Consejos de alimentación para pacientes con cáncer

Es muy importante alimentarse bien durante toda esta lucha y por ello, Alix Mottard-Goerens, dietista en el Centro oncológico Léon Bérard de Lyon, y Grégory Cuilleron, cocinero de Lyon, han escrito un libro que reúne trucos y consejos muy prácticos para aplicar en el día a día con el objetivo de ayudar a que el paciente coma bien.  

¿Qué comer en caso de sequedad bucal?

Los tratamientos oncológicos como la quimioterapia o la radioterapia pueden dañar las mucosas y provocar sensaciones de ardor y sequedad. Resulta especialmente verdadero en caso de la radioterapia, que irradia las glándulas salivares y reduce la producción de saliva cuando el tratamiento está localizado en la zona de la cabeza. Entonces, masticar y tragar se convierten en algo doloroso.

Diversas soluciones permiten limitar la sequedad bucal asociada a los tratamientos: 

  • Enjuagarse la boca con agua ligeramente salada (una cucharadita de sal por 75 cl de agua. Hay que hervirla y dejarla enfriar para hacer los enjuagues).
  • Limpiarse los dientes varias veces al día enjuagándose abundantemente la boca.
  • Beber agua sin esperar a tener sed.
  • Chupar cubitos o caramelos mentolados para favorecer la producción de saliva.

También se aconseja:

  • Dar prioridad a frutas y verduras ricas en agua.
  • Evitar los alimentos harinosos o fermentados.
  • Optar siempre que se pueda por agua con gas, en lugar de agua mineral.
  • Dar preferencia a texturas lisas y productos de untar (texturas espumosas, quesos blancos, etc.)

¿Qué comer en caso de dificultades para tragar?

Los problemas de masticación y deglución son muy frecuentes en pacientes tratados por un cáncer. El motivo: un tumor ORL en la cabeza o el cuello, una radioterapia o una falta de salivación. Por tanto, se aplican todos los consejos para superar una sequedad bucal. También hay otros trucos que pueden mejorar la deglución:

  • Preferir los platos calientes o fríos, los platos tibios son más difíciles de tragar.
  • Suprimir de tu dieta los alimentos quebradizos, secos o que pueden romperse en pequeños trocitos y provocar que te atragantes.
  • Espesar las bebidas y los postres, optar por ejemplo por un néctar en lugar de un zumo de fruta, gelificando ligeramente el agua o espesando las cremas de los postres (hojas de gelatina o polvo espesante vendido en farmacias).

¿Qué comer en caso de aftas y mucositis?

Las aftas y mucositis (inflamaciones y ulceraciones de la mucosa bucal) son efectos secundarios frecuentes de los tratamientos oncológicos, que afectan a uno de cada dos pacientes. Dolorosas e incómodas, estas lesiones pueden convertirse en úlceras e impedir que los pacientes se alimenten. En estos casos, los riesgos de desnutrición y deshidratación son importantes.

Para no llegar a ese punto, se recomienda lo siguiente:

  • Preferir los alimentos fríos y de sabor relativamente neutro (helados o batidos con poco azúcar), que tienen un efecto anestesiante. 
  • Beber con una pajita, para reducir el contacto de los líquidos con la boca.
  • Evitar los alimentos cuya textura favorece el riesgo de sangrados (alimentos secos como biscotes, cereales, la corteza del pan...) y requieren una larga masticación.
  • Preferir las texturas cremosas o de untar (purés, yogures, cremas de verduras, etc.).

¿Qué comer en caso de náuseas y vómitos?

Las náuseas y los vómitos son los efectos secundarios más conocidos de los tratamientos oncológicos y, sin duda, son a los que más temen los enfermos. También pueden deberse al estrés o a los cambios del ritmo alimentario, a veces debidos a los ingresos hospitalarios. Ya sean puntuales o repetitivos, en general provocan una gran fatiga y una alteración del estado general, pudiendo ir hasta la desnutrición.

Más que nunca, es importante:

  • Escuchar sus deseos, incluso aunque trastoquen el ritmo habitual (si comer de noche te sienta mejor, ¿por qué no hacerlo así?) 
  • Fraccionar las comidas para repartirlas a lo largo de toda la jornada y así evitar tener el estómago vacío.
  • Evitar el café y las bebidas lácteas, así como todos los alimentos difíciles de digerir, en especial los cocinados con grasa.
  • Beber a menudo, lentamente y en pequeñas cantidades, y más bien fuera de las comidas.
  • Preferir las comidas frías y determinados modos de cocinar (vapor, papillote), que desprenden menos olores repugnantes.

¿Qué comer en caso de diarrea?

El estrés, los cambios del ritmo de vida y las modificaciones de la alimentación pueden provocar diarreas. Algunos protocolos de quimioterapia o radioterapia también son susceptibles de acelerar el tránsito intestinal. Además de la incomodidad que suponen, las diarreas pueden comportar una desnutrición y una deshidratación que deberán evitarse por completo.

