Artrosis

Causas

En la mayoría de los casos, la artrosis aparece hacia los 60 años de edad y es tres veces más frecuente en las mujeres.
Aunque en sentido estricto no sea una consecuencia del envejecimiento, la artrosis suele aparecer cuando el cartílago que recubre las superficies óseas de las articulaciones ya ha perdido sus cualidades originales de flexibilidad, elasticidad y deslizamiento.
Sin embargo, la artrosis puede tener una presentación más precoz, como resultado de un traumatismo que haya destruido el cartílago. También puede ser fruto de una sobrecarga excesiva de las articulaciones, sometidas a gestos repetidos y a esfuerzos muy intensos.

Síntomas

La artrosis produce dolor y rigidez. Estas molestias, sin embargo, desaparecen durante el sueño. Al despertarse, suele ser necesario un tiempo de «desentumecimiento» de las articulaciones. La artrosis evoluciona siempre en brotes, durante los cuales el dolor es más intenso. Estos brotes corresponden a fases de destrucción del cartílago, que se adelgaza varios milímetros. La articulación está rígida e hinchada debido a la secreción excesiva del líquido lubrificante de su interior (derrame sinovial).

Principales tipos

Cervicartrosis. Por lo general, afecta a la parte inferior de las vértebras cervicales, pero sólo suele ocasionar una molestia ligera.
El cuello aparece rígido, lo que es más evidente en un lado que en el otro; finalmente, disminuye la movilidad del cuello. El dolor también puede afectar al hombro y al brazo, y puede aparecer hormigueo en la mano. Estos síntomas se deben a la compresión de una raíz nerviosa por las lesiones producidas por la artrosis.
Lumbartrosis. Afecta a las articulaciones de la zona lumbar de la columna vertebral. Es característica en personas mayores de 50 años y en las que ejercen una actividad profesional que requiere el transporte de cargas pesadas, hacer esfuerzos o estar sentado durante mucho tiempo. Se manifiesta de forma aguda (como lumbago) o crónica. El dolor puede aliviarse mediante reposo en posición horizontal.
Coxartrosis. Afecta a la articulación de la cadera y puede evolucionar de forma lenta (80% de los casos)
o muy rápida, con dolores en la zona de la ingle y en la cara anterior del muslo y de la rodilla, lo que da lugar a una cojera temporal.

Tratamiento

Durante las crisis, es preciso tener la articulación en reposo. Se aconseja llevar un collar cervical en caso de cervicartrosis grave o un corsé de soporte lumbar en caso de lumbartrosis.
Los analgésicos, los antiinflamatorios y las infiltraciones de corticoides pueden aliviar el dolor, pero no impiden la destrucción del cartílago. Cuando la crisis se ha superado, si el espesor del cartílago es suficiente, la articulación recupera su funcionamiento normal.
No existe un tratamiento preventivo de la artrosis. Sin embargo, pueden limitarse los factores que desencadenan las crisis evitando sobrecargar las articulaciones afectadas.
El entrenamiento de la musculatura puede evitar, en parte, la aparición de artrosis y compensar el mal estado de las articulaciones. En ocasiones, se aconseja seguir una dieta de adelgazamiento para disminuir el peso excesivo que soportan las articulaciones. El termalismo, la utilización de elementos naturales como el agua, el lodo y el calor, permiten aliviar los síntomas.
Cuando el cartílago está completamente destruido, puede sustituirse la articulación con ayuda de una prótesis.

Prevención

Se trata de una enfermedad degenerativa, muy ligada al envejecimiento, por lo que su prevención es difícil. No obstante, es recomendable evitar los traumatismos repetidos sobre las articulaciones (p. ej., durante la actividad laboral o deportiva) o mantener posiciones forzadas durante un tiempo prolongado.

Artrosis de las manos

La artrosis de las manos afecta, sobre todo, a las mujeres (80% de los casos) y tiene lugar después de la menopausia. Se caracteriza por dolores intensos, que aparecen al mover los dedos, y rigidez de las articulaciones.
En los casos avanzados, las articulaciones de las falanges pueden deformarse y conferir a los dedos un aspecto nudoso. Con excepción de los baños de lodo caliente, que en algunas ocasiones resultan eficaces, no existe un tratamiento específico para esta enfermedad.

Gonartrosis

La gonartrosis (artrosis de la articulación de la rodilla) es la causa más frecuente de dolor en la rodilla en personas mayores de 45 años. Según la zona de cartílago afectada, el dolor aparece delante, dentro o detrás de la rodilla, pero no se extiende. No es recomendable estar mucho tiempo de pie, caminar ni subir y bajar escaleras. Se aconseja guardar reposo.
La artrosis es una degeneración de los cartílagos que aparece, generalmente, después de los 60 años y afecta sobre todo a las mujeres. Las articulaciones de las caderas, las rodillas y las vértebras cervicales y lumbares son las más afectadas, ya que están sometidas a tensiones mecánicas intensas. Sin embargo, la enfermedad puede afectar a todas las articulaciones. Los síntomas son: dolores, hinchazón, chasquidos y rigidez de la articulación dañada.
No existe ningún tratamiento preventivo, pero se dispone de medicamentos para aliviar el dolor (antiinflamatorios y analgésicos).
En los casos más graves, es posible reemplazar la articulación dañada por una prótesis. Como medida de prevención, es muy importante que las personas obesas adelgacen.
La práctica de un deporte, particularmente la natación, ayuda a fortalecer los músculos, a mantener la movilidad de la articulación y a atenuar el dolor.

Otros contenidos del dosier: Enfermedades musculares y esqueléticas

Comentarios

Artículos destacados

¿Quién puede acceder al historial clínico?
¿Quién puede acceder al historial clínico?

La gestión de los datos médicos supone, al mismo tiempo, un desafío y una poderosa herramienta en la sanidad actual. La...

Consultas médicas online: ¿es posible?
¿Miedo a ir al médico?
Cómo aceptar el dolor crónico
¿Qué es la TRH?
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test