Migraña: las diferentes formas de crisis

¿Qué es una migraña?

Aproximadamente un 15 % de la población, de los cuales dos tercios son mujeres, sufre migraña o jaqueca. Un dolor de cabeza que se caracteriza por al menos dos de los cuatro criterios siguientes:

  • Un dolor unilateral, que afecta a un solo lado del cráneo;
  • Un dolor pulsátil, que parece ir al ritmo de los latidos del corazón;
  • Un dolor de moderado a severo, que impide que se prosigan las actividades;
  • Un dolor que se agrava con el mínimo movimiento.

No todas las personas que sufren migraña la padecen igual, algunos "solo" la sufren unas pocas veces al año, mientras que otros la padecen varias veces por semana. La duración de las crisis también varía: aunque es inferior a 6 horas en la mitad de los pacientes, puede prolongarse más allá de las 48 horas para el 10 % de los migrañosos.

La migraña típica se caracteriza no solamente por un violento dolor de cabeza, sino también, muy a menudo por desórdenes digestivos, especialmente acompañados de náuseas y vómitos. Los pacientes que sufren migrañas describen una hipersensibilidad al ruido (fonofobia) y a la luz (fotofobia) y necesitan aislarse en una habitación oscura y tranquila.

Los dos tipos de migraña: con o sin aura

Realmente solo existen dos tipos de migraña: las migrañas con aura y las migrañas sin aura. Las demás formas que pueden describir las personas que sufren migraña son en realidad factores que la provocan o síntomas asociados a las crisis.

Entre los que padecen migraña, solo una minoría (entre el 20 y el 30 %) presentará un aura. Se trata de un desorden neurológico transitorio que precede a la cefalea una hora antes aproximadamente, pero que a veces puede continuar durante la crisis. Dependiendo de su naturaleza, se manifiesta por señales visuales o sensitivas, y pocas veces por desórdenes del lenguaje.

Migraña con aura visual (antiguamente llamada migraña oftálmica)

La mayoría de las veces, este desorden neurológico afecta a la esfera visual (hablamos de aura visual) y provoca que aparezcan, durante unos minutos o incluso una hora antes, líneas geométricas, manchas blancas o incluso un velo negro en el campo visual. Algunas personas con jaqueca se quejan también de un desdoblamiento de la vista incluso de una pérdida temporal de la visión.

Los desórdenes visuales son los síntomas del aura más frecuentes y afectan al 90 % de los pacientes que sufren este tipo de migrañas. De hecho, antes se solía hablar de migraña oftálmica para caracterizar estos síntomas, un término que ya no se usa en la jerga médica.

Migraña con aura sensitiva

Otros pacientes resienten un hormigueo en los dedos, se les hinchan las manos o sienten un cosquilleo en el contorno de los labios. Se trata de un aura sensitiva, un desorden neurológico que observamos en algunas personas sujetas a migrañas con aura.

Migraña con aura fásica

En casos muy escasos, el aura puede manifestarse por desórdenes del lenguaje, en particular por dificultades para expresarse y para encontrar las palabras, incluso una afasia; se trata del aura fásica.

Formas menos frecuentes de migraña

Migraña hemiplégica familiar

Es una forma rara de migraña. De origen genético, se debe a mutaciones que se transmiten según el modo "autosómico dominante", es decir que una persona enferma tiene el 50 % de riesgo de transmitir su mutación a sus hijos. Hasta el día de hoy, los investigadores han identificado 4 genes responsables de esta forma de migraña que se caracteriza por un dolor severo asociado a una parálisis temporal de un lado del cuerpo y a un aura susceptible de durar varios días.

Migraña de tipo basilar

Se caracteriza por un aura que se manifiesta por mareos y vértigo, una pérdida de equilibrio o de coordinación, acúfenos (zumbidos en la oreja), cambios en el oído y en la visión y una parestesia (picores y hormigueo en los miembros) a ambos lados del cuerpo. La cefalea que le sucede afecta a la parte posterior del cráneo, a nivel del tronco cerebral y no de los tímpanos.

Migraña vestibular

Se manifiesta con vértigo, mareos y una cefalea particularmente dolorosa acompañada de náuseas y vómitos. Los pacientes que sufren este tipo de jaquecas presentan generalmente una fotofobia importante.

Las migrañas según su factor desencadenante

También podemos distinguir las migrañas según su factor desencadenante. Existen varios tipos, variables de un paciente a otro, pero que también pueden combinarse en una misma persona o evolucionar a lo largo del tiempo. Todos tienen en común un cambio de estado brutal.

