Los tratamientos de la hepatitis C

Su eficacia está por encima de los tratamientos tradicionales de interferón pegilado alfa y ribavirina. Además del incremento de la tasa de curación de los pacientes, el uso del nuevo medicamento puede reducir entre un 40 y un 60% la incidencia de complicaciones graves asociadas a la Hepatitis.

Tratamientos antivirales

El tratamiento tradicional frente a la hepatitis combina dos medicamentos: el interferón pegilado y la ribavirina. Se trata, por tanto, de una biterapia, cuyo tratamiento dura de 6 meses a un año.

  • El interferón pegilado (alfa-2a o 2b) forma parte de una familia de compuestos naturales que produce el organismo para combatir agresiones tales como las infecciones causadas por virus. Sin embargo, el medicamento se obtiene mediante síntesis química no derivada de un organismo vivo. Al combinar las propiedades del interferón estándar con la del polietilenglicol (PEG), la eficacia y la duración de la acción mejoran. Solo se administra una inyección por semana.
  • La ribavirina es un medicamento antiviral en cápsulas que se toma a diario por vía oral. Al igual que en el caso del interferón pegilado, la dosis se determina en función del peso.

En ciertos casos, no obstante, pueden indicarse otros protocolos terapéuticos. Si el paciente presenta efectos secundarios a la ribavirina, puede proponerse monoterapia con interferón pegilado o interferón estándar. La forma de administración depende del genotipo, la carga viral, la tolerancia, la importancia de la fibrosis y la presencia de coinfección (VIH especialmente).
El 50 % de los pacientes responde bien al tratamiento.
Actualmente, con la biterapia se cura el 50 % de los enfermos. De hecho, la eficacia del tratamiento depende del genotipo del virus, es decir, de las variantes específicas. Así pues, la tasa de curación es del 80 % en pacientes infectados con los genotipos 2 y 3, y del 50 % en los pacientes infectados con los genotipos 1, 4 y 5.
El inicio del tratamiento no requiere hospitalización. En cambio, la primera prescripción la realiza un médico de un centro hospitalario público o privado. Si el paciente lo desea, el personal de enfermería puede enseñarle técnicas para aprender a inyectarse el interferón por vía subcutánea. Debe realizarse una vez a la semana durante 24-48 semanas, en función del genotipo viral.

Efectos secundarios considerables

El tratamiento tradicional posee numerosos efectos secundarios difíciles de manejar en el día a día. Según Michel Bonjour, presidente de una de las delegaciones de la asociación francesa SOS hepatitis, «lo más difícil es el primer mes». Al principio, el interferón puede causar un estado pseudogripal: fiebre, dolor de cabeza, agujetas, otros dolores locales, pérdida de peso y trastornos del sueño. Pero los efectos más graves son los trastornos del humor: irritabilidad, depresión... En algunos casos menos frecuentes, el interferón puede dar lugar a una alteración de la glándula tiroidea. El interferón está contraindicado durante el embarazo.
La ribavirina, por su parte, provoca anemia (disminución del número de glóbulos rojos), causante del cansancio y los sofocos. También está contraindicada en caso de embarazo.

La triple terapia

La comercialización en España de boceprevir supone un cambio esperanzador en el tratamiento de la hepatitis crónica por el VHC. La introducción de la triple terapia, que incluye, además del interferón pegilado y la ribavirina, un agente antiviral directo, puede permitir que se alcance una tasa de curación del 75 % en enfermos infectados por el genotipo 1 que no hayan recibido tratamiento alguno y de cerca del 50 % en los que no hayan respondido bien a la biterapia previa. Los agentes antivirales directos no están actualmente indicados en el tratamiento de la hepatitis crónica por el VHC causada por otros genotipos. La triple terapia tiene una eficacia superior a la biterapia, aunque ocasiona más efectos secundarios. Además, requiere una evaluación más minuciosa y un seguimiento más frecuente de los enfermos en tratamiento1.
D. Bême y S. Laîné

1 Criterios y recomendaciones generales para el tratamiento con boceprevir y telaprevir de la hepatitis crónica C (VHC) en pacientes monoinfectados. Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios. Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. 28 de febrero de 2012.

Otros contenidos del dosier: Hepatitis

Comentarios

Artículos destacados

¿Quién puede acceder al historial clínico?
¿Quién puede acceder al historial clínico?

La gestión de los datos médicos supone, al mismo tiempo, un desafío y una poderosa herramienta en la sanidad actual. La...

Consultas médicas online: ¿es posible?
¿Miedo a ir al médico?
Cómo aceptar el dolor crónico
¿Qué es la TRH?
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test