Cúrcuma

Nombre científico: Curcuma longa, Curcuma aromatica

Nombre común: azafrán de las Indias, turmeric

Nombre inglés:turmeric

Clasificación botánica: familia de las zingiberáceas (Zingiberacea)

Formas y preparaciones: decocciones, infusiones, extractos secos, extractos líquidos y tinturas madre.

Propiedades medicinales de la cúrcuma

Uso interno

  • Estimulante: la cúrcuma lucha contra la acidez gástrica estimulando la secreción de mucosidad, protege el estómago (sobre todo las úlceras gastroduodenales) y el hígado y disminuye las náuseas.
  • Antiinflamatorio: gracias a la curcumina, el rizoma cura las inflamaciones intestinales y limita las crisis dolorosas provocadas por las colitis ulcerosas. La curcumina es igualmente eficaz contra la gastritis, la pancreatitis y la artritis reumatoide, así como en caso de edema postoperatorio.
  • Fluidificantesanguíneo: la cúrcuma ayuda a tratar los problemas circulatorios y, en consecuencia, a reducir los riesgos de ataque de apoplejía y de crisis cardiaca.
  • Antioxidante: se utiliza en la prevención del envejecimiento celular.

Uso externo

Antibacteriano y antiinflamatorio. Puede aplicarse una cataplasma para curar problemas como el eccema, la psoriasis o las micosis.

Indicaciones terapéuticas frecuentes

  • Problemas digestivos: dispepsia, dolores de estómago, náuseas, pérdida de apetito, pesadez e hinchazón. Protección del estómago y del hígado. Dolores vinculados a la inflamación del intestino, la colitis ulcerosa, la artritis reumatoide y la pancreatitis.
  • Problemas dermatológicos: eccema, psoriasis y micosis.

Otras indicaciones terapéuticas demostradas

Prevención del envejecimiento celular, problemas circulatorios y dolores menstruales.

Historia del uso de la cúrcuma en fitoterapia

Desde tiempos inmemoriales, la cúrcuma, y más particularmente su rizoma (raíz), se utiliza en China e India no solo como especia, sino también como planta medicinal. Figura en escritos en sánscrito que datan del 4000 antes de Cristo. Es, asimismo, uno de los elementos esenciales de la medicina ayurvédica. Los médicos tradicionales de China, Tailandia o Indonesia la utilizan desde hace siglos para estimular la digestión y tratar los problemas relacionados con ella. La cúrcuma llegó a Europa junto con las diferentes variedades de curry que trajeron los británicos desde la India. Sus propiedades medicinales las reconoce la propia Organización Mundial de la Salud. Diferentes líneas de investigación estudian la acción de su componente conocido como curcumina en la prevención y el tratamiento de algunos tipos de cáncer.

Descripción botánica de la cúrcuma

Originaria del sudeste asiático, la cúrcuma suele reducirse a su raíz ­–al igual que ocurre con el jengibre–, pero es, en realidad, una planta vivaz de tallo corto, de unos 60 a 100 centímetros. Su especie es pariente cercana del plátano y reagrupa a unas cuarenta variedades, cuyo rasgo común son sus hojas lanceoladas y un rizoma nudoso de carne amarilla o naranja chillón. Las flores de la cúrcuma pueden ser de diferentes colores; en el caso de la cúrcuma longa, que es la que se utiliza en fitoterapia, son amarillas pálidas.

Composición de la cúrcuma

Partes utilizadas de la cúrcuma

En fitoterapia se utiliza el rizoma, es decir, la parte subterránea de la planta. La multiplicación se realiza a partir de las raíces, que se separan y dan lugar a nuevas plantas. Varios meses después se recolectan, se pelan, se hierven y se reducen a polvo.

Principios activos de la cúrcuma

Curcumina y otros curcuminoides; resina, compuestos fenolíticos, principios amargos, aceite esencial.

Uso y posología de la cúrcuma

Dosificación

  • En polvo, el consumo diario de la cúrcuma puede variar entre los 1,5 y los 3 g, lo que equivale aproximadamente a una cucharadita.
  • La infusión se prepara en diez o quince minutos con 1,5 o 2 g de cúrcuma por 150 ml de agua hirviendo. La posología es de dos tazas por día.
  • En lo que concierne a la tintura, la dosis diaria es de 10 ml.
  • Se puede preparar una cataplasma mezclando el polvo de la cúrcuma con un poco de agua.
  • En caso de inflamación puede ingerirse el extracto normalizado de curcumoides, a razón de 300 o 400 mg tres veces al día.

Precauciones de uso de la cúrcuma

La cúrcuma no ha provocado nunca efectos nocivos, pero como medida de precaución no se recomienda su consumo en dosis altas ni en embarazadas. En dosis demasiado elevadas puede irritar las mucosas; las personas que sufren úlcera gástrica no deben consumirla.

Contraindicaciones

La cúrcuma está contraindicada en caso de obstrucción de las vías biliares, por cálculos, por ejemplo.

Efectos indeseables

La cúrcuma no provoca efectos secundarios en el hombre.

Interacciones con otras plantas medicinales o complementos

Como sucede con todos los antiinflamatorios, los efectos de la cúrcuma pueden verse multiplicados por la toma de otras plantas con las mismas propiedades. Para que la curcumina se absorba mejor puede ingerirse con pimienta negra y jengibre.

Interacciones con medicamentos

La cúrcuma puede multiplicar los efectos de los medicamentos antiinflamatorios.

Opinión médica

Virtudes reconocidas

Antiinflamatorio reconocido, la cúrcuma contiene un pigmento polifenolítico denominado curcumina que es a la vez hipocolesterolémico, hepatoprotector y antioxidante. La cúrcuma es beneficiosa en el tratamiento de los problemas digestivos y alivia las crisis de dolor provocadas por una inflamación del aparato digestivo.

Advertencias

Se recomienda respetar las dosis y no sobrepasar los dos gramos diarios. Debe consultarse con el médico en caso de agravamiento de los síntomas.

Investigación científica sobre la cúrcuma

La cúrcuma es objeto de numerosas investigaciones. Ya en 1987, ensayos clínicos realizados en China demostraron que el rizoma puede bajar los índices de colesterol en sangre. Pero lo que realmente interesa a los investigadores desde entonces es su utilidad en el tratamiento de algunos tipos de cáncer, particularmente el de pulmón, pecho, próstata y colon. La comunidad científica ha constatado que las poblaciones asiáticas se ven, de media, ocho veces menos afectadas por estas patologías. También se ha demostrado que asociada a la quimioterapia, la curcumina puede estabilizar el cáncer colorrectal o de páncreas cuando se emplea una dosis diaria de ocho gramos. Esta sustancia aumentaría la acción de la radioterapia y de la quimioterapia, limitando los efectos secundarios. La cúrcuma interesa también a otras especialidades médicas, tales como la gastroenterología, la reumatología y la neurología, aunque deben realizarse estudios clínicos futuros. Existen, asimismo, investigaciones que estudian la relación de la planta con el alzheimer.

Otros contenidos del dosier: Guía de plantas medicinales

Comentarios

Artículos destacados

¿Quién puede acceder al historial clínico?
¿Quién puede acceder al historial clínico?

La gestión de los datos médicos supone, al mismo tiempo, un desafío y una poderosa herramienta en la sanidad actual. La...

Consultas médicas online: ¿es posible?
¿Miedo a ir al médico?
Cómo aceptar el dolor crónico
¿Qué es la TRH?
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test