Listeriosis

La contaminación tiene lugar, generalmente, durante el consumo de alimentos que contienen la bacteria responsable de la enfermedad.
Entre estos alimentos están la leche cruda, queso elaborado con esta leche, carne cruda o mal cocinada, verduras crudas o embutidos. La mujer puede transmitir el bacilo al feto durante el embarazo (por medio de la placenta) o en el momento del parto.

Síntomas

En el adulto, la listeriosis se manifiesta como una gripe, con fiebre y dolores difusos. Suele pasar inadvertida. Sin embargo, puede adoptar una forma más grave y transformarse en meningitis o en una infección generalizada.
El feto puede ser contaminado por la madre durante el segundo o el tercer trimestre de la gestación. El niño corre el riesgo de morir antes de nacer o de ser prematuro y estar afectado por la enfermedad: septicemia (infección generalizada en la sangre) asociada a meningitis, lesión del hígado o neumonía.

Tratamiento y prevención

La listeriosis se trata con la asociación de dos antibióticos durante un período de 3 semanas.
Para evitar contraer la infección durante el embarazo, hay que tomar algunas precauciones alimentarias, como: evitar consumir las verduras crudas o poco cocinadas, preferir los embutidos envasados a los que se venden cortados al momento, volver a cocer los alimentos conservados en el refrigerador, no consumir la envoltura o la parte exterior de los quesos de pasta blanda, hervir la leche cruda o pasteurizada antes de consumirla y no fiarse de los productos artesanales.
Por otro lado, es aconsejable lavarse las manos después de haber manipulado los alimentos crudos y limpiar y desinfectar regularmente el refrigerador.

Diagnóstico

En el adulto y el recién nacido, el diagnóstico se basa en la identificación del bacilo en la sangre o en el líquido cefalorraquídeo que baña el sistema nervioso central (después de una punción lumbar). En la mujer embarazada, el examen de la placenta después del parto muestra pequeños abscesos amarillentos, en los cuales se encuentra el bacilo. Este hallazgo constituye un elemento importante para diagnosticar la enfermedad en el recién nacido, además de una clínica inespecífica de infección generalizada.
También puede buscarse el germen durante el embarazo tomando muestras vaginales. En caso de fiebre sin otros síntomas en una mujer embarazada, se aconseja tomar sistemáticamente estas muestras.

Otros contenidos del dosier: Enfermedades infecciosas

Comentarios

Artículos destacados

¿Quién puede acceder al historial clínico?
¿Quién puede acceder al historial clínico?

La gestión de los datos médicos supone, al mismo tiempo, un desafío y una poderosa herramienta en la sanidad actual. La...

Consultas médicas online: ¿es posible?
¿Miedo a ir al médico?
Cómo aceptar el dolor crónico
¿Qué es la TRH?
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test