Puntos negros: consejos para combatirlos

El acné se origina en los folículos pilosos, es decir, en las raíces del pelo. Estos folículos albergan las glándulas sebáceas, responsables de secretar el sebo que lubrica la piel e impide que se seque.

Los tres enemigos de la piel

La aparición de un grano en el folículo responde a la conjunción de tres factores:

  • Obstrucción del folículo (por una razón aún desconocida)
  • Exceso de secreción sebácea en el folículo
  • Proliferación de bacterias en el folículo

Como es lógico, los tratamientos antiacné actúan combatiendo directa o indirectamente una o varias de estas causas. Según la gravedad del acné, los diferentes activos se administran por vía tópica u oral.

Hay otros motivos, no relacionados con la adolescencia, por los cuales puede desencadenarse un brote de acné, a saber, el contacto repetido con sustancias comedogénicas  o con aceites minerales.

Algunas reglas de higiene suelen bastar…

En muchas ocasiones basta con lavarse bien la cara –con sustancias limpiadoras sin jabón o geles específicos– para reducir los síntomas y evitar tratamientos más largos y molestos.

No se ha demostrado que la alimentación influya en la aparición del acné, aun así, se recomienda comer sano.

… pero ensañarse con los granos ¡no sirve de nada!

No se recomienda utilizar jabones que resequen la piel, ya que estimulan la secreción de sebo (lo que, precisamente, se quiere evitar). Del mismo modo, el uso prolongado de cremas o lociones antibióticas o con alcohol puede desequilibrar la flora cutánea e irritar la piel. Este fenómeno favorecerá la aparición de nuevas lesiones.

Lo que tampoco se recomienda, evidentemente, es reventarse los granos. Hacerlo atrae gérmenes que favorecen las infecciones y las cicatrices.

Desafortunadamente, el acné no afecta a todo el mundo por igual y hay quienes sufren infecciones muy graves. Para estos casos existen tratamientos eficaces pero que requieren de compromiso y paciencia, ya que duran un mínimo de tres meses.

Los principales consejos de base

Consejos de base

¿Por qué?

No utilices jabones de tocador que resequen la piel

Estimulan la secreción de sebo y favorecen la aparición o el empeoramiento del acné.

Evita limpiarte la cara con agresividad o excesiva frecuencia

Un lavado diario con un gel limpiador específico es más que suficiente.

Evita aplicar antisépticos con demasiada frecuencia

Un desequilibrio de la flora bacteriana favorece la proliferación de bacterias patógenas. Además, un contacto frecuente con estos productos puede provocar eccema.

Evita tocarte los granos

Hacerlo puede provocar una infección bacteriana. Un grano reventado dejará un agujero en forma de cicatriz.

Ojo con el maquillaje

Algunos favorecen la aparición de granos y puntos negros.

No sigas el tratamiento que le hayan recetado a un amigo

Cada tipo de acné requiere de un tratamiento específico y este puede entrañar riesgos.

Evita el sol

Su efecto antiinflamatorio es ilusorio y los granos vuelven a aparecer tras la exposición. Hay muchos tratamientos antiacné que provocan fotosensibilidad y que por tanto no son compatibles con la exposición solar.

No utilices Racután durante el embarazo

Este medicamento es teratogénico, es decir, puede provocar anomalías o deformaciones en el feto. Su administración requiere de un método anticonceptivo eficaz.

F. Resplandy

Otros contenidos del dosier: Acné

Comentarios

Artículos destacados

¿Quién puede acceder al historial clínico?
¿Quién puede acceder al historial clínico?

La gestión de los datos médicos supone, al mismo tiempo, un desafío y una poderosa herramienta en la sanidad actual. La...

Consultas médicas online: ¿es posible?
¿Miedo a ir al médico?
Cómo aceptar el dolor crónico
¿Qué es la TRH?
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test