Endometriosis: lo que necesitas saber

La sufre casi una de cada diez mujeres, tarda en diagnosticarse unos diez años y sus causas siguen sin conocerse. Por estas y otras razones, la endometriosis constituye una enfermedad muy particular.

Qué es y qué causa la endometriosis

El endometrio es el tejido mucoso que tapiza la cavidad uterina. En las mujeres con endometriosis, se desarrollan anormalmente porciones de tejido endometrial fuera del útero (endometrio ectópico, adherido al cuello del útero, las trompas de Falopio, los ligamentos, los ovarios, el peritoneo, la vagina o la vulva). En algunos casos, puede llegar a aparecer tejido fuera del aparato reproductor (vejiga urinaria, apéndice, intestinos, etcétera).

Este tejido endometrial sigue el ciclo hormonal como el que se encuentra en el útero. Por ello, en la menstruación, las lesiones endometriales se congestionan y sangran, pero, al contrario que en el endometrio uterino, la sangre del endometrio ectópico no encuentra salida por la que evacuarse. Como consecuencia, los tejidos que lo rodean se irritan y se hinchan, provocando dolor.

Los enigmas de la endometriosis

La endometriosis es una de las ginecopatías peor conocidas en la actualidad y, aunque se han formulado numerosas hipótesis, siguen sin determinarse sus causas exactas. Un estudio realizado en casi 4000 mujeres en Estados Unidos (Sinaii et al., 2002) revela que su prevalencia es más alta en familiares de mujeres con la misma enfermedad.

Dos de las hipótesis planteadas son las siguientes:

  • Metaplasia, es decir, transformación de un tejido en otro tipo de tejido. Según esta teoría, el tejido peritoneal se convierte en tejido endometrial por factores que habría que dilucidar (hormonas, etcétera).
  • Migración de células endometriales a través de las trompas de Falopio, los vasos linfáticos o los vasos sanguíneos, o bien a causa de una intervención quirúrgica en el área genital (legrado, cesárea, episiotomía)

¿Cuál es la frecuencia de la enfermedad?

«La literatura científica rebosa de estudios con resultados dispares. Podemos afirmar que la endometriosis afecta aproximadamente al 5 % de las mujeres en edad fértil. Según los estudios, la proporción puede llegar al 20-40% en mujeres estériles y al 40-50% en pacientes con dolor pélvico. La horquilla suele variar entre el 5 y el 60%. Además, es razonable sospechar que la enfermedad se encuentra infradiagnosticada», explica el doctor Canis, especialista del Departamento de Ginecología y Obstetricia del Hospital Universitario de Clermont-Ferrand (Francia). La sospecha nos la confirma Delphine Ludzay, presidenta de Endofrance (asociación francesa de lucha contra la endometriosis): «El desconocimiento de la enfermedad es una causa muy probable de la subestimación del número de casos».

Síntomas de la endometrosis

Si bien en algunos casos es asintomática, la mayoría de las pacientes con endometriosis refiere los siguientes síntomas:

  • Dismenorrea y menorragia, es decir, menstruación dolorosa y abundante, sobre todo alrededor del tercer o el cuatro día del ciclo; alteración del ciclo menstrual
  • Dolor de localización variable (pelvis, abdomen, zona lumbar), cuya aparición y duración pueden cambiar en relación con la menstruación; es el síntoma más frecuente
  • Dispareunia (dolor en el coito)
  • Quistes
  • Infertilidad (en el 30-40 % de los casos, por lo que la endometriosis es una de las causas más frecuentes de esterilidad)
  • Violentas crisis de fatiga
  • Disuria (dolor al orinar) y distensión abdominal durante la menstruación
  • Trastornos gastrointestinales diversos (como diarrea, estreñimiento y náuseas)

Con estos síntomas físicos, la endometriosis no está exenta impacto psicológico. Dado el amplio desconocimiento existente sobre la enfermedad, en España hay distintas asociaciones que se esfuerzan por explicar y dar a conocer esta enfermedad tanto entre los profesionales de la salud como entre el público general. Un estudio llevado a cabo en Brasil en 2002 (Lorençatto et al.) muestra la gran proporción de afectadas con síntomas de depresión y la necesidad de apoyo psicológico. En este punto, el doctor Canis destaca que se debe tener cuidado con diagnosticar la endometriosis de forma precipitada para no alarmar a las pacientes, muchas de las cuales creen que la enfermedad las volverá estériles y les provocará un sufrimiento interminable con recidivas sistemáticas. «Se trata de una imagen falsa que afecta concretamente a la calidad de vida de las pacientes. Hoy en día, disponemos de tratamientos (hormonales y quirúrgicos) con los que atender eficazmente la mayoría de las endometriosis», apunta el doctor.

Tardanza en el diagnóstico

En el amplio estudio de Sinaii et al. (2002), el 99 % de las mujeres llevaban 10 años sufriendo dolor pélvico antes de recibir el diagnóstico de endometriosis. «No es exclusivo de los Estados Unidos. Los miembros de nuestra asociación indican que ha transcurrido un largo intervalo entre los primeros dolores y el diagnóstico. La mayoría refiere que el dolor surgió poco después de la primera menstruación, pero que tuvieron que esperar entre seis y diez años para saber qué lo causaba», explica Delphine Ludzay.

Los investigadores siguen sin saber si la endometriosis se origina con la primera menstruación o se desarrolla a largo plazo, ni si el tratamiento precoz del dolor pélvico puede evitar su cronificación. A pesar de estas y otras incógnitas sobre la enfermedad, el personal médico debe tener en cuenta la posibilidad de endometriosis cuando acude a la consulta una paciente que sufre dolor pélvico, especialmente si es adolescente.

D. Bême

Fuentes:

LORENÇATTO, Carolina; et al. (2002). “Avaliação da freqüência de depressão em pacientes com endometriose e dor pélvica”. Revista da Associação Médica Brasileira [en línea]. 48 (3): 217-221

SINAII, N; et al. (2002). “High rates of autoinmmune and endocrine disorders, fibromyalgia, chronic fatigue syndrome and atopic diseases among women with endometriosis: a survey analysis”. Human Reproduction [en línea]. 17 (10): 2715-724

Otros contenidos del dosier: Endometriosis

Comentarios

Artículos destacados

¿Quién puede acceder al historial clínico?
¿Quién puede acceder al historial clínico?

La gestión de los datos médicos supone, al mismo tiempo, un desafío y una poderosa herramienta en la sanidad actual. La...

Consultas médicas online: ¿es posible?
¿Miedo a ir al médico?
Cómo aceptar el dolor crónico
¿Qué es la TRH?
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test