Glaucoma

El ojo normal contiene un líquido, el humor acuoso, cuya función es regular la presión en el interior del globo ocular (presión intraocular o presión ocular), nutrir las diferentes estructuras del ojo y eliminar los productos de desecho. Este humor acuoso circula entre el iris y el cristalino, pasa a través de la pupila hasta la parte situada entre la córnea y el cristalino (cámara anterior del ojo), y después se evacua por el ángulo entre el iris y la córnea. En caso de glaucoma, la presión en el ojo aumenta anormalmente, debido a una acumulación del humor acuoso. Esta enfermedad puede aparecer sin una causa particular (glaucoma primitivo) o puede derivar de otras enfermedades (glaucoma secundario). El glaucoma requiere un tratamiento urgente.

Glaucoma primitivo de ángulo ancho

Esta forma de glaucoma, también llamada de ángulo abierto o glaucoma crónico, es la más frecuente.
Afecta del 1 al 4 % de la población, suele tener un carácter familiar y aparece, generalmente, después de los 45 años.
Signos. Afecta a los dos ojos y se caracteriza, al principio, por una simple elevación de la presión ocular, lo que no produce ningún síntoma. Después da lugar a una alteración del campo visual más o menos importante, aunque irreversible, y a modificaciones del nervio óptico que pueden llevar a la ceguera.
Diagnóstico. Se confirma mediante la presión ocular y por medio del examen directo del ángulo entre el iris y la córnea, la exploración de la pupila y del campo visual.
Tratamiento. Consiste en disminuir la presión ocular con colirios y, en algunos casos, en mejorar la circulación sanguínea de la retina y de la pupila con la ayuda de medicamentos que dilatan los vasos.
Si este tratamiento es insuficiente, puede restablecerse la circulación del humor acuoso mediante cirugía o láser.

Glaucoma primitivo de ángulo estrecho

Se llama también glaucoma de ángulo cerrado o glaucoma por cierre del ángulo. Afecta a las personas que tienen un ángulo entre el iris y la córnea particularmente estrecho: la evacuación del humor acuoso puede verse dificultada cuando la pupila está muy dilatada (durante intervenciones quirúrgicas o exploraciones oftalmológicas, o a causa de la ingestión de medicamentos).
Signos. Este glaucoma suele afectar a un solo ojo. Se manifiesta por dolor intenso, tanto en el ojo como
en la órbita, y por una disminución de la visión.
Diagnóstico. El ojo aparece rojo y duro, la córnea es turbia y la pupila está dilatada. La evolución puede llevar rápidamente a la pérdida de la visión del ojo.
Tratamiento. Consiste en hacer disminuir lo más rápidamente posible la presión ocular, con la ayuda de medicamentos y colirios.
Después se practica un orificio en el iris, para permitir la circulación del humor acuoso en el ojo. Esta intervención puede efectuarse con láser o quirúrgicamente. Si el tratamiento se realiza con urgencia, no quedan secuelas.

Glaucoma congénito

Esta forma de glaucoma, debida a una anomalía acaecida durante el desarrollo del feto, afecta al ángulo entre el iris y la córnea, e impide la evacuación del humor acuoso. Generalmente, afecta a los dos ojos y se manifiesta desde el nacimiento: el niño lagrimea; le molesta la luz; la córnea es grande y, a veces, turbia. Esta enfermedad puede diagnosticarse desde los primeros meses de vida. El tratamiento debe ser precoz y requiere intervención quirúrgica.

Glaucoma secundario

Aparece después de una enfermedad ocular (inflamación o traumatismo) o general (por ejemplo, diabetes), o tras la ingestión de algunos medicamentos. El tratamiento es el mismo que en el caso del glaucoma primitivo de ángulo ancho.

Cirugía o láser

Existen diversas opciones terapéuticas para eliminar el glaucoma.
La aplicación del láser ha permitido solucionar esta patología en muchas ocasiones, que en el pasado abocaban irremisiblemente a la pérdida visual definitiva. Una de las técnicas más empleadas es la trabeculotomía, que permite el drenaje del humor acuoso acumulado en el interior del ojo.
Sin embargo, en ciertos casos, es preciso recurrir a la cirugía, por ejemplo: para extirpar las estructuras del drenaje normal del ojo (trabeculectomía) o en diversas intervenciones muy complejas, para ayudar a la salida del humor acuoso.

Para entenderlo mejor

Algunos términos que hay que conocer:
Adrenérgico, betabloqueador. Sustancias que actúan haciendo disminuir la secreción del humor acuoso, responsable de la presión intraocular.
Miótico. Sustancia capaz de provocar la contracción de la pupila del ojo.
Presión ocular. Presión que existe en el interior del globo ocular; depende de la secreción y de la eliminación del humor acuoso.

Iridectomía e iridotomía

Estas intervenciones se practican para permitir que el humor acuoso circule por el ojo. La iridectomía, extirpación quirúrgica de un fragmento del iris, se efectúa mediante una incisión practicada en la periferia de la córnea, por la cual se tira del iris con una pinza. Después de haber cortado la parte deseada, se vuelve a poner en su sitio. En algunos casos, se practica un simple orificio en el iris con láser: es la iridotomía, que no precisa hospitalización ni anestesia, mientras que la iridectomía se realiza con anestesia y requiere una hospitalización de alrededor de 48 horas.

Otros contenidos del dosier: Enfermedades sensoriales

Comentarios

Artículos destacados

¿Quién puede acceder al historial clínico?
¿Quién puede acceder al historial clínico?

La gestión de los datos médicos supone, al mismo tiempo, un desafío y una poderosa herramienta en la sanidad actual. La...

Consultas médicas online: ¿es posible?
¿Miedo a ir al médico?
Cómo aceptar el dolor crónico
¿Qué es la TRH?
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test