Contra las pérdidas urinarias, ¡tonifica el perineo!

El perineo sostiene los órganos genitales pero también la vejiga, por eso es un músculo indispensable en el equilibrio urinario. En ciertas situaciones –un parto, la llegada de la menopausia o el aumento de peso– el perineo se distiende y deja de cumplir su función de retención de la orina. Una simple reeducación perineal suele bastar para frenar las pérdidas.

El perineo: actor principal de la micción

El perineo es un músculo que se extiende desde la cara posterior del pubis hasta el coxis. Sostiene la vejiga, la vagina y el recto. En situaciones normales, ejerce una función de retención de la orina, pero puede ocurrir que se debilite dejando paso a las pérdidas.

“Hay dos periodos de riesgo en la mujer: el momento del parto y la menopausia, cuando hay una caída hormonal que va a debilitar el perineo”, explica la doctora Galliac-Alanbari, kinesioterapéuta especializada en perineología.

Pero existen otros factores de riesgo que ocasionan desajustes en la región perineal, es el caso de algunos ejercicios (hacer abdominales, correr), del sobrepeso y de la práctica de un oficio exigente como el transporte físico de objetos pesados.

Tonificar el perineo: lo mejor para prevenir

En España, más de seis millones de personas son víctima de la incontinencia urinaria, según datos del Observatorio Nacional de la Incontinencia (ONI). La mejor manera de prevenir estos problemas es tonificar la musculatura del perineo a través de ejercicios sencillos que pueden realizarse a diario.

La primera etapa consiste en tomar conciencia de esta músculo. En efecto, según Galliac-Alanbari es muy frecuente no localizar el perineo. Para localizarlo se puede bloquear el paso de la orina durante la micción, lo que permite sentir cómo se contrae. Pero este ejercicio no debe practicarse con regularidad porque puede desajustar el aparato urinario. En cambio, se aconseja realizar los ejercicios que sugieran el ginecólogo o el urólogo.

Cuando se impone la reeducación

Si aparecen pérdidas, lo primero que hay que hacer es hablar con el médico, ya que un interrogatorio suele bastar para comprender el mecanismo que las provoca.

Según el tipo de incontinencia puede proponerse una reeducación perineal. “Esto se hace con reeducadores especializados o comadronas que a lo largo de unas diez sesiones hacen trabajar el músculo y enseñan a la paciente a hacer los ejercicios sola”, explica el doctor Haab, jefe del servicio de urología del hospital Tenon de París.

Mantener la tonicidad del perineo forma parte de un estilo de vida saludable. Las pérdidas urinarias han dejado de ser un tabú, de modo que no dudes en consultar con tu médico o ginecólogo, quienes podrán aconsejarte sobre qué ejercicios o tratamiento hacer.

Sarah Laîné

Otros contenidos del dosier: Incontinencia urinaria

Comentarios

Artículos destacados

¿Quién puede acceder al historial clínico?
¿Quién puede acceder al historial clínico?

La gestión de los datos médicos supone, al mismo tiempo, un desafío y una poderosa herramienta en la sanidad actual. La...

Consultas médicas online: ¿es posible?
¿Miedo a ir al médico?
Cómo aceptar el dolor crónico
¿Qué es la TRH?
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test