Cada vez más adultos viven con una cardiopatía congénita

Hace sesenta años, menos del 20% de los bebés que nacían con malformaciones cardíacas graves llegaban a la edad adulta; en la actualidad, esta cifra supera el 90%. Como consecuencia, estas personas suelen necesitar atención médica para poder llevar una vida normal.

¿Qué son las cardiopatías congénitas?

Las cardiopatías congénitas son malformaciones estructurales del corazón que se producen en el período embrionario y que por tanto están presentes en el nacimiento. Estas malformaciones afectan a unos 8 de cada 1000 recién nacidos, con un predominio claro de unos defectos sobre otros. Se calcula así que hay aproximadamente unas doce cardiopatías congénitas que representarían el 90% del total de estas malformaciones, apunta la Profesora Sylvie Di Filippo, jefa del servicio médico-quirúrgico de Cardiología pediátrica y congénita del adulto en el complejo hospitalario Hospices civils de Lyon (Francia).

Hasta el momento se desconocen las causas de las cardiopatías congénitas, si bien existen una serie de factores que podrían estar implicados en cerca de un 10% de los casos: predisposición genética, enfermedad de la madre durante el embarazo (rubéola), exposición a agentes teratógenos (radiación, medicamentos, alcohol, drogas), o anomalías cromosómicas (síndrome de Down). Las cardiopatías congénitas más comunes se pueden clasificar en 5 grandes grupos:

  • Comunicaciones anómalas en varios niveles: comunicación interauricular, comunicación interventricular, o persistencia del conducto arterioso, que en condiciones normales se cierra al nacer.
  • Malformaciones cianóticas (transposición de los grandes vasos, Tetralogía de Fallot).
  • Malformaciones complejas: ventrículo único, canal auriculoventricular.
  • Obstrucciones: estenosis aórtica, coartación aórtica.
  • Trastornos graves del ritmo cardíaco.

El diagnóstico de las cardiopatías congénitas

Las cardiopatías congénitas provocan una insuficiencia cardíaca que hace que el corazón no pueda ejercer su función de bombeo de manera adecuada. Se activan, entonces, una serie de mecanismos naturales de compensación pero cuando estos se ven sobrepasados se produce el fallo cardíaco.

Muchas de las cardiopatías congénitas leves se manifiestan únicamente en edad adulta, por un sofoco, trastornos digestivos (vómitos, dolor abdominal), fatiga… Todos ellos son síntomas poco específicos que suelen retrasar el diagnóstico.

En algunos casos es posible realizar el diagnóstico en etapa fetal mediante un ecocardiograma. Hace sesenta años, menos del 20% de los bebés afectados por una malformación cardíaca grave conseguía llegar a adulto mientras que hoy en día este es el caso para la mayoría de los pacientes (90%). 

El tratamiento de las cardiopatías congénitas

En la mayor parte de los casos, estas malformaciones que afectan a las arterias, las válvulas, los ventrículos o las aurículas pueden ser tratadas con cirugía y no necesitan asistencia circulatoria. Cuando estas operaciones se realizan durante la infancia, no suelen durar para toda la vida. Cuando llegan a adultos, muchos pacientes tienen que hacer frente a arritmias; a la posibilidad de sufrir insuficiencias cardíacas o muerte súbita; a escapes y a estenosis aórticas; o a infecciones. En ese caso tendrán que someterse a una nueva intervención para mejorar la hemodinámica de la intervención inicial, explica el Prof. Di Filippo. Desafortunadamente, esta segunda intervención puede resultar insuficiente cuando el deterioro del músculo cardíaco es tal que solo un trasplante podría salvar al paciente. El problema es que “el número de pacientes que tiene que esperar más de un año por un trasplante de corazón no deja de crecer”, lamenta la Dra. Martine Antoine, servicio de cirugía cardíaca del hospital Erasme, en Bruselas. Y el porcentaje de fallecimientos en la lista de espera se eleva al 30%.

Desde hace algunos años, los pacientes que están en lista de espera pueden tener acceso a un dispositivo de asistencia circulatoria, o a un corazón artificial temporal, mientras no consigan un trasplante compatible. El sistema EXCOR®, desarrollado por la sociedad Berlin Heart, es el único dispositivo de este tipo que se puede adaptar a niños de todas las edades y a adultos, gracias a un juego de cánulas y bombas de varios tamaños.

A. Pelletier

Fuente:
“EXCOR: el nuevo corazón artificial para todas las edades” - Conferencia de prensa celebrada el 26 de noviembre de 2012 

Otros contenidos del dosier: Enfermedades cardiovasculares

Comentarios

Artículos destacados

¿Quién puede acceder al historial clínico?
¿Quién puede acceder al historial clínico?

La gestión de los datos médicos supone, al mismo tiempo, un desafío y una poderosa herramienta en la sanidad actual. La...

Consultas médicas online: ¿es posible?
¿Miedo a ir al médico?
Cómo aceptar el dolor crónico
¿Qué es la TRH?
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test