La tristeza puede romperte literalmente el corazón

Las emociones demasiado fuertes y la pérdida de un ser querido serían capaces de romperte el corazón. Denominado miocardiopatía por estrés o miocardiopatía de Takotsubo, este problema afecta principalmente a las mujeres. 

El síndrome del corazón roto

Investigadores de la Universidad John Hopking (Baltimore) describen con más detalle el «síndrome del corazón roto» o «cardiopatía por estrés»1. En 1999, el equipo de profesores Champion y Wittstein observaron el carácter poco frecuente de algunos pacientes que acudían al centro quejándose de ataques cardiacos. Entre ellos, un elevado porcentaje de mujeres menopáusicas que acababan de ser víctimas de una emoción intensa antes de su accidente.

Para entender mejor el fenómeno, estos investigadores les realizaron electrocardiogramas y recogieron diferentes análisis bioquímicos de 19 pacientes que padecían cardiomiopatías por estrés, caracterizadas por un espasmo en el pecho y un debilitamiento general. Entre los acontecimientos que había llevado a estos afligidos a consultar, los investigadores pudieron clasificar: un accidente, un robo a mano armada, una discusión violenta e incluso una sorpresa de cumpleaños. La edad media de estas personas era de 63 años y el 95% eran mujeres. Luego las compararon con 7 pacientes que habían padecido «crisis cardiacas clásicas». 

Un «falso» infarto

Potencialmente mortal, este síndrome presenta un pronóstico muy bueno siempre que se realicen los tratamientos adecuados. La angiografía no reveló ninguna obstrucción de las arterias que llegan al corazón y los análisis sanguíneos no consiguieron detectar en la sangre las enzimas características de una afectación del músculo cardiaco. La ausencia de afectación cardiaca se confirmó con una resonancia magnética. Al cabo de dos semanas se recuperó la capacidad cardiaca normal. En comparación, la recuperación parcial tras una crisis cardiaca puede requerir semanas o meses y, con frecuencia, la afectación cardiaca es permanente.

Pero los análisis sanguíneos revelaron otras sorpresas, ya que las tasas sanguíneas de diversas hormonas denominadas catecolaminas (en particular, la adrenalina) eran entre dos y tres veces superiores a otros pacientes que habían sufrido un ataque cardiaco y entre 7 y 34 veces más importantes que en personas con un buen estado de salud. 

¿Las mujeres son más emotivas?

Esta afluencia anómala de estas hormonas podría comportar la contracción de las arterias coronarias, tener un efecto tóxico directo sobre el músculo cardiaco o desencadenar una afluencia repentina de calcio que crearía una disfunción temporal. Tres mecanismos que se traducirían en una afectación de la capacidad de bombeo del corazón, a nivel del ventrículo izquierdo. Actualmente, nadie sabe cuál de estas tres hipótesis es la buena... Así como tampoco sabemos explicar el motivo por el que las mujeres se ven más afectadas. Sin embargo, a principios de 2005, otro equipo americano confirmó esta predominancia femenina2 y una solución muy favorable en caso de tratamiento adecuado.

Las mujeres reaccionan al estrés de forma muy diferente que los hombres. De este modo, esta sensibilidad femenina podría explicarse por las hormonas y las conexiones nerviosas de su cerebro y su corazón. No obstante, la influencia de las hormonas sexuales en las hormonas del estrés sigue siendo algo muy misterioso. 

Los beneficios de un buen diagnóstico

Mientras que en Japón estos problemas son conocidos desde hace muchos años (de ahí el nombre del síndrome de Takotsubo), estas cardiopatías por estrés no habían suscitado mucho interés en occidente. Los próximos trabajos deberán permitir saber si algunos pacientes presentan una vulnerabilidad de origen genético y, sobre todo, por qué este síndrome del corazón roto afecta principalmente a las mujeres.

Estos trabajos permitirán en un futuro distinguir con mayor facilidad estas cardiopatías por estrés de los verdaderos infartos de miocardio. Con un buen diagnóstico, se podría evitar que estas personas tuvieran que ser cuidadas de por vida por una enfermedad cardiovascular que no tienen. Mientras esperamos, intenta por todos los medios relativizar cuando te encuentres frente a algún acontecimiento muy estresante.

D. Bême

Fuentes:

1 - NEJM 352 ;6 :539-548
2 - Circulation 2005 ;111 :472-479

Otros contenidos del dosier: Enfermedades cardiovasculares

Comentarios

Artículos destacados

¿Quién puede acceder al historial clínico?
¿Quién puede acceder al historial clínico?

La gestión de los datos médicos supone, al mismo tiempo, un desafío y una poderosa herramienta en la sanidad actual. La...

Consultas médicas online: ¿es posible?
¿Miedo a ir al médico?
Cómo aceptar el dolor crónico
¿Qué es la TRH?
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test