VIH en México: cómo actuar

Cada año, el primero de diciembre el mundo se pinta de rojo para conmemorar el Día Mundial de la Lucha contra el Sida, una epidemia a la que se busca poner fin en 2030, como parte de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, de la ONU. El lema de 2016, propuesto por la Organización Panamericana de la Salud, es contundente: “Acepta el reto, terminemos con el Sida", y hace un fuerte énfasis en la prevención combinada del VIH, la detección temprana y el acceso a tratamiento antirretroviral.

VIH: Panorama actual

Las últimas cifras de ONUSIDA –de 2015– nos indican que viven 36.7 millones de personas con VIH; 34.9 millones son adultos y 1.8 millones niños menores de 15 años.

En México, el primer caso reportado fue en 1983, y desde ese momento y hasta septiembre de 2016, los casos de Sida notificados en nuestro país fueron de 185,902, según datos registrado en el “Informe del 3er. trimestre de 2016 de Vigilancia Epidemiológica de casos de VIH/SIDA en México”, del Registro Nacional de Casos de SIDA, de la Secretaría de Salud, CENSIDA y la Dirección General de Epidemiología.

Además, se tiene registrado que los pacientes de VIH y de Sida que se encuentran vivos correspondieron a un total de 134,070 (71,956, con Sida; 62,114, con VIH). El año pasado, los casos nuevos reportados fueron 12,083 (5,669 con Sida y 6,414 con VIH). 

En nuestro país, la epidemia de VIH se considera como concentrada, es decir, se mantiene en poblaciones clave: hombres que tienen sexo con hombres, hombres trabajadores del sexo, mujeres transgénero y personas que usan drogas inyectadas; es predominantemente transmitida por vía sexual (95% de los casos), de acuerdo con el “Informe Nacional de avances en la respuesta al VIH y el Sida, México 2016” del Centro Nacional para la Prevención y el Control del VIH y el Sida (CENSIDA). La buena noticia, de acuerdo con este organismo, es que el tratamiento antirretroviral en México es gratuito y está asegurado para todas las personas con VIH.

¿Cuál es la diferencia entre el VIH y el Sida?

El VIH o virus de la inmunodeficiencia humana ataca el sistema inmunitario, en particular a las células CD4 (células T), que ayudan a luchar contra las infecciones. Cuando no se recibe tratamiento, puede causar el síndrome de inmunodeficiencia adquirida o SIDA. El virus es tan poderoso que, a diferencia de otros, el cuerpo humano no lo puede eliminar completamente, aun recibiendo tratamiento, así que al contraerlo, éste se tendrá de por vida, señalan los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos.

Cuando la infección no recibe antirretrovirales, la cantidad de las células CD4 disminuye, incrementándose con ello las probabilidades de contraer otras infecciones (llamadas  “oportunistas”, como tuberculosis, neumonía, herpes, encefalopatía, entre otras) o de tener cánceres relacionados con infecciones (cáncer de cuello uterino o sarcoma de Kaposi). Esta es la etapa más grave de la infección por el VIH, denominada Sida, que es cuando el sistema inmunitario ya está muy dañado

Se sabe que una persona con Sida que no recibe tratamiento sobrevive alrededor de tres años. Los síntomas incluyen escalofríos, fiebre, sudoración, inflamación de los ganglios linfáticos, debilidad y pérdida de peso, y es diagnosticado cuando el recuento de células CD4 está por debajo de las 200 células/mm o cuando ya se tiene ciertas enfermedades oportunistas. 

Por suerte, cada vez hay un mayor control de la enfermedad y los casos que avanzan hacia Sida son menos. Aunque todavía no se tiene una cura para la infección, si la terapia antirretroviral se sigue de la manera correcta, todos los días, toda la vida, estos medicamentos pueden prolongar drásticamente la vida de muchas personas infectadas por el VIH, mantenerlas saludables y reducir significativamente sus probabilidades de infectar a otras personas.

