Qué es la meningitis y cómo se contagia

Transmisión de meningitis virales

Las meningitis virales son habituales en niños pequeños. Su frecuencia disminuye con la edad. Muchos son los virus que pueden provocar meningitis, pero se suele pasar por alto la infección de las meninges. Entre esos virus, se encuentran: el virus de las paperas, el virus Coxsackie, ECHO… Los enterovirus (de los cuales existen más de 80 tipos diferentes) son la causa más habitual y, a veces, pueden adoptar formas epidémicas, sobre todo en verano.

El modo de contagio es por contacto directo con la saliva, expectoraciones, moco nasal o excrementos. Los lactantes y los niños que se meten juguetes en la boca o comparten los cubiertos pueden infectarse mutuamente. Los contactos íntimos, como un beso, pueden expandir el virus. Por último, uno también puede contagiarse al tocar un objeto manipulado por una persona infectada y después frotarse la nariz, la boca o los ojos. Los adultos que cambian los pañales de un niño infectado también pueden contraer la enfermedad.

Aunque los síntomas pueden preocupar a cualquiera, la meningitis viral no necesita un tratamiento particular. Al contrario que las meningitis bacterianas, no sirve de nada tomar antibióticos, ya que no tienen ningún efecto en los virus. El único tratamiento que puede recetarse será para bajar la fiebre del recién nacido y así evitar el riesgo de convulsiones.

Las meningitis de origen viral suelen ser, en general, benignas (a menos que se sufra un déficit inmunitario). El paciente se recupera en cuestión de días y no sufre ninguna secuela.

El virus de las paperas o del sarampión puede provocar meningitis; en ese caso, será más grave que la meningitis asociada a una encefalitis. Por último, el VIH también puede provocar una meningitis.

Transmisión de meningitis bacterianas

MODO DE CONTAGIO DE LAS MENINGITIS POR NEUMOCOCOS

El neumococo suele estar presente en la boca, en la nariz y en la faringe (vías aéreas superiores) del ser humano. Los “portadores sanos” (que tienen la bacteria pero no desarrollan síntomas) son la principal reserva de bacterias. El índice de portación va de 50% en el caso de niños de 2 años, y entre un 2 y un 9% en el caso de adultos que no tienen contacto con niños pequeños.

La transmisión de la infección se realiza a través de las diminutas gotas de fluido que descienden de las vías aéreas superiores de los enfermos o portadores sanos (besos, tos, estornudos, saliva, uso de un objeto infectado y que entre en contacto con la boca…). La promiscuidad también favorece el contagio (sobre todo en familias o colectivos donde viven niños pequeños), igual que el frío o una infección viral concomitante por vías respiratorias. A partir de una infección ORL o pulmonar o de una brecha óseo-meníngea, el neumococo puede afectar las meninges y provocar una meningitis purulenta. En el caso de la meningitis por neumococo nunca se ha detectado una epidemia.

Hoy en día, disponemos de vacunas contra el neumococo conjugadas que incluyen 13 serogrupos; estas vacunas permiten prevenir las infecciones. La vacuna permite disminuir la incidencia de la meningitis por neumococo en el niño y en el adulto.

MODO DE CONTAGIO DE LAS MENINGITIS MENINGOCÓCICAS

Al igual que el neumococo, el meningococo también está presente en los portadores sanos (personas portadoras de la bacteria pero que no presentan síntomas), que representan entre el 10 y el 20% de la población (un porcentaje que aumenta en periodo de epidemia).

Mucho menos contagiosa que un resfriado, esta bacteria no se transmite fácilmente, a menos que se produzca un contacto directo o se mantengan relaciones íntimas con una persona infectada, a través de gotas de saliva o secreciones naso-faríngeas (tos, estornudos, besos…). El meningococo puede propagarse por la sangre y afectar a las meninges. El periodo de incubación medio es de entre 2 y 10 días.

De entre los 12 serogrupos de meningococos identificados, 6 pueden provocar epidemias (A, B, C, W135, X e Y).  Son muchos los países donde aparecen pequeñas epidemias esporádicamente, con variaciones estacionarias. La meningitis se considera una urgencia médica que exige una hospitalización y un tratamiento antibiótico por vía venosa. El entorno (las personas que hayan estado en contacto directo con un enfermo durante los 10 días precedentes a la aparición de los síntomas) deberá tomar un tratamiento antibiótico preventivo. En el caso de meningitis meningocócica de los serogrupos A, B, C, Y o W, la prevención por vacuna permite completar la antibioprofilaxis.

Existen varias vacunas que nos protegen contra ciertos tipos de meningococos, pero ninguna nos protege contra todos. Desde 2010 se recomienda que todos los niños, adolescentes y jóvenes se vacunen contra el meningococo C.

MENINGITIS POR LISTERIA MONOCYTOGENES

La listeria monocytogenes se transmite por vía digestiva cuando se consumen productos lácteos o de charcutería infectados.

Las meningitis fúngicas

Las meningitis fúngicas son poco habituales, pero pueden ser muy peligrosas. Tres hongos microscópicos son los principales responsables: Candida albicans, Cryptococcus neoformans y Histoplasma.

Conocido por todos y presente en la boca, el tubo digestivo o la vagina de personas que gozan de buena salud, el hongo Candida albicans es famoso porque puede provocar candidiasis. Aunque es muy poco frecuente, puede causar una forma muy peligrosa de meningitis, sobre todo en bebés prematuros o en personas cuyo sistema inmunitario se haya debilitado (SIDA, quimioterapia anti-cáncer, trasplante de un órgano o injerto de médula ósea, diabetes…).

El Cryptococcus neoformans  es un hongo microscópico muy extendido en todo el planeta. Esta forma de meningitis solo afecta a personas cuyo sistema inmunitario sea muy débil. El contagio suele producirse, en general, por inhalación de esporas, que se propagan por las heces y el guano de las palomas o murciélagos.

El Histoplasma también puede provocar meningitis y otras enfermedades, sobre todo en personas cuyo sistema inmunitario sea muy débil.

En cualquier caso, la infección se trata con medicamentos anti-fúngicos.

D. Bême

 

Fuentes:

Fondation canadienne de recherche sur la méningite

Otros contenidos del dosier: Meningitis

Comentarios

Artículos destacados

Carbón vegetal
Carbón vegetal

El carbón vegetal es el desintoxicante natural más activo conocido. El que se obtiene de la combustión de cáscaras de...

¿Qué hacer ante una catástrofe?
Síndrome de aplastamiento
La influencia del sol y la melatonina en el sueño
Mosquitos: ¿por qué me pican siempre?
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test