Pérdidas urinarias: las respuestas de un experto

¿Tienen todas las pérdidas urinarias las mismas causas?

No, podemos distinguir tres tipos de incontinencia. En primer lugar, la que está relacionada con el esfuerzo, que se origina por una debilidad de los músculos del perineo y del esfínter. Cuando estos músculos dejan de cumplir su función, el aumento de la presión abdominal (tos, estornudo, esfuerzo físico, risa) puede ocasionar pérdidas de orina.

En segundo lugar está la incontinencia relacionada con una hiperactividad de la vejiga, que se origina por una anarquía en las contracciones de la vejiga. El resultado son ganas urgentes e incontrolables de ir al baño. Por último, está la incontinencia mixta, asociada al esfuerzo pero también a la inestabilidad de la vejiga.

La incontinencia no afecta solo a las personas mayores…

¡En absoluto! Puede afectar a cualquier edad, sobre todo la incontinencia que tiene que ver con una hiperactividad de la vejiga.

Hay periodos más riesgosos para la mujer, por ejemplo el parto, que puede poner el perineo a prueba. En estos casos, una reeducación suele servir para controlar las pérdidas postparto. También la menopausia es un momento delicado, por la carencia hormonal que produce.

En fin, las personas mayores son más susceptibles por el hecho de que los tejidos de la vejiga y del los músculos en general envejecen. A esto se le suman problemas como las enfermedades neurológicas o los tratamientos médicos que pueden perturbar el control de la vejiga.

La incontinencia, ¿es un problema habitual?

La incontinencia no es algo excepcional, ya que se estima que alrededor de seis millones de españolas la padecen. Pero a pesar de lo frecuente que es, sigue siendo un problema tabú, si bien la información ofrecida por los medios y en foros como los de Doctissimo ayudan a derriban este halo de fatalidad que envuelve a la incontinencia.

A veces es difícil retener las ganas. Hay personas que evitan la catástrofe de la inundación porque llegan corriendo a casa pero puede que un día no lleguen a tiempo. ¿Por qué sucede esto?

Esta situación se conoce como “síndrome de la llave”, y sucede por un reflejo de contracción de la vejiga, que necesita vaciarse. Este fenómeno puede ser el resultado de otras situaciones: la lluvia, le hecho de meter las manos en un líquido frío, oír el agua correr…

La mejor manera de evitar este problema es ir al baño con frecuencia y vaciar completamente la vejiga en cada micción. Lo peor es orinar solamente dos veces al día: por la mañana antes de ir a trabajar y al volver a casa por la tarde. La contracción prolongada de los músculos del perineo a menudo permite disminuir o hacer desaparecer las ganas.

A veces ocurre que la ganas imperceptibles se convierten muy de repente en una urgencia impostergable. Esto puede suceder en cuestión de un minuto y suele ser difícil contenerse. ¿Qué puede hacerse en estas circunstancias?

Las ganas incontrolables son características de una hiperactividad de le vejiga. Pueden aparecer en muchas situaciones: tras una estimulación sensorial (aguda, frío), por estrés o tras un manifestación emocional como la risa o el orgasmo. Estos problemas suelen ser más frecuentes en las mujeres y no suelen esconder ninguna otra enfermedad subyacente.

En los hombres, los problemas de retención son más frecuentes que los problemas de pérdidas. Los problemas urinarios masculinos suelen requerir de una consulta al urólogo ya que pueden ser el resultado de problemas orgánicos, de próstata principalmente.

La incontinencia, ¿es una fatalidad o pueden realmente controlarse las pérdidas?

Hay muchos problemas de pérdidas urinarias relacionados con malos hábitos en la micción: por ejemplo, aguantarse durante mucho tiempo o, por el contrario, ir al baño con demasiada frecuencia. Esto puede comenzar en la edad escolar. Los niños pequeños a veces tienen miedo de ir al baño y entonces hacen pis muy rápidamente, sin vaciar la vejiga del todo, en una posición incómoda… Todos estos comportamientos constituyen malos hábitos para la vejiga.