VIH: Hacerse cargo y actuar

Así, al día hoy vivir con VIH es casi como vivir con cualquier otra enfermedad crónica. Pero para llegar a este control se han llevado a cabo muchas acciones y campañas a favor de la prevención, así como una intensa búsqueda e investigación para encontrar terapias más efectivas; asimismo los pacientes han tomado conciencia y enfrentado la enfermedad acudiendo a sus citas y tomando sus medicamentos. Por su puesto, falta mucho por hacer, porque es un hecho que no todas las personas infectadas tienen o han tenido la posibilidad de contar con el tratamiento (veintidós millones de personas que viven con el VIH no tienen acceso a la terapia antirretroviral, de acuerdo con la Asamblea General de las Naciones Unidas). 

Cómo prevenir el VIH

Por otro lado, para quienes no tienen la enfermedad, la prevención es fundamental y, en realidad, muy sencilla de seguir. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos, recomiendan: 

  • Limitar la cantidad de parejas sexuales.
  • No compartir nunca jeringas
  • Usar condones de la manera correcta cada vez que tenga relaciones sexuales.
  • Echar mano de profilaxis pre-exposición (PrEP), es decir, tomar medicamentos para el VIH, todos los días, con el objetivo de reducir las probabilidades de infectarse. Esto es para las personas que tienen  un riesgo muy alto de contraer la enfermedad y se trata de la combinación de los medicamentos tenofovir y emtricitabina. Se sabe que la PrEP es altamente eficaz para prevenir el VIH si se usa como se receta. 
  • Por otro lado, la profilaxis post-exposición (PEP) significa tomar medicamentos antirretrovirales después de una posible exposición al VIH para prevenir infectarse. Ésta se debe usar solamente en situaciones de emergencia y se debe comenzar dentro de las 72 horas siguientes de la posible exposición al VIH. 

Con este panorama llegamos al final de 2016, en un mundo en el que, en palabras de Michel Sidibé, director ejecutivo de ONUSIDA, “la epidemia de Sida sigue vigente, pero podemos ponerle fin si centramos nuestros esfuerzos en garantizar las necesidades individuales en etapas concretas de la vida. Independientemente de nuestra situación particular, todos necesitamos acceder a los medios para protegernos del VIH y a medicamentos antirretrovirales en caso de que los necesitemos.”

VIH: Datos interesantes

  • La única forma de saber si se tiene VIH es haciéndose la prueba de detección (ésta se hace tomando un poco de fluido de las encías o una gota de sangre de uno de los dedos). No hay que temer hacérsela, pues esto ayudará a tomar decisiones responsables.
  • En el año 2000, una persona infectada tenía que tomar ocho pastillas diarias como parte del tratamiento antirretroviral. A partir de 2015, sólo se toma una, y en 2020 se espera que sólo se haga una toma o inyección cada tres meses para mantenerse en control.
  • El virus del VIH se propaga a través de determinados líquidos corporales: sangre, semen, líquido preseminal, secreciones rectales, secreciones vaginales y leche materna de una persona que tiene VIH. Dichos líquidos deben entrar en contacto con las membranas mucosas (que están dentro del recto, la vagina, el pene y la boca) o con tejidos lesionados de la otra persona, o ser inyectados directamente al torrente sanguíneo (con una aguja o jeringa). 
  • Cuba es el primer país del mundo en recibir la validación por parte de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de que ha eliminado la transmisión de madre a hijo del VIH. 

Otros contenidos del dosier: SIDA

Comentarios

Artículos destacados

Cómo sobrellevar el dolor crónico
Cómo sobrellevar el dolor crónico

El 20% de la población mundial padece algún grado de dolor crónico. Aunque la eliminación de las molestias y sus causas...

10 antirronquidos naturales
Tipos y causas de la obesidad
Lesiones de rodilla más comunes
¿Qué son las moscas volantes oculares?
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test