Hepatitis A: ¿a quiénes se administra la vacuna?

La hepatitis A es una enfermedad del hígado, que suele ser más leve en niños que en adultos. Sin embargo, podemos evitarla gracias a la vacunación. Tras un período de incubación de 3 a 5 semanas, la infección vírica se manifiesta mediante síntomas parecidos a los de la gripe que van acompañados de dolores abdominales y, en ciertas ocasiones, coloración amarillenta de la piel. En casos muy raros, puede resultar mortal.

Recomendaciones sanitarias recientes

En España, antes de 1997, la vacuna frente a la hepatitis A solo estaba indicada en viajeros que se desplazaban a países donde la hepatitis A fuera endémica y en hemofílicos. La Circular 12/97 de la Dirección General de Farmacia, referida a los grupos de riesgo para los que se indica la vacuna, amplió el número de grupos de población a los que se recomienda la vacunación.
Así pues, los grupos de riesgo son los siguientes:

  • Viajeros que se desplazan a zonas de alta o moderada endemicidad de hepatitis A;
  • Personas que padecen procesos hepáticos crónicos o hepatitis B o C;
  • Pacientes hemofílicos que reciben hemoderivados y pacientes candidatos a un trasplante de órganos;
  • Familiares o cuidadores que tengan contacto directo con pacientes con hepatitis A;
  • Personas infectadas con el virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH);
  • Varones homosexuales que tengan contactos sexuales múltiples y usuarios de drogas por vía parenteral;
  • Personas con mayor riesgo ocupacional;
  • Y, por último, manipuladores de alimentos, personal que trabaja en guarderías infantiles y personal médico y paramédico de hospitales e instituciones asistenciales.

La vacuna consiste en dos inyecciones intramusculares (con un intervalo de 15 a 30 días entre ellas) seguidas de una dosis de recuerdo de 6 meses a un año después.
La inmunidad adquirida dura aproximadamente 10 años.

Una vacuna para los viajeros

Puesto que el virus de la hepatitis A circula a sus anchas en países con condiciones higiénicas precarias, se recomienda a los viajeros internacionales que se vacunen. La vacunación debe administrarse al menos 15 días antes del viaje y debe realizarse una dosis de recuerdo al cabo de 6 meses para que la protección dure 10 años. La vacuna puede administrarse a partir de un año de edad. En el caso de los menores de un año que viajen a una zona de riesgo, se recomienda la utilización de inmunoglobulinas, eficaces de 4 a 6 meses.
Aunque estés vacunado, evita consumir alimentos crudos y agua no tratada, puesto que la diarrea del viajero también puede arruinar tus vacaciones.
A. Maréchaud

Otros contenidos del dosier: Hepatitis

Comentarios

Artículos destacados

¿Quién puede acceder al historial clínico?
¿Quién puede acceder al historial clínico?

La gestión de los datos médicos supone, al mismo tiempo, un desafío y una poderosa herramienta en la sanidad actual. La...

Consultas médicas online: ¿es posible?
¿Miedo a ir al médico?
Cómo aceptar el dolor crónico
¿Qué es la TRH?
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test