A veces los factores que provocan jaqueca son difíciles de identificar y merece la pena pararse a analizarlos. Porque saber lo que provoca una migraña significa darse oportunidades de prevenir una nueva crisis.

Migraña y hormonas: la migraña catamenial

No es raro que la llegada de la regla que viene precedida por una caída de la tasa de estrógenos, desencadene crisis de migraña en las mujeres. Hablamos de "migraña catamenial". Un tercio de las mujeres que sufren jaqueca serían sensibles a estas variaciones hormonales y tendrían migrañas catameniales además de otras crisis provocadas por sus ciclos menstruales. Solo el 7% de las mujeres migrañosas padecerían únicamente una migraña catamenial, con riesgos únicamente en los 2 días precedentes a su regla o los 3 días siguientes.

Del tratamiento de migrañas catameniales se encarga la estrogenoterapia por vía transcutánea que empieza 2 días antes de la regla y continúa durante 7 días después para compensar la caída de estrógenos. Pero solo es eficaz en los casos de migraña catamenial únicamente en las mujeres que tienen un ciclo regular y que pueden conocer el día en que les baja la regla.

Migraña y hormonas: la migraña adrenérgica

Tanto si es positivo como negativo, psicológico o físico, el estrés puede desencadenar una migraña. Hablamos de migraña adrenérgica, cuando es provocada por la adrenalina, la hormona del estrés.

Este tipo de migraña puede ser evitada tomando betabloqueadores, medicamentos que se usan habitualmente para tratar la hipertensión arterial, que bloquean la acción de la adrenalina. Aprender a gestionar el estrés practicando la relajación también puede ayudar.

Migraña y alimentación: antiguamente migraña digestiva

Algunos alimentos, en particular el chocolate y el alcohol, pero también el queso, los huevos, la mayonesa ... pueden, en algunas personas particularmente sensibles, favorecer una migraña. En estos casos, la eliminación del producto permite reducir las crisis. Sin embargo, no siempre es fácil identificar el alimento en cuestión, y sobre todo renunciar a él para siempre. Para estos jaquecosos, los medicamentos antiserotonina constituyen un tratamiento de fondo eficaz que espacia las crisis y disminuye su frecuencia.

La hipoglucemia, las comidas demasiado pesadas o saltarse una comida también puede provocar crisis de migraña.

Migraña y sueño

La falta de sueño o, al contrario, un exceso de sueño puede ser suficiente para provocar una migraña. Acostarse a horas fijas y respetar una duración mínima y máxima de sueño son las primeras medidas que hay que tomar para evitar las crisis.

Migraña y clima

Mucho calor, mucho frío o fuertes vientos son factores medioambientales famosos por provocar migrañas en algunos pacientes. Esto estaría ligado a las variaciones de presión atmosférica.

 Si sufres de migrañas, intenta identificar la(s) causa(s) y consúltalo con tu médico. Si el tratamiento de la crisis está bien codificado, y se basa en triptanos o antiinflamatorios no esteroideos desde los primeros síntomas, para las personas gravemente afectadas y muy perjudicadas por sus migrañas, un tratamiento de fondo puede resultar útil.

A. Pelletier

Fuentes:

1. Informe de l'Inserm sobre la migraña (Instituto francés de salud e investigación médica)

2. Informe de la sanidad francesa: Migraine : les symptômes, les facteurs déclenchant, l'évolution (Migraña: síntomas, factores que la provocan y evolución)

3. Colegio de docentes de neurología (CEN): Migraine et algies de la face (Migrañas y algias de la cara)

4. Documento consensual de la sociedad Barany y de la sociedad internacional de cefaleas: Migraine vestibulaire : critères diagnostiques (Migraña vestibular: criterios para el diagnóstico)(revista neurológica, tomo 170, junio-julio 2014, n°6-7)

 

Para más información:

¿Sabes si sufres migrañas?

Ponte a prueba: ¿qué sabes de las migrañas?

Otros contenidos del dosier: Migrañas

Comentarios

Artículos destacados

¿Quién puede acceder al historial clínico?
¿Quién puede acceder al historial clínico?

La gestión de los datos médicos supone, al mismo tiempo, un desafío y una poderosa herramienta en la sanidad actual. La...

Consultas médicas online: ¿es posible?
¿Miedo a ir al médico?
Cómo aceptar el dolor crónico
¿Qué es la TRH?
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test