Para ello, Alix Mottard-Goerens y Grégory Cuilleron sugieren lo siguiente:

  • Fraccionar las comidas.
  • Preferir los alimentos pobres en grasa, más fáciles de digerir.
  • Optar por porciones pequeñas (los platos en vasitos pequeños resultan especialmente adecuados para comidas ligeras).
  • Evitar la leche y los quesos, que pueden agravar la diarrea.
  • De los lácteos, optar más bien por los yogures, el queso blanco o los petit suisses.
  • Moderar el consumo de zumos de fruta, fruta fresca y verduras ricas en fibra.
  • Dar preferencia al consumo de alimentos que ralentizan el tránsito, como el arroz y las féculas, los plátanos maduros, las compotas de manzana o membrillo (trucos bien conocidos de los padres de recién nacidos, a menudo afectados por diarreas).
  • Optar por el pan blanco, y no por el integral, demasiado rico en fibras.
  • Beber con regularidad a lo largo del día, pero en pequeñas cantidades cada vez, y privilegiar las bebidas ricas en sales minerales como caldos, aguas mineralizadas, infusiones... Así como bebidas de cola o azucaradas sin gas.

¿Qué comer en caso de estreñimiento?

Las mismas causas pueden tener efectos diferentes, por eso algunas personas con un cáncer pueden, a la inversa, padecer estreñimiento. Un problema de tránsito que también puede ser provocado por los medicamentos antieméticos, prescritos contra los vómitos, o los analgésicos, contra el dolor.

Afortunadamente, en este caso también existen soluciones naturales. Todos los alimentos prohibidos en caso de diarrea están aconsejados. Por tanto, es necesario:

  • Dar preferencia a los alimentos ricos en fibras (frutas y verduras, pan y cereales integrales)
  • Consumir alimentos ricos en agua (calabacín, espinacas, manzanas, uva, ciruelas...) y zumos de fruta.
  • El café de la mañana, conocido por su efecto laxante, también es una solución eficaz.
  • La actividad física ayuda a luchar contra el estreñimiento al ejercer un masaje del tránsito.

¿Qué comer en caso de alteración del sabor?

Prácticamente dos tercios de los pacientes tratados con quimioterapia padecen una alteración del sabor; empiezan a no soportar sabores que antes les gustaban o incluso puede que distingan un sabor metálico en todo lo que comen. La aversión por los alimentos produce una falta de apetito, que puede provocar rápidamente una desnutrición.

En caso de pérdida del sabor, más vale:

  • Preferir los alimentos de sabor fuerte, como los quesos, la charcutería, determinadas carnes o algunas frutas.
  • Abusar de las hierbas aromáticas (eneldo, perejil, cilantro, albahaca, etc.), especias (curry, comino, paprika), plantas aromáticas y condimentos (mostaza, vinagre) también es una manera de realzar el sabor de los alimentos y platos que parecen insípidos.
  • Comer los alimentos o los platos cuando estén fríos, lo que les asegura un sabor más neutro y, por tanto, más fácil de tragar.
  • No mezclar alimentos ya que se pueden crear nuevos sabores con gustos difícilmente identificables.
  • Enjuagarse regularmente la boca con agua con gas y limón también puede neutralizar los sabores.
  • En lugar de carne roja, a menudo responsable del sabor metálico tan habitual en los pacientes tratados de un cáncer, optar más bien por las carnes blancas, pescados, huevos o cualquier otra fuente de proteínas (los lácteos, especialmente, son una fuente interesante, que además tiene el mérito de ser fácil de consumir y calmar los posibles dolores de estómago).
  • Para ocultar ese sabor desagradable, se aconseja añadir salsas (bechamel, salsa blanca), queso rallado o en trozos a los platos.
  • Evitar la sal (especialmente presente en los platos preparados industrialmente).

A. Pelletier

Fuentes:

  • Conferencia de prensa organizada el 22 de septiembre de 2016 para el laboratorio Biogaran.
  • El libro: Mieux dans mon assiette avec le cancer, Biogaran. Distribuido gratuitamente en farmacias. El libro está escrito por Alix Mottard-Goerens, dietista en el Centro de Oncología Léon Bérard de Lyon, y Grégory Cuilleron, cocinero.

Otros contenidos del dosier: Vivir con cáncer

Comentarios

Artículos destacados

Las causas de la halitosis matutina
Las causas de la halitosis matutina

No falla, cada mañana te levantas con mal aliento. ¿Por qué nos despertamos con mal aliento? ¿De dónde proviene esa...

El por qué de la fiebre
Comida basura después de salir de copas
Síntomas y remedios para el "jet lag"
Sangrados en la menopausia: qué los causa
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test