¿Por qué soy depresivo?

Los hombres y las mujeres no son iguales ante la depresión. Las mujeres son dos veces más susceptibles de padecer una depresión durante su vida. De media, esta enfermedad afecta a un hombre de cada diez, mientras que a una mujer de cada cinco. Además, la depresión puede aparecer varias veces a lo largo de la vida.

Aunque la depresión es más frecuente en los jóvenes adultos (siete depresivos de cada diez tienen menos de 45 años), no perdona a niños ni a personas mayores. Si vuestro hijo está triste, irritable, ha perdido el apetito u obtiene malos resultados en el colegio de forma prolongada, es importante consultarlo con el pediatra o un psiquiatra infantil para determinar el origen de estos problemas.
Asimismo, en el caso de las personas mayores, una hostilidad injustificada no tiene porqué ser un defecto de la edad, sino que puede ser el síntoma de una depresión.

Las investigaciones también han demostrado que la depresión podría deberse a un desequilibrio de la química del cerebro, especialmente a un descenso de la fabricación de determinados neurotransmisores (serotonina, dopamina…).

Los factores biológicos

Aunque las causas exactas de las depresiones no son totalmente claras, hoy en día existen numerosos índices que permiten afirmar que determinados mecanismos cerebrales se ven implicados. Algunos síntomas como la pérdida de sueño o, por el contrario, dormir excesivamente, la dificultad para concentrarse o la persistencia de ideas negativas podría tener una explicación bioquímica: la deficiencia de determinados neurotransmisores podría explicar estos fenómenos.

Para comprender el papel de los antidepresivos, resulta importante volver a los mecanismos clásicos del córtex cerebral. El cerebro constituye el centro de control de todo el cuerpo, así como es responsable de nuestras emociones, nuestra memoria y nuestro intelecto. En el cerebro, las informaciones circulan en forma de mensajes “eléctricos”, denominados influjos nerviosos. Desde las dendritas, pasan a través del cuerpo celular, donde son tratadas y navegan hasta las sinapsis a través del axón.

Conexión entre dos neuronas

Las sinapsis constituyen las zonas de intercambio de información entre las neuronas. En este nivel, la información se intercambia en forma de mensajes químicos. Se secretan sustancias químicas denominadas neurotransmisores y se asocian a los receptores específicos.

Sinapsis en funcionamiento normal

1: Transmisión nerviosa
2: Neurotransmisor
3: Receptor específico
4: Sistema de recaptación

En este nivel, una mala transmisión de la información o un desequilibrio en determinados neurotransmisores podría dar lugar, en parte, a una depresión. De este modo, los investigadores han podido desarrollar medicamentos que permiten modular las concentraciones en los neurotransmisores.

Los factores hereditarios o genéticos

Las personas que tienen parientes cercanos que han padecido depresiones son más susceptibles de padecerlas ellos también. Aunque numerosas investigaciones han intentado identificar un gen de la depresión, actualmente la hipótesis más plausible es que hay diversos genes que pueden influir en la aparición de la depresión.

El consumo de drogas y alcohol

El consumo de alcohol o drogas asociado a medicamentos puede desencadenar interacciones que favorecen las depresiones.
Asimismo, el consumo excesivo de alcohol o la toxicomanía puede ser una manera de ocultar un estado depresivo. De este modo, la pregunta es: ¿el consumo de estas drogas es la causa de la depresión o es su consecuencia?

Los factores medioambientales y familiares

Diversos estudios contradictorios intentan determinar en qué medida los factores psicosociales pueden desencadenar las depresiones. La importancia del apoyo familiar puede proteger del estrés. La infidelidad de la pareja, una separación o la pérdida de un ser querido pueden constituir factores agravantes.
Según determinados estudios, algunos acontecimientos traumáticos como la pérdida precoz de los padres, los conflictos familiares o profesionales, o una enfermedad grave pueden ser el origen de una depresión. Sin embargo, algunas investigaciones niegan estos vínculos.

De este modo, en la mayoría de los casos, las causas de las depresiones son suposiciones. No se puede identificar precisamente una causa, pero la hipótesis que prevalece actualmente es que esta enfermedad es el resultado de múltiples factores medioambientales, bioquímicos, hereditarios y psicosociales.
Sin embargo, los antidepresivos, solos o asociados a una psicoterapia, permiten disponer de un arsenal terapéutico que permite cuidar a prácticamente el 90% de los enfermos. En cualquier caso, cuanto antes se inicie el tratamiento, más eficaz será.

D. Bême

Otros contenidos del dosier: Depresión

Comentarios

Artículos destacados

¿Quién puede acceder al historial clínico?
¿Quién puede acceder al historial clínico?

La gestión de los datos médicos supone, al mismo tiempo, un desafío y una poderosa herramienta en la sanidad actual. La...

Consultas médicas online: ¿es posible?
¿Miedo a ir al médico?
Cómo aceptar el dolor crónico
¿Qué es la TRH?
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test