Prótesis de cadera

La cadera es una articulación de mucha movilidad y de gran uso, que garantiza el movimiento de la extremidad inferior.
Cuando una afección provoca un mal funcionamiento de la cadera, el mejor tratamiento consiste en reemplazar la articulación destruida por una prótesis.

Afecciones de la cadera

Un gran número de afecciones puede requerir la colocación de una prótesis de cadera.
Fractura del cuello del fémur. La mayoría de las veces está provocada por un choque violento. Pero, en una persona de edad avanzada, el cuello del fémur es tan frágil que la fractura puede ser consecuencia de un choque mínimo e incluso, en ocasiones, simplemente de un paso en falso al caminar.
La gravedad de esta fractura en una persona anciana depende de la inmovilización (encamamiento) a la que se asocia inevitablemente. En efecto, la inmovilización precipita el deterioro físico y psíquico, favorece la aparición de escaras y aumenta el riesgo de accidente pulmonar, de infección urinaria y de obstrucción brusca de un vaso sanguíneo (trombosis o flebitis).
El tratamiento de las fracturas del cuello del fémur es siempre quirúrgico. Algunas fracturas (fracturas cervicotrocantéreas) se solucionan mediante la colocación de un clavo o de un tornillo que se introducen en el cuello del fémur.
En otro tipo de fracturas, como las fracturas cervicales, el tratamiento se basa
esencialmente en la colocación de una prótesis, especialmente en las personas de edad avanzada.
Coxartrosis. Es una forma bastante frecuente de artrosis de la cadera. Se distingue entre coxartrosis primitiva, sin causa conocida, y coxartrosis secundaria, que aparece después de afecciones de la cadera (luxaciones). Otras causas intervienen con menos frecuencia: las malformaciones adquiridas de la cadera, traumatismos como la fractura del cuello del fémur, etc.
La coxartrosis aparece, en promedio, hacia los 60 años de edad y afecta igual a hombres y a mujeres. La obesidad es un factor favorecedor. Se acompaña de disminución de la movilidad de la articulación, que origina, a largo plazo, fatiga al caminar o cojera. El tratamiento de la coxartrosis secundaria es quirúrgico. En caso de fracaso, se puede colocar una prótesis total de cadera.
Coxitis inflamatorias. Son afecciones inflamatorias que aparecen en ocasiones en la artritis reumatoide, enfermedad provocada por el sistema inmunitario del paciente.
Con frecuencia, requieren la colocación de una prótesis total de cadera.

Prótesis

Se distinguen las prótesis denominadas cefálicas, que sustituyen únicamente la cabeza del fémur lesionado, y las prótesis llamadas totales, que reemplazan las dos partes de la articulación, la cavidad cotiloidea y la cabeza del fémur.
Las prótesis parciales se utilizan para fracturas del cuello del fémur.
En cambio, en las otras afecciones de la cadera, especialmente la coxartrosis, se prefiere en gran medida la prótesis total. Está constituida por un tallo metálico terminado en una esfera y una cúpula semiesférica.
Materiales constitutivos de la prótesis. Deben ser compatibles con el medio biológico, que es particularmente corrosivo, y tolerados por el sistema inmunitario del paciente.
Se distinguen: - los materiales de sostén, que garantizan la fijación de la prótesis. El acero se utiliza todavía mucho, pero se deforma bastante rápidamente cuando se somete a un esfuerzo intenso. El cromo-cobalto presenta el inconveniente de ser bastante rígido y difícil de fabricar. El titanio se utiliza cada vez más, porque es muy resistente, bien tolerado por el organismo y presenta la ventaja de ser ligero; - los materiales de frotamiento, que se localizan en la articulación propiamente dicha.
Se pueden asociar varios tipos: metal-polietileno, cerámica-polietileno o cerámicacerámica.
Fijación de la prótesis en el hueso. Se efectúa con la ayuda de un cemento acrílico, que se utiliza en poca cantidad y permite rellenar los espacios entre el hueso y la prótesis.
El empleo de este material presenta, no obstante, algunos inconvenientes: tiende a ser frágil, a alterarse con el tiempo y a provocar reacciones de defensa del organismo. Por todos estos motivos, se han elaborado nuevas prótesis que se colocan directamente sobre el hueso, sin aplicación de cemento. El principio de este tipo de prótesis es estimular el crecimiento del hueso de la cadera, gracias a las irregularidades de su superficie.
Desgaste de la prótesis. Las prótesis tienen un problema importante de desgaste, que puede aparecer después de 10 años de su colocación. Por ello, su aplicación en personas jóvenes suscita reticencias en los médicos y sólo se practica en los casos
graves. En cambio, se proponen fácilmente a las personas de edad avanzada con una afección de cadera.
Materiales del futuro. El perfeccionamiento de nuevos materiales en el sector de las prótesis es muy importante porque podría aportar soluciones a los problemas asociados con las prótesis actuales: desgaste, intolerancia, etc. Se están ensayando diversos tipos de materiales: materiales biodegradables, hidroxiapatitas, materiales compuestos (carbono-carbono, carbono-epoxi), zirconios, etc.

La cadera normal

La cadera une la pierna a la pelvis. Está constituida por el extremo superior del fémur (hueso del muslo), que se articula en la pelvis (hueso ilíaco) con la cavidad cotiloidea y forma la articulación llamada coxofemoral.
El extremo superior del fémur comprende la cabeza, el cuello y los trocánteres. Las superficies de los huesos que forman la articulación se mantienen en contacto por medio de una cápsula articular reforzada por ligamentos.

Desarrollo de la operación

Se practica una incisión en la cadera afectada. Los ligamentos y los músculos se separan o se seccionan para dejar a la vista la totalidad de la articulación. Se quita la cabeza del fémur, con frecuencia erosionada o destrozada. El cirujano ahonda la cavidad que recibe normalmente la cabeza del fémur. Se coloca la cúpula artificial y, eventualmente, se cementa. A continuación, se implanta el tallo femoral y se inserta el extremo esférico en la cúpula articular. Los dos elementos han de encajar perfectamente, para que más tarde no se separen.
(Figura) Prótesis total de cadera. La prótesis bilateral (visible en blanco) sustituye a las dos partes de la articulación de la cadera.

Otros contenidos del dosier: Enfermedades musculares y esqueléticas

Comentarios

Artículos destacados

¿Quién puede acceder al historial clínico?
¿Quién puede acceder al historial clínico?

La gestión de los datos médicos supone, al mismo tiempo, un desafío y una poderosa herramienta en la sanidad actual. La...

Consultas médicas online: ¿es posible?
¿Miedo a ir al médico?
Cómo aceptar el dolor crónico
¿Qué es la TRH?
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test