insuficiencia renal crónica, suele ser reversible.
Después de un tratamiento adecuado, los riñones recuperan su función normal.
Si es preciso, durante algunos días, puede sustituirse la función renal deteriorada mediante una técnica llamada diálisis.
La insuficiencia renal crónica es el resultado de alteraciones que afectan a las unidades de filtración de los riñones (nefronas).
Cuando la insuficiencia renal está muy avanzada, el paciente debe someterse a diálisis o, si es posible, a un trasplante de riñón.

Tipos

Según los mecanismos causales, se distinguen tres tipos:
Insuficiencia renal aguda funcional. Se debe a una disminución brusca e importante de la circulación sanguínea, con descenso de la presión arterial. Este descenso da lugar a una disminución del flujo sanguíneo que llega al riñón. Se produce en caso de una pérdida grave de sangre (hemorragia aguda) o de líquidos (deshidratación, diarrea persistente o vómitos copiosos), o debido a un trastorno en la función de bomba del corazón.
Insuficiencia renal aguda orgánica. Se debe a una alteración de los túbulos (estructuras que forman, junto con los glomérulos, las unidades de filtración de los riñones, o nefronas) o del tejido de sostén de las nefronas. Puede tener varias causas (por ejemplo, algunas intoxicaciones, especialmente por medicamentos).
Insuficiencia renal aguda mecánica. Se debe a la presencia de un obstáculo (cálculo o tumor) en las vías urinarias (pelvis renal, uréter, vejiga o uretra), lo que impide la emisión de orina.

Síntomas

La insuficiencia renal aguda se manifiesta, cualquiera que sea su causa, por medio de diversos síntomas característicos:
Cese de la emisión de orina (anuria). Es el primer signo de insuficiencia renal aguda y el más significativo. En algunos casos, el volumen de la orina disminuye mínimamente o permanece normal: las unidades de filtración del riñón son incapaces de depurar la sangre, pero dejan pasar el agua, por lo que la orina tiene una composición alterada.
Otros síntomas. Son variados y derivan de la acumulación de residuos en la sangre y de su toxicidad. El paciente suele presentar síntomas digestivos, acumulación de líquido en los tejidos (edemas), fatiga intensa y adelgazamiento. En determinados casos, puede llegar a caer en estado de coma.
Los síntomas de la insuficiencia renal crónica dependen de su gravedad. Si es moderada, suele haber pocos signos y se descubre por casualidad. Si está avanzada, puede dar lugar a diferentes trastornos: disminución de los glóbulos rojos en la sangre (anemia), hipertensión arterial, fatiga y complicaciones óseas, que se caracterizan por desmineralización del hueso y, en el niño, por retraso del crecimiento.
También pueden observarse trastornos nerviosos y cardíacos, como insuficiencia cardíaca y trastornos del ritmo del corazón.

Diagnóstico

Debe efectuarse un análisis de laboratorio de una muestra de sangre. Este análisis pone en evidencia la existencia de una concentración elevada de creatinina, sustancia eliminada por los riñones en la orina.
El cálculo de los centímetros cúbicos de sangre que el riñón limpia de esta sustancia en un minuto se denomina filtrado glomerular y sirve para medir el grado de insuficiencia renal y decidir si se realiza o no una depuración artificial de la sangre (diálisis). Las cifras del filtrado glomerular también permiten controlar la evolución de la enfermedad.

Tratamiento

Depende del tipo:
Insuficiencia renal aguda funcional. Desaparece al tratar la causa: por ejemplo, transfusión de sangre en caso de hemorragia o perfusión intravenosa de suero en caso de deshidratación.
Insuficiencia renal aguda orgánica. Se cura espontáneamente en 2 o 3 semanas. Durante este período, el paciente debe someterse a diálisis.
Insuficiencia renal aguda mecánica. Desaparece después de la eliminación del obstáculo. En algunos casos, es preciso someter al paciente a diálisis durante unos días.
Insuficiencia renal crónica. Comprende varias medidas, que dependen de la evolución de la enfermedad y del estado general del paciente. La dieta debe ser pobre en proteínas, sal y potasio. Se emplean medicamentos para controlar los trastornos derivados de la insuficiencia renal: por ejemplo, para disminuir la presión arterial.
La diálisis se emplea cuando el riñón funciona muy poco. Puede realizarse un trasplante de riñón cuando la alteración es muy grave y cuando el paciente es joven y requiere diálisis durante toda la vida.

Diálisis renal

Es una técnica que permite sustituir temporalmente (insuficiencia renal aguda) o definitivamente (insuficiencia renal crónica) la función de los riñones, cuando éstos son incapaces de asegurar el filtrado de la sangre. Existen dos métodos de diálisis. La hemodiálisis consiste en tomar la sangre de una vena y hacerla pasar por una máquina (riñón artificial), donde se filtra a través de una membrana artificial, antes de volver a ser inyectada en la circulación. La diálisis peritoneal consiste en utilizar la membrana que tapiza el interior del abdomen (peritoneo) como filtro: se inyecta en la cavidad peritoneal un líquido que atrae las sustancias tóxicas de la sangre y se evacua al cabo de algunas horas.

Otros contenidos del dosier: Enfermedades genito-urinarias

Comentarios

Artículos destacados

¿Quién puede acceder al historial clínico?
¿Quién puede acceder al historial clínico?

La gestión de los datos médicos supone, al mismo tiempo, un desafío y una poderosa herramienta en la sanidad actual. La...

Consultas médicas online: ¿es posible?
¿Miedo a ir al médico?
Cómo aceptar el dolor crónico
¿Qué es la TRH?
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test