Túnel carpiano

El túnel carpiano es una zona estrecha situada en la muñeca. Está formado, por delante, por el ligamento anular y, por detrás, por los huesos del carpo. Es un lugar de paso entre el antebrazo y la mano, principalmente para el nervio mediano. En el síndrome del túnel carpiano, el nervio mediano, cuya función es a la vez motora y sensitiva, está comprimido a su paso por dicha estructura, lo que provoca hormigueo, entumecimiento y dolor en los dedos. El tratamiento es, en un primer momento, médico y posteriormente quirúrgico si no ha habido éxito.

Causas

En la mayoría de los casos, este síndrome no tiene una causa aparente, pero diferentes factores sugieren un origen hormonal. A menudo es bilateral y afecta sobre todo a mujeres alrededor de la menopausia; en menor medida, aparece durante el tercer trimestre del embarazo (y desaparece después del parto).
Por otro lado, el síndrome puede estar provocado por un estrechamiento del túnel carpiano, de origen diverso. Entre las causas posibles, se pueden mencionar los traumatismos de la muñeca, recientes o antiguos, que han provocado fractura del extremo inferior del radio, o un reumatismo inflamatorio (en especial, la artritis reumatoide) que se puede manifestar inicialmente por este síndrome. Otras causas son menos frecuentes: infección de la vaina de los tendones flexores, enfermedad debida a la presencia de microcristales (gota, condrocalcinosis), hipotiroidismo, quiste sinovial, anomalía anatómica.
Por último, el síndrome del túnel carpiano es relativamente frecuente en personas sometidas a hemodiálisis, a consecuencia de la infiltración de los tejidos por una sustancia conocida como amiloide.

Síntomas

El hormigueo y el adormecimiento (acroparestesia) afectan a los cuatro primeros dedos de la mano y se pueden acompañar de dolor del tipo quemazón. Toda la mano puede estar entumecida y el dolor puede irradiar al antebrazo o a todo el brazo. El hormigueo que, en ocasiones, se alivia con movimientos de sacudida, aparece sobre todo por la noche (impide el sueño) y al despertar por la mañana. Es frecuente que por la mañana se note insensibilidad e hinchazón de los dedos. Estas manifestaciones se repiten a veces durante el día, especialmente durante ciertas actividades: coser o hacer media, limpiar legumbres, planchar, conducir, sostener algún objeto, libro o paquete, etc.
En ocasiones, la disminución de la sensibilidad de los dedos, que comienza generalmente en las puntas, aumenta e impide coser, abrocharse un vestido, etc. A veces, también se aprecia disminución de la fuerza muscular del pulgar, que puede experimentar atrofia.
Todos estos signos evolucionan en meses o años, con fases alternas de mejora y de empeoramiento.

Diagnóstico y exploración

El médico explora la o las manos para descubrir la presencia de signos compatibles con la afección: hormigueo que aumenta al percutir en la cara anterior de la muñeca (por donde pasa el nervio mediano), disminución de la sensibilidad de los dedos o de la fuerza del pulgar. Generalmente, no se necesita ningún examen complementario para establecer el diagnóstico. No obstante, antes de una intervención quirúrgica, es habitual practicar un electromiograma que pondrá de manifiesto la reducción de la velocidad de conducción del nervio mediano a su paso por la muñeca.

Tratamiento

El tratamiento consiste en inmovilizar la muñeca por la noche, durante tres o cuatro semanas. Se practica, además, una inyección de corticoides en la muñeca, que con frecuencia tiene un efecto favorable. Estas medidas sencillas se pueden repetir dos o tres veces al año. Si las recidivas son demasiado frecuentes o si existen signos de déficit neurológico, se planea una intervención quirúrgica. La descompresión quirúrgica del nervio mediano consiste en seccionar el ligamento anular del carpo para ensanchar el túnel carpiano y, de este modo, descomprimir el nervio mediano. Esta
operación se puede hacer al estilo clásico o mediante endoscopia, lo que favorece una recuperación rápida y sólo deja pequeñas cicatrices.

Una enfermedad profesional

En algunos casos, el síndrome del túnel carpiano es el resultado de microtraumatismos o de movimientos repetitivos durante la actividad profesional: la extensión de la muñeca, las posturas de apoyo o de presión sobre el talón de la mano pueden, a la larga, generar este tipo de molestias. Las personas más afectadas son las que manipulan objetos en una cadena industrial (industria agroalimentaria, acondicionamiento de elementos de pequeño tamaño, ajuste de accesorios de automóvil), así como las que trabajan con ordenador. En algunos países de la Unión Europea, el síndrome del túnel carpiano está reconocido como enfermedad profesional, con indemnización en el marco de los trastornos musculoesqueléticos.

¿Es necesario operar?

La intervención quirúrgica sólo se plantea, salvo excepción, como tratamiento de segunda línea, cuando las primeras medidas (muñequera o sujeción nocturna, inyecciones locales de corticoides) han resultado ineficaces. Aparte de esta cuestión de orden terapéutico, la descompresión quirúrgica plantea un problema de fondo: cuando el síndrome del túnel carpiano es debido a una actividad profesional que se reemprenderá después de un período de convalecencia, existe un riesgo de recidiva que complica el tratamiento.
Los movimientos repetidos de la muñeca podrían favorecer la aparición del síndrome del canal carpiano.
Una enfermedad profesional. El manejo repetido de objetos de pequeño tamaño podría ser el origen de microtraumatismos de la muñeca.

Otros contenidos del dosier: Enfermedades musculares y esqueléticas

Comentarios

Artículos destacados

¿Quién puede acceder al historial clínico?
¿Quién puede acceder al historial clínico?

La gestión de los datos médicos supone, al mismo tiempo, un desafío y una poderosa herramienta en la sanidad actual. La...

Consultas médicas online: ¿es posible?
¿Miedo a ir al médico?
Cómo aceptar el dolor crónico
¿Qué es la TRH?
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test