Depresión estacional en masculino

Con la llegada del frío sientes que has perdido el entusiasmo, te vuelcas en los dulces, algo poco habitual en ti, y sueñas con quedarte todo el día en la cama. ¡Atención a la depresión estacional! Los síntomas aparecen en cuanto termina el otoño y pueden afectar a tu trabajo y a tus relaciones sociales.

Los síntomas de la depresión estacional en el hombre

Los trastornos de la conducta suelen ser más comunes en las mujeres, pero en el caso de la depresión estacional los hombres no están exentos, aunque sólo representarían un cuarto de la cifra total de afectados (en España, un 15 por ciento de la población). “Las razones de esta diferencia no se conocen –precisa Yvan Touitou, endocrinólogo – porque no hay estudios que esclarezcan el misterio”.

Sin embargo, los síntomas en las mujeres y en los hombres son los mismos: fatiga aguda, tristeza, falta de motivación, etc. Los hombres que experimentan depresión estacional tienen necesidad de dormir más de lo normal y pueden sentir cansancio incluso después de haber dormido 12 horas. Paralelamente, les aumenta el apetito y, por lo tanto, el peso.

El cerebro de los hombres y la depresión estacional

La depresión estacional parece guardar una relación con el acortamiento de los días. Expuesto al sol durante menos tiempo, el cerebro comienza a funcionar como si fuera de noche y, entonces, se produce una perturbación química. Lo que sucede es que la producción de melatonina, la llamada hormona del sueño, aumenta, produciendo un efecto de fatiga. En cambio, la producción de serotonina disminuye, “lo que explica la mayor necesidad de comer cosas dulces”, explica Touitou. Por este motivo, la depresión estacional no se relaciona con los problemas de orden psicológico sino con los biológicos. Las personas que trabajan de noche o las que lo hacen en lugares oscuros también pueden padecerla, incluso en verano.

La fototerapia contra la depresión estacional masculina

El médico determinará si los síntomas que se padecen corresponden a la depresión estacional, la cual tiende a desaparecer con la llegada de la primavera. No obstante, hay tratamientos que ayudan al paciente a atravesar el periodo invernal y a recuperar la libido, el apetito y las ganas de vivir. Además de la psicoterapia y los antidepresivos, existe la fototerapia, también llamada luminoterapia. Este tratamiento consiste en exponerse a la luz potente de una lámpara –de unos 10 000 lux– todos los días durante 30 minutos En la práctica, este método influye en el reloj biológico, que rige funciones como la reproducción, el ritmo sueño-vigilia o el humor.

Hay médicos que practican la luminoterapia en su consultorio pero también existen lámparas que se utilizan a domicilio. Pero antes de usarlas es importante verificar que no se sufra de ningún problema de la vista que éstas puedan empeorar.

C. Maillard

Otros contenidos del dosier: Depresión

Comentarios

Artículos destacados

¿Quién puede acceder al historial clínico?
¿Quién puede acceder al historial clínico?

La gestión de los datos médicos supone, al mismo tiempo, un desafío y una poderosa herramienta en la sanidad actual. La...

Consultas médicas online: ¿es posible?
¿Miedo a ir al médico?
Cómo aceptar el dolor crónico
¿Qué es la TRH?
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test