Factores de riesgo del cáncer de mama

Por ello, los factores de riesgo sólo sirven para identificar grupos de población femenina donde es más probable que se desarrolle esta enfermedad y, por tanto, a los cuales se deberán aplicar las medidas de diagnóstico precoz o enfermedad en estadios iniciales, ya que no es posible la prevención primaria antes de que se desarrolle la enfermedad.
Los factores de riesgo actualmente identificados son los que se explican en los siguientes apartados.

Factores endocrinos

Menarquia precoz (antes de los 12 años) y menopausia tardía (después de los 55 años); es decir, una edad fértil prolongada que, en teoría, expone a la mama a cambios hormonales durante más años.
Primer embarazo tardío, después de los 35 años.
Enfermedad fibroquística de la mama, el desarrollo de la cual también está relacionado con alteraciones en el nivel de estrógenos.
Tratamiento hormonal sustitutivo con estrógenos tras la menopausia.
Cifras de estrógenos y prolactina elevados.
Cáncer de mama previo.

Factores ambientales

Dieta alta en grasas, hipercolesterolemia.
Antecedente de exposición a radiaciones en la mama.
Abuso de la ingesta de alcohol.
Obesidad tras la menopausia.

Factores hereditarios

Cáncer de mama en familiares de primer grado, sobre todo si fue antes de la menopausia.

Historia natural del cáncer de mama

Las células de los lobulillos y de los conductillos mamarios sufren frecuentes cambios respondiendo a los estímulos hormonales cíclicos de la mujer. Que estos cambios vuelvan a la normalidad, permanezcan latentes o progresen a cáncer depende de la capacidad de regeneración de la paciente, la cual está influenciada por los factores hormonales, ambientales y hereditarios ya enumerados.
Actualmente se acepta que la enfermedad se inicia de forma multicéntrica (en varios lugares de la mama, más o menos simultáneamente) y que al poco tiempo de empezar a duplicarse tiene ya capacidad para diseminarse, mucho antes de que sea detectable.
Por ello, en la actualidad se considera que en el momento del diagnóstico puede haber habido ya diseminación.
Este concepto de enfermedad diseminada desde el principio ha hecho que la cirugía de la mama sea más conservadora –cada vez se realizan más tumorectomías (extirpaciones del tumor) y menos mastectomías totales (extirpaciones de pecho)– y, en cambio, se añada tratamiento sistémico con quimioterapia a mujeres premenopáusicas y antiestrógenos a pacientes menopáusicas.
El crecimiento tumoral dentro de la mama puede provocar una progresiva infiltración y retracción de los tejidos vecinos que, de llegar a la piel, se manifiesta como piel «de naranja» y retracción del pezón. Los ganglios más afectados son los axilares y, menos frecuentemente, los supraclaviculares. Las metástasis más frecuentes se localizan en huesos, pulmones, hígado y pleura.

Otros contenidos del dosier: Cáncer de mama

Comentarios

Artículos destacados

Convivir con un familiar cercano con síndrome de Down
Convivir con un familiar cercano con síndrome de Down

Consejos efectivos para convivir con un familiar cercano con síndrome de Down. Siguiendo estas recomendaciones lograrás...

Vivimos más, pero no mejor
La endometriosis en 6 preguntas
El sexo durante el tratamiento de cáncer
Cómo saber si tu hijo tiene síndrome de Asperger
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test