Infarto: cómo prevenirlo y cómo actuar en caso de ataque cardíaco

Conoce tu corazón

El corazón es un músculo hueco con cuatro cavidades: dos aurículas y dos ventrículos. Bombea alrededor de 5 litros de sangre por minuto que transportan el oxígeno que el ser humano necesita para vivir. El corazón consume por sí solo el 10 % del oxígeno necesario para el cuerpo. A tal fin, utiliza sus propias arterias, la arteria coronaria derecha y la arteria coronaria izquierda, que forman una corona a su alrededor. Las arterias, a su vez, se ramifican en arteriolas, encargadas de transportar la sangre a las diferentes partes del cuerpo.

Infarto, el enemigo público nº 1

Cuando las arterias se obstruyen

Al obstruirse las arterias coronarias, el corazón no recibe oxígeno suficiente.

  • Una interrupción del flujo sanguíneo de corta duración da lugar a una angina de pecho, que se caracteriza por un dolor en el corazón que actúa como una auténtica señal de alarma.
  • Si la interrupción es total, da lugar al infarto de miocardio (músculo cardíaco), que se traduce por la destrucción definitiva de la parte del músculo cardíaco privada de oxígeno.

Cifras elocuentes

El infarto de miocardio sigue siendo la primera causa de muerte en España. En 2015 fallecieron por infarto en España un total de 422.568 personas, 26.738 más que las 395.830 del año anterior, lo que representa un aumento del 6,8%, según los últimos datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE). 

Por sexo, fallecieron más hombres (213.309) que mujeres (209.259) pero en estas últimas el incremento de la mortalidad es mucho mayor, un 7,7% más que en 2014, frente al aumento del 5,8% experimentado en hombres.

En México, de acuerdo con información de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), la tasa de mortalidad por infarto agudo al miocardio es del 27,2%, la más alta entre los países miembros del organismo.

Signos de alarma

En numerosos casos, ciertos síntomas pueden anunciar un infarto:

  • El dolor de angina de pecho (angor) experimentado al realizar un esfuerzo o sentir una emoción, incluso sin causa aparente, durante el sueño, por ejemplo. El dolor, de intensidad variable, se manifiesta en el centro del pecho, detrás del esternón, y ocupa un área equivalente a una o dos manos abiertas. Además, va acompañado de una sensación de opresión agobiante. El dolor puede llegar hasta la mandíbula (como un dolor de muelas), los hombros, los brazos, las manos, la espalda... Puede ser corto (unos minutos) o más duradero, y va acompañado de fatiga, náuseas y sudores.
  • Dolores más localizados, tanto por el lugar en el que se manifiestan como por la duración, más parecidos a los de una quemadura o una contusión que a la sensación de ahogo característica de la angina de pecho.

Debes interpretar esos signos como peligros reales para tu corazón y llamar de inmediato a tu médico.

Puedes ganarle tres minutos al infarto. Anota a continuación los teléfonos de emergencias y colócalo cerca del teléfono:

  • Llamar a emergencias
    Emergencias: 112 Emergencias sanitarias: 061 Protección civil: 1002
    Tu cardiólogo:
    Un vecino que te pueda ayudar:
  • Hacer un masaje cardiaco en caso de necesidad
  • Esperar la ambulancia

¿Cómo reconocer el infarto y qué hacer?

La crisis

Puede ser brutal, imprevisible. Se caracteriza por:

  • Dolor agudo en el centro del pecho, en el que se mezclan sensaciones de opresión y quemadura;
  • Palidez del enfermo, quien, cubierto de sudor, se queda silencioso presa de la angustia;
  • Pérdida de conciencia de varios segundos.

Ni un minuto que perder

  • Hay que llamar al servicio de emergencias, el 112 o el 061 si estás en España o el 911 si estás en México, que, desde el momento en que llegue a socorrer al paciente, intentará poner freno a la crisis mediante la administración de fármacos, efectuará un electrocardiograma (ECG) y transportará al enfermo a un centro de cuidados intensivos dotado del equipo técnico correspondiente. No hay ni un minuto que perder;
  • En caso de pérdida del conocimiento y estado de muerte aparente, quienes estén capacitados deben practicar al paciente un masaje cardiaco durante la espera de la ambulancia. Es aconsejable que el entorno de una persona con «alto riesgo» aprenda a realizar esta técnica de primeros auxilios.

Fuente: Federación Francesa de Cardiología

Otros contenidos del dosier: Enfermedades cardiovasculares

Comentarios

Artículos destacados

¿Quién puede acceder al historial clínico?
¿Quién puede acceder al historial clínico?

La gestión de los datos médicos supone, al mismo tiempo, un desafío y una poderosa herramienta en la sanidad actual. La...

Consultas médicas online: ¿es posible?
¿Miedo a ir al médico?
Cómo aceptar el dolor crónico
¿Qué es la TRH?
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test