Cuperosis: rojez permanente

Las personas de piel frágil y ojos claros están más expuestas a este trastorno. Si bien no es hereditaria, cuando un padre la sufre, el riesgo para los hijos aumenta.

Sensación de ardor y calor

La piel sensible reacciona a las agresiones externas con una hiperreactividad cutánea que se traduce por una sensación de ardor, hormigueo y calor a la que se suman parches rojos que se localizan en las mejillas, la nariz, la frente y la barbilla. Con el tiempo, los pequeños vasos sanguíneos dilatados, llamados telangectasias, pierden su elasticidad y el enrojecimiento se vuelve permanente. La cuperosis se ha instalado. Además de su aspecto antiestético, la sensación de quemazón que produce es muy desagradable.

Evitar los factores que la favorecen

La aparición de la cuperosis se ve favorecida por factores que hay que tratar de evitar o reducir:

  • Uso de las especias;
  • Alcohol;
  • Tabaco;
  • Comidas muy calientes;
  • Cambios bruscos de temperatura;
  • Rayos UV;
  • Estrés.

El embarazo también aumenta el riesgo de sufrir de cuperosis.

Para mitigar las marcas de la cuperosis

La mayoría de los tónicos venosos que se recetan solo reducen las manifestaciones cutáneas pero no las hacen desaparecer. La electrocoagulación láser realizada por dermatólogos ayuda a eliminar la telangectasia. Si tu piel es frágil, no te olvides de hidratarla y protegerla de las agresiones externas con una crema de cuidados adecuada.

C. Allix

Otros contenidos del dosier: Cuperosis y rosácea

Comentarios

Artículos destacados

¿Quién puede acceder al historial clínico?
¿Quién puede acceder al historial clínico?

La gestión de los datos médicos supone, al mismo tiempo, un desafío y una poderosa herramienta en la sanidad actual. La...

Consultas médicas online: ¿es posible?
¿Miedo a ir al médico?
Cómo aceptar el dolor crónico
¿Qué es la TRH?
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test