Lo ideal es utilizar un calendario miccional, donde se le pide al paciente que apunte la cantidad de líquido absorbido, el número de micciones y el volumen de orina en un periodo determinado. Esta evaluación permite establecer un tratamiento más adaptado a cada problema.

Después de un parto es frecuente pedirle a las mamás que controlen la micción interrumpiendo por unos instantes la salida de la orina. Sin embargo, otras voces desaconsejan esta práctica. ¿Qué debe hacerse?

Es un hábito pésimo que debe evitarse ya que es muy nocivo para la vejiga. Este mecanismo impide que la vejiga se vacíe completamente de una sola vez y puede perturbar el reflejo de orinar.

Tras los problemas de incontinencia hay personas que dejan de tomar té y café, pero ¿cuáles son los consejos alimentarios que deben adoptarse para limitar el riesgo de pérdidas?

Los principales consejos son no aguantarse e ir al baño regularmente para educar la vejiga. Aunque es cierto que algunos alimentos pueden irritar la vejiga, sobre todo el café, pero también el vino blanco o el cava. También la pimienta, el pimiento y las especias son irritantes.

¿Puede la cistitis recurrente favorecer la incontinencia?

No hay vínculo directo entre estas dos enfermedades pero sí indirecto, puesto que la humedad propia de la incontinencia puede provocar una infección urinaria. Y al revés: la cistitis puede irritar la vejiga y propiciar la aparición de una hiperactividad de la vejiga.

¿Por qué las pérdidas aparecen a veces en épocas de estrés o de mucha fatiga? ¿Se trata de un problema puntual o es el comienzo de una incontinencia?

El estrés puede repercutir en el control de la vejiga y la fatiga tambié puede resultar en un peor control del esfínter. En este sentido, la vejiga es el espejo del alma. Estos problemas puntuales no predicen un problema de incontinencia duradero; pero si se repiten es aconsejable acudir al médico.

Las persona que padecen pérdidas tienen dificultades para salir de casa sin preocupación, lo que afecta a su vida social. ¿Qué aconseja en estos casos?

La incontinencia puede alterar el estilo de vida como consecuencia de:

  • Las ganas urgentes, ya que la persona busca sistemáticamente el baño y evita ir a lugares donde deba permanecer sin orinar varias horas (cine, teatro).
  • Las pérdidas originadas por el esfuerzo, porque la persona evita los esfuerzos, abandonando la actividad física, por ejemplo.
  • Las pérdidas que sobrevienen durante las relaciones sexuales, ya que pueden alterar la sexualidad. Ante esta situación, lo principal es hablarlo, ya que existen soluciones.

En caso de pérdidas, ¿es posible utilizar una compresa?

No, estos productos no están adaptados a las pérdidas de orina. Las protecciones específicas para este tipo de pérdidas son productos de alta tecnología. Existen diferentes modelos que permiten convertir el líquido en sólido y luchar contra los olores desagradables.

Los problemas de incontinencia pueden entorpecer la práctica de un deporte.

¿Puede el hecho de haber hecho mucho deporte desde la infancia originar estos problemas?

El deporte es muy beneficioso para el organismo pero no ejercita el perineo. En algunas mujeres, el deporte muy intenso puede ser peligroso, sobre todo los que implican presión en el abdomen al bloquear la respiración (baloncesto, volley-ball, aerobic…).

David Bême

Para más información: Higiene íntima y pérdidas urinarias

Otros contenidos del dosier: Incontinencia urinaria

Comentarios

Artículos destacados

¿Quién puede acceder al historial clínico?
¿Quién puede acceder al historial clínico?

La gestión de los datos médicos supone, al mismo tiempo, un desafío y una poderosa herramienta en la sanidad actual. La...

Consultas médicas online: ¿es posible?
¿Miedo a ir al médico?
Cómo aceptar el dolor crónico
¿Qué es la TRH?
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test