El acné en pieles jóvenes

El acné es una enfermedad no infecciosa que comienza en la pubertad. Se identifica, evidentemente, por la aparición de granos (y de puntos negros) pero también por la piel, que queda más grasa. Pero, ¿qué es?

Para los adolescentes, el inicio de la pubertad se suele marcar con las primeras erupciones cutáneas. Las hormonas son el origen de estas imperfecciones cutáneas que aparecen en la zona T del rostro (frente, nariz y mentón), pero también en la espalda y el escote. Normalmente, la función del sebo presente en las glándulas sebáceas es impedir que la piel se seque. Pero en la adolescencia, la producción de sebo se embala, su concentración aumenta en el folículo piloso (en la raíz del vello) y la piel se convierte más grasa.  Resultado: el folículo se obstruye y el exceso de sebo se derrama sobre la superficie de la epidermis, lo que la deja grasa y brillante.

Con el exceso de sebo donde nace el vello, los poros se obstruyen y en ese instante aparecen los tan temidos puntos negros o microquistes.

¿Cuáles son las causas del acné?

Son cuatro los factores que favorecen la aparición de acné:

  • La producción excesiva de sebo que hace que la piel quede brillante y con brillos. También se denomina como hiperseborrea.
  • Los poros de la piel se obstruyen y el sebo queda encerrado y aparecen los comedones (puntos negros); se trata de la hiperkeratosis.
  • La proliferación de bacterias (proponiobacteirum acnes), en el interior de los folículos pilosos provoca una inflamación en la superficie de la piel y aparecen los granos rojos.

Al contrario de lo que muchos piensan, no seguir una correcta alimentación no es el origen de la aparición de acné. Tanto el chocolate y como productos de charcutería se pueden consumir con normalidad, siempre y cuando se lleve una alimentación variada y equilibrada.

Los distintos tipos de granos de acné

Las pieles acnéicas presentan distintos tipos de lesiones de diversa gravedad.

  • Puntos negros o comedones: son pequeños "atascos" que se forman en los orificios de los folículos pilosos y son de color negro debido a la oxidación del sebo.
  • Los microquistes son pequeños granos blancos sobre la piel, generalmente en las mejillas o el mentón. Suele evolucionar hasta convertirse en comedones donde se inflaman y se convierten en granos rojos.
  • Las pápulas, granos rojos, son lesiones inflamatorias en ocasiones dolorosas. Éstas pueden reabsorberse o bien, transformarse en pústulas.
  • Las pústulas son idénticas a las pápulas pero éstas contienen un líquido purulento amarillo. Se suelen denominar como granos blancos y son consecuencia de la sobreinfección de lesiones.
  • Los nódulos son una de las características más graves del acné. Son lesiones inflamatorias rojas, profundas y dolorosas.

El lado positivo del acné es que es una enfermedad que desaparece en la mayoría de los casos espontáneamente con la edad. Una vez superados los 20 años, en el caso de los chicos, y 22, en el caso de las chicas, el acné se convierte un simple mal recuerdo.

J. Xavier

Otros contenidos del dosier: Acné

Comentarios

Artículos destacados

¿Quién puede acceder al historial clínico?
¿Quién puede acceder al historial clínico?

La gestión de los datos médicos supone, al mismo tiempo, un desafío y una poderosa herramienta en la sanidad actual. La...

Consultas médicas online: ¿es posible?
¿Miedo a ir al médico?
Cómo aceptar el dolor crónico
¿Qué es la TRH?
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test