Consejos para combatir el desánimo y la depresión

Haz deporte

La actividad física ayuda a sentirse mejor, porque desencadena la secreción de endorfinas por parte del cerebro. Estas sustancias naturales primas de la morfina combaten la tensión y los dolores y provocan una sensación de euforia que se prolonga tras el esfuerzo.
Correr es el deporte que más se recomienda: según investigadores de la Universidad de Duke (EE. UU.), que han trabajado con grupos de pacientes deprimidos, trotar sería tan eficaz como los medicamentos antidepresivos e incluso potenciaría sus efectos.
La explicación es la siguiente: correr induce la secreción de serotonina, otra sustancia natural que reduce la depresión y otorga una sensación de poder. Para recobrar la sonrisa es necesario lanzarse a las pistas durante al menos cuatro meses.

Busca la luz

¿Te sientes igual de gris que los días de otoño que se avecinan? Has de saber que la falta de luz afecta al ánimo y provoca verdaderas depresiones estacionales en una de cada cinco personas. Si el organismo no está expuesto a la luz durante al menos una hora al día funciona como si lo hubieran “desenchufado”, es decir, en modo “noche”.
La solución es buscar la luz durante el día, saliendo a dar un paseo por la mañana o después de comer. Puedes aprovechar la tarde para hacer las compras, ¡pero no es un centro comercial!

Habla, habla, habla

Nada mejor para la moral que el parloteo. Hablar funciona como válvula de escape para la tensión nerviosa. También evita que somaticemos, pues las emociones, tanto positivas como negativas, consiguen expresarse en lugar de quedar guardadas en lo más profundo de nuestro ser…
Casi todas las psicoterapias se valen de la palabra como herramienta sanadora. Así que ya sabes, coge el teléfono y ¡habla!

Ríete

Esta actividad tan placentera provoca, al igual que la actividad física, una secreción de endorfinas tan beneficiosa para el cuerpo y la mente que algunos expertos la emplean como terapia. Si en estos momentos de la vida te cuesta reír, busca tu película cómica favorita y póntela tantas veces como sea necesario.

Aliméntate bien

Comer bien no te curará mágicamente, pero algunos alimentos pueden ayudarte a recobrar la energía y la serenidad que echas en falta. Recurre, sobre todo, a:

  • El magnesio: su falta aumenta el cansancio, la irritabilidad, la ansiedad y el nerviosismo. Los alimentos que lo contienen son las aguas mineralizadas, las almendras, las nueces y el chocolate.
  • El hierro: su carencia provoca cansancio y anemia, muy frecuentes en la mujer. Los alimentos que lo contienen son las carnes rojas, la morcilla y los mejillones.
  • Las vitaminas del grupo B: un aporte insuficiente provoca cansancio, problemas de sueño y de memoria y menos resistencia al estrés. Los alimentos que las contienen son los aceites vegetales, el germen de trigo, los cereales integrales, los champiñones y las legumbres.

Si no tienes hambre, recuerda que el apetito a menudo se despierta comiendo. Pon la mesa, prepara tu plato favorito y tómate el tiempo de disfrutarlo.

I. Delaleu

Otros contenidos del dosier: Depresión

Comentarios

Artículos destacados

¿Quién puede acceder al historial clínico?
¿Quién puede acceder al historial clínico?

La gestión de los datos médicos supone, al mismo tiempo, un desafío y una poderosa herramienta en la sanidad actual. La...

Consultas médicas online: ¿es posible?
¿Miedo a ir al médico?
Cómo aceptar el dolor crónico
¿Qué es la TRH?
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test