Síndrome metabólico: ¿quién puede verse afectado?

Según los estudios más alarmantes, el síndrome metabólico aumenta el riesgo de enfermedades cardiovasculares y de diabetes. Frente a estas amenazas, una detección precoz puede ser la solución.

Un fenómeno en aumento

El síndrome metabólico se caracteriza por un contorno de cintura elevado, un exceso de grasa y azúcar en sangre y una tensión arterial muy elevada. Aunque parece que la herencia también desempeña un papel importante, las causas principales son el sedentarismo y una alimentación desequilibrada. En los países occidentales, la “comida basura” y la ausencia de actividad física contaminan la salud de cada vez más personas. En Estados Unidos, el síndrome X o síndrome metabólico afecta a uno de cada cuatro ciudadanos. Entre las personas de más de 60 años, la situación es todavía más preocupante ya que más del 40% están afectadas. Los afroamericanos y los hispanos también tienen mayor predisposición a desarrollarlo. En total, el síndrome metabólico afecta a cerca de 47 millones de estadounidenses1.

En Europa, parece que situación es menos alarmante, con un 15% de personas afectadas por el síndrome metabolico2. Sin embargo, estas cifras varían en función de la definición de síndrome metabólico. Así, un estudio europeo basado en los criterios de la Organización Mundial de la Salud, estima que “en los sujetos no diabéticos, la frecuencia del síndrome metabólico varió según el estudio de un 7% a un 36% en los hombres de 40 a 55 años y de 5% a 22% en las mujeres de la misma edad.

Beverley Balkau, responsable del estudio francés DESIR (Datos Epidemiológicos sobre el Síndrome de Insulinorresistencia), nos habla de la situación en ese país: "El síndrome metabólico afecta en Francia a un 9% de los hombres y a un 6% de las mujeres frente al 24% y 23% en Estados Unidos"3.

Una bomba de efecto retardado

En ambos lados del océano Atlántico, el perfil de los pacientes es prácticamente el mismo. Entre los factores de riesgo que no varían encontramos la edad y los antecedentes familiares de diabetes o de enfermedades cardiovasculares. Sin olvidarnos de los factores principales: una actividad física insuficiente, una alimentación desequilibrada, el tabaco y el estrés. Frente a la creciente “americanización” de nuestros hábitos alimentarios cabe esperar un aumento de los casos de síndrome metabólico en Europa.

Y las consecuencias no serán únicamente estéticas: esta enfermedad aumenta el riesgo de enfermedades cardiovasculares y de diabetes, dos de las principales epidemias del mundo occidental. "Según los resultados franceses, el riesgo de enfermedad cardiovascular casi se ha duplicado (multiplicado por 1,4 en los hombres y por 1,7 en las mujeres)” señala Balkau. En Estados Unidos, este enemigo silencioso pronto destronaría al tabaquismo como la primera causa de enfermedades cardiovasculares4. Las prioridades: una detección y un tratamiento precoces.

Medir el contorno de la cintura igual que tomarse la tensión

Según la definición más utilizada, el síndrome metabólico se caracteriza por la presencia de tres factores entre los cinco siguientes:

  • Un contorno de cintura superior a 102 cm en los hombres europeos y a 88 cm en las mujeres europeas. Con variaciones en función de los grupos étnicos.
  • Una tasa de triglicéridos superior a 150 mg/dL (1,7 mmol/L)
  • Un tasa de colesterol bueno (HDL) inferior a 40 mg/dL en los hombres y a 50 mg/dL en las mujeres.
  • Una tensión arterial superior a 130-85 mm Hg
  • Una glucemia en ayunas superior a 1 g/dL (5,6 mmol/L)

El tratamiento de estas anomalías (colesterol, hipertensión, exceso de triglicéridos) se puede igualmente incluir en ciertas definiciones del síndrome metabólico. Si nos ceñimos a su definición clínica, observamos que la detección a través de análisis médicos resulta muy costosa y muy difícil de realizar. Sin embargo, la detección por parte de los propios pacientes se puede simplificar: basta con medirse el contorno de cintura y la tasa de triglicéridos (superior a 1,7 mmol/l)5, incluido en niños6. Según estudios canadienses, este método permitiría detectar un 80%7 de los casos. Más anecdóticos, otros estudios recomiendan incluso medir el contorno del cuello8.

"En la práctica, lo ideal sería que la cinta métrica se instalase en las consultas de los médicos de familia y que el hecho de medir el contorno de cintura se convirtiese en un gesto sin importancia. Poco a poco vamos avanzando en esta dirección” señala Balkau. Una adiposidad abdominal excesiva, es decir, un contorno de cintura superior a 88 cm en la mujer y 102 en el hombre, debería ponernos en alerta y hacer que solicitásemos más análisis (tensión, balance de grasas y azúcares…). El tratamiento se basa en un cambio de los hábitos de vida y en algunos casos, en medicamentos.

D. Bême

1 - JAMA 2002;287:356-9.    
2 - Arch Intern Med. 2004 May 24;164(10):1066-76. 
3 - Diabetes Metab. 2003 Nov;29(5):526-32.     
4 - Am Fam Physician. 2004 Jun 15;69(12):2875-82. 
5 – JAMA 2002 Dec 4;288(21):2709-16   
6 - Acta Paediatr 2002;91(12):1307-12             
7 - Ann Med 2001 Nov;33(8):534-41       
8 - Obes Res 2003 Feb;11(2):226-31

Otros contenidos del dosier: Síndrome metabólico

Comentarios

Artículos destacados

¿Quién puede acceder al historial clínico?
¿Quién puede acceder al historial clínico?

La gestión de los datos médicos supone, al mismo tiempo, un desafío y una poderosa herramienta en la sanidad actual. La...

Consultas médicas online: ¿es posible?
¿Miedo a ir al médico?
Cómo aceptar el dolor crónico
¿Qué es la TRH?